Precious

Sé que no es nueva. Sé que tiene un par de años y no soy tan moderno como para hacer cola en un cine y verla el día del estreno antes que nadie.

(Los cines, para quienes no sepan lo que son, son esas gigantescas naves industriales donde el aire acondicionado te hace sentir como si fueras carne de matadero, fresca y lista para cortar; donde te cuesta mas comer que ver una película; donde no tienes mando de la pantalla para detenerla si te estás meando después de beberte una coca-cola cuyo recipiente está diseñado por la NASA para contener tanto líquido. Eso es un cine.)

Pero la he visto. Y he de decir que la película es, continuando con un juego de palabras a estas alturas ya mas que ultrajado, preciosa.

OJO: Spoilers después de la foto.

Precious es una jóven de 16 años que vive en Harlem, Nueva York. Obesa y analfabeta, violada repetidas veces por su padre del que tendrá dos hijos, cuenta su historia entre los insultos y las palizas de su madre, la indiferencia de su abuela y los abusos de su padre. Decide dejar la escuela para entrar en unas clases alternativas que la ayuden a leer y a escribir, herramienta que utiliza para desahogarse.

A lo largo de la película Precious navega entre ensoñaciones deseando ser famosa, querida y reconocida; desea cantar y que su madre le quiera. Pero es solo un sueño.

De ésta película…poco se dirá que no esté ya dicho. La palabra mas cercana es quizás “ternura”, la que se llega a sentir por la protagonista que recibe todos los palos posibles, literalmente hablando. Ternura porque no cabe en cabeza humana cómo alguien puede soportar todo eso y seguir luchando por sobrevivir. Y no son historias extrañas, ni algo que nos quede lejos. A diario vemos en las noticias casos bastante similares.

La reflexión que a uno le queda es que realmente se puede llegar a vivir mal, incluso peor que Precious, no lo vamos a negar. Pero ese afán de superación y esas ganas de vivir te llega a plantear si realmente los que tenemos la gran suerte de no sufrir esa vida (porque “vivirla” es demasiado duro) agradecemos lo suficiente a las personas de nuestro alrededor y a nosotros mismos el hecho de no haber conocido nada similar.

No queda mas remedio que pensar, tras verla, que somos realmente afortunados. Y muchas veces nos quejamos de que la vida “es una mierda” desde nuestros portátiles de última generación, o berreamos por la ventana de un coche de tapicería de piel el asco que le da el Mundo y la Sociedad en si. A veces nos quejamos de que la comida “es un asco” y nos permitimos lujos como rechazarla. O simplemente, no pensar un poco mas allá del alcance de nuestro cráneo y darnos cuenta de que no estamos solos, y de que siempre, siempre podría ser peor, incluso cuando el mundo se nos echa encima.

Por gente como Precious, que existe y seguro más cerca de lo que pensamos, merece la pena seguir luchando.

Definitivamente, recomendadísima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s