A Dios no le gusta.

“A Dios (El cristiano, el piadoso, el que reparte justicia, el misericordioso) parece ser que no le gustan muchas cosas. A lo largo de la Historia sus sicarios lo han dejado bien claro, y entre otras…

-A Dios no le gustan los adolescentes rebeldes:

“Si alguien tiene un hijo rebelde que no obedece ni escucha cuando lo corrigen, lo sacarán de la ciudad y todo el pueblo lo apedreará hasta que muera” (Deuteronomio, 21:18-21)

-A Dios no le gustan los homosexuales:

“Si un hombre yace con otro, los dos morirán” (Levítico 20:13)

-A Dios no le gustan los médicos, ni los odontólogos, los enfermeros, los fisioterapeutas, los forenses…ni siquiera le gustan las monjitas que amortajan a algunos fieles de su Iglesia cuando abandonan éste mundo. En definitiva, no le gustan todas aquellas personas cuyo empleo o condición les suponga tocar un cadáver. Eso si, si te limpias no pasa nada:

“El que toque un cadáver y no se purifique debe ser eliminado de Israel” (Números, 19:11-13)

-A Dios no les gustan aquellas personas que hablan en su nombre sin su autorización, ni las personas que hablan de otros dioses como los musulmanes, los budistas, los sintoistas, los hindúes…

“Si un profeta pretende hablar en mi nombre sin que yo se lo haya mandado, o si habla en nombre de otros dioses, morirá” (Deuteronomio 18:20)

-A Dios no le gustan aquellos hermanos que, quizás, en sus juegos infantiles, se vean en un descuido una teta o una pilila:

“Si un hombre yace con su hermana hija de su padre o de su madre y ve su desnudez y ella la de él, serán exterminados en presencia de todo el pueblo” (Levítico 20:17)

-A Dios no le gustan los cuernos.

“Si alguno comete adulterio con la mujer de su prójimo, morirán los dos, el adúltero y la adúltera” (Levítico 20:10)

-A Dios definitivamente no le gustan los feos, eso está claro:

“Ningún varón que tenga un defecto presentarálas ofrendas, ya sea ciego o cojo, desfigurado o desproporcionado, enano o bisojo, sarnoso o tiñoso, o jorobado, o con un pie o una mano quebrados o con los testículos aplastados” (Levítico 21:18)

En cambio, Dios si que gusta de esclavos…

“Si compras un esclavo hebreo, te servirá seis años” (Éxodo 21:2)

…y de riquezas, locales de lujo, los dorados y muchachitos en falda.

Qué cosas tiene éste Dios y cuánto amor gusta de repartir entre sus fieles.

Anuncios

2 comments

  1. Yo siempre lo he dicho: el cristianismo que muchos profesan hoy parte de una ideología radical, obscena e intolerante. Lo que queda en la actualidad no es más que la sombra de lo que llegó a ser en su día. Unos dogmas pasados por agua y oxigenados para no asustar a la gente y cuyas barbaridades están bien plasmadas en la biblia.
    Si te digo la verdad, pagaría para que un cura dijera estos oscuros pasajes en misa

    1. Pero no los dirán, porque son demasiado verdad. Aunque tal y como están las cosas, seguro que lo hacen y le dan su ratito de fama en el Sálvame Deluxe o un Ministerio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s