Dulce resaca.

Ya está. Ya pasó. La jornada electoral andaluza ha finalizado sin sobresaltos, pero con muchas, muchas sorpresas. Han sido unas elecciones muy curiosas que me dejan un sabor agridulce en la boca. Agrio, porque nuevamente PP y PSOE han absorbido la mayoría de votos dando lugar a un parlamento bicéfalo: PSOE y PP por un lado, IU por otro.

Pero dulce, dulcísimo como la miel al ver que IU ha doblado el número de parlamentarios en tan solo cuatro años, logrando unos resultados similares a los del año 96, pero no tan buenos como en el 94 donde obtuvieron un 20% de los votos. Esta es la imagen gráfica que ya hemos visto todos en los medios:

Con estos datos en la mano, podemos sacar unas cuantas deducciones objetivas que van más alla de la soflama política que tengo prevista para el final de esta entrada. No obstante es pronto para hablar de este asunto:
1. El PSOE ha perdido 9 diputados, de los cuales 6 han ido a parar a IU y 3 al PP. Al PSOE ya se le dio un gran aviso en Noviembre y otro ahora. Espero que entiendan las indirectas: sabemos quienes son y qué quieren de nosotros. 
2. El PP ha ganado 3 diputados aun teniendo únicamente un 1% de votos más que su compañero de baile. La Ley D’Hont funciona de maravilla en las circunscripciones pequeñas. La reforma laboral y la política de recortes parece haber pasado factura al PP más rápido de lo que ellos creyeron.
3. A mi forma de ver, IU ha sido la gran ganadora de estas elecciones: han llegado a la gente con un discurso lógico y fuera de la linea que siguen PP y PSOE. Hemos visto qué ocurre cuando ponen en práctica alguna de sus teorías (reducción del paro, hipotecas superbaratas…) y la integridad y cercanía de sus discursos. Ahora veremos si todo eso era verdad, o si son políticos como el resto. 
Ojo que se acerca la soflama: ahora es cuando comienza el juego político, las verdades y mentiras y el baile de los desarrapados. 
El PP se siente ganador de esta contienda y realmente lo es: tiene más votos que nadie y ahora mismo es la principal opción política de Andalucía. La derecha ha llegado con fuerza. Pero el PSOE aun cree que es la niña bonita del socialismo y también se cree ganador, y da por segura la coalicción con IU, que al menos en su mayoría son auténticos políticos de promesa y hecho, todo lo contrario que los otros dos partidos. Oigo constantemente que la “izquierda” es la opción política mayoritaria en Andalucía en estos momentos, y esto sería verdad si realmente el PSOE fuera un partido de izquierdas. Pero no lo es.
Pero como en política la conveniencia está a la orden del día, vamos a jugar a que sí lo es. 
Ahora IU tiene literalmente al PSOE agarrado por las pelotas (y con una sola mano). Sanchez Gordillo, del que soy fan por ser alcalde de uno de los pocos lugares de España (me atrevería a decir que el único) donde han conseguido organizarse de tal manera que el paro es un mal recuerdo de otros tiempos, ya declaró que no habría pacto con el PSOE debido a la política sostenida por estos durante los últimos años. Estas declaraciones quedaron recogidas el 13 de Marzo, aunque ayer se reafirmó en sus ideas.
Tal y como están las cosas, pueden plantearse varias situaciones en Andalucía:
1. Que IU decida no pactar y contentarse (y no es para menos) con sus 12 diputados. El PSOE lo necesitaría en el Parlamento para llevar a cabo cualquier asunto y hacer frente al PP. Esto supondría entender que el PSOE aplicará una política de izquierdas real y que dejaría de hacer lo propio con el PP cuando les conviene. Pero el PSOE seguramente aplicaría la senda de la venganza para dejar caer su peso contra la pequeña formación política.
2. Que IU decida pactar con el PSOE a cambio de algunas consejerías, las proporcionales a su peso parlamentario. El PP no accedería a la Presidencia de esta manera e IU sería tomada más en cuenta, perdiendo parte de su poder potencial.
3. Que IU decida pactar con el PSOE a cambio de bastantes consejerías, incluso la mitad de ellas: si son la llave a la Presidencia, pueden exigir prácticamente lo que quieran o no hay trato.
¡Que se besen!¡Que se besen!
La tercera opción contravendría las declaraciones de Sanchez Gordillo, pero viendo los resultados electorales puede utilizar de manera legítima el poder de su partido para hacer girar de manera definitiva el Gobierno andaluz a la izquierda. Por poder, pueden pedir voz y voto en los presupuestos, pueden pedir las ya citadas consejerías e incluso solicitar que cualquier reforma que quiera llevar a cabo el PSOE sea pactada con ellos primero o de lo contrario no habría pacto alguno. Y precisamente esta opción es la que me parece más interesante.

Interesante porque por ejemplo, IU podría pedir las consejerías de Educación, Empleo, Obras públicas y vivienda, Cultura o Igualdad y Bienestar social, Medio Ambiente y la más obvia, Agricultura y Pesca.

IU tiene en su mano revolucionar el campo andaluz como ya lo hizo en el pequeño pueblo de Marinaleda; tiene la oportunidad de redirigir el empleo, de innovar en Educación y de lograr que una CC.AA alcance de verdad la Igualdad y el Bienestar Social. En realidad, cualquier consejería en manos de IU creo que puede ser realmente interesante verla funcionar.

Ahora solo falta esperar a la conformación del Gobierno. No va a ser nada fácil, pero estoy seguro de que el resultado no podía ser mejor: una gran formación política de derechas que gana pero no gobierna; una gran formación política de centro-derecha que no gana pero cree que va a gobernar, y el pequeño David que no ha ganado ni tampoco ha gobernado, pero ganará y gobernará haga lo que haga.

Esta si, es una dulce resaca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s