La prostitución de una manifestación.

Ante todo debo decir que me siento orgulloso de ver la respuesta de la ciudadanía en la convocatoria de manifestación de hoy. La gente colapsaba toda la zona colindante al punto de encuentro (Puerta de Jerez, Sevilla) colmatando toda la Avenida de la Constitución, y prácticamente puede decirse que estaba hasta la bandera. Y hablando de banderas, vamos allá con la soflama política de hoy. Porque aunque me ponga muy zen a veces, sigo teniendo esa furia latina que me impulsa a aporrear las teclas hasta que salte algo decente. Decente, como esto.

Que sepáis todas aquellas personas que vais a leer esto que no me ha gustado ni un pelo esta manifestación. A lo largo de toda ella he visto distintas insignias, desde banderas de la II República hasta soporte vegano a favor de los animales, todos igual de respetables. Cada uno defiende lo suyo y juntos defendemos el derecho a vivir dignamente en un Estado libre y de derecho, que es el fin último de nuestras quejas. Hoy, la manifestación estaba convocada por UGT y CC.OO a las 20.30 en el punto citado anteriormente y debía avanzar apenas 1km, hasta la Plaza Nueva. Al final del recorrido esperaba una tarima donde los representantes de los sindicatos iban vomitando un discurso que para mi gusto era totalmente prefabricado. 


No contaban nada que  no supiéramos ya: sabemos que nuestros políticos son corruptos, que las leyes se están haciendo a traición, que se está oprimiendo aún más a la clase media y obrera y qué malo es el Gobierno del PP, qué hijoputa es Rajoy…

…¿y dónde nos dejamos al PSOE, a CiU y a esos partidos que impiden, desde su escaño en el Parlamento, que los españoles tengamos una vida digna? ¿Será que no queremos apartarnos demasiado del Gobierno Andaluz? ¿Será que han acudido a la manifestación, como si no tuvieran culpa de nada de lo que ocurre?

Se les llenaba la boca hablando de cosas que ya conocemos, que vemos cada día y que aunque parezca que hace falta que nos lo recuerden porque lo tenemos bien claro. ¿Su propuesta de lucha? Seguir saliendo a la calle de manera sistemática. Y ya está. Sigamos saliendo a dar paseos y terminemos las manifestaciones con un himno, movamos banderitas y luego todos a casa a ver la tele, que se hace tarde y a dormir, que mañana algunos trabajamos.

¿Y ya está, en serio? ¿Así es como queremos un verdadero cambio para nuestro país, dando paseos, meneando banderitas y cantando la Internacional?

Muy señores míos, lo lamento pero esto no funciona así. Pretendemos conseguir resultados diferentes haciendo siempre lo mismo y están muy equivocados. Esta noche nuestros políticos se rascaban las gónadas en sus sofás de piel de cocodrilo mientras saboreaban un exquisito cognac viendo a través de los medios de comunicación cómo una panda de subnormales aborregados íbamos cantando consignas y luego, todos a casita.

Aprendan, señores convocantes, que la última vez que se consiguió algo de movimiento social en este país no fue gracias a UGT o CC.OO, sino a esos chavales que se quedaron a dormir en la Puerta del Sol y desencadenaron un modelo distinto de protesta que se expandió por medio mundo. Y ustedes no tuvieron nada que ver porque como siempre, al igual que el resto de políticos, se mantienen alejados de la realidad social. Pretenden manifestarse igual que hicieron en los años 80 pensando que si entonces les sirvió, ahora no iba a fallar la fórmula. Pero de los 80 hace ya casi 30 años y estaréis de acuerdo conmigo en que algunas cosas han cambiado. Exceptuando a los que gobiernan, claro está.

(Y que conste que me ha faltado tiempo para meterme ahí, al mogollón. Por mi no quedará a la hora de hacer bulto.)

Pero a veces me da por pensar que se convocan este tipo de manifestaciones para “distraer” a la sociedad, contentarla haciéndole creer que de este modo conseguiremos algo y a su vez para acallar sus conciencias, y evitar así que aparezcan nuevos métodos de protesta que no puedan controlar, dirigir o manipular. Una forma extraña de “vender” las manifestaciones. De prostituirlas al mejor postor.

Desde mi humilde posición sólo puedo pedir una cosa: si queremos ese cambio, tenemos que modificar la forma que tenemos de pedirlo. Hemos visto que salir a la calle no sirve absolutamente de nada: ataquemos por otro lado. Tenemos poder como consumidores, tenemos poder como informantes y comunicadores, tenemos poder a la hora de elegir en las urnas y tenemos poder para lo que queramos. Pero tenemos que avanzar.

Es muy positivo el hecho de lanzarse a las calles y reclamar lo que es nuestro, pero no estamos consiguiendo absolutamente nada más allá de que la gente se sienta más y más frustrada tras tanta manifestación y tan poco resultado. Y esto no sólo va por CC.OO y UGT, sino por todas aquellas plataformas que únicamente se contentan con este tipo de protesta.

Porque lo que no sirve de nada es quedarse en casa, cierto, pero tampoco sirve de mucho quedarse en la calle sin más.

Anuncios

5 comments

  1. Sencillamente estoy harto de que la gente se contente con algo tan sencillo como salir a la calle, algo que llevamos haciendo cincuenta años para terminar volviendo atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s