Mes: septiembre 2012

Premio Bitácoras

Porque de ilusiones también se vive, he decidido presentarme al Premio Bitácoras en la categoría de “Mejor Blog Personal”.

Votar en los Premios Bitacoras.com

¿Que por qué lo hago? Bueno, creo que mi forma de mezclar política, historia, religión, crítica, música, cine y actualidad en un mismo sitio con esas pequeñas dosis de humor bien merece un reconocimiento, porque hay que estar muy zumbado para hacerlo y salir a la calle cada día.

Esto del premio es como cuando te dicen: “Hijo, si lo importante es participar!” o “No ha estado tan mal cariño, serán los nervios. Voy a lavarme.”. Pues eso mismo. Si os aburrís y creéis que merece la pena, podríais votar pulsando el botón de arriba o también os podéis ir al carajo, como gustéis.

Después de todo yo voy a seguir escribiendo y no por ello vais a leerme más 🙂

PD: Por cada vez que lo compartáis en Facebook, Twitter, Tuenti, Menéame o cosas así, Dios NO matará a un gatito. Y está sediento de sangre, ya lo sabéis.

Anuncios

Fallece Santiago Carrillo.

Si le dediqué una entrada a Fraga no iba a dejar de hacérselo a Carrillo. Otro “dinosaurio” de la política que después de dar mucha guerra se va. A los 97 años nos deja el que fuera líder del Partido Comunista en España durante más de veinte años, siendo todo un revolucionario desde su juventud.

Al igual que Fraga, son dos gigantes que unos más buenos y otros más malos, con sus acciones más buenas y otras menos buenas, al final dejaron una huella importante a su forma en la política del país. Y aunque este no sea un blog de política si lo es de actualidad y qué menos que mostrar, cuanto menos, reconocimiento a estas personas.

Ahora viene la gente que dice que si Fraga era un hijo de p*ta, que si Carrillo y Paracuellos, que si no se merecen ni que hablen de ellos aunque estuvieran casi 40 años exiliados…

…pero oiga, este es mi blog, y hablo de lo que me sale del calzone.

Descanse en paz, Sr. Carrillo.

Monarquía hasta en la sopa.

Últimamente estamos viendo cómo los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, aparecen en todas las cadenas de televisión y en casi todos los periódicos ocupando minutos y más minutos, o primeras planas a todo color. ¿A qué se debe este repentino interés por la Familia Real?

Os lo cuento: no es un secreto que la salud de Juan Carlos I, nuestro Rey por gracia divina y franquista, está cada día más deteriorada. A sus 74 años, el monarca de origen italiano tiene que estar viendo llegar cada día más rápido el día en el que abdique y ceda el trono a su vástago Felipe, que si todo sale según lo previsto reinará bajo el nombre de Felipe VI de España.

En España, el movimiento republicano es cada día más fuerte y visible. En casi todas las manifestaciones que pueden verse últimamente no es difícil encontrar banderas de la tricolor y no pocos manifiestos pidiendo el final de la monarquía, que no corresponde a tiempos modernos. No es posible que en el siglo XXI sigan “gobernando” y representándonos personas a las que, en primer lugar ninguno ha votado y en el caso español, que tengamos a un monarca criado y puesto en el trono por Gracia y Obra de un dictador.

Ahora alguno dirá: “Si, pero cuando se aceptó la Constitución y se votó en referendum, también se aceptaba al Rey”. No os asombréis ante esta estupidez, es un mantra repetido una y otra vez para justificar al Borbón. Simplemente recordadles que cuando te ofrecen un pack Constitución+Rey o nada, lo normal es que escojas la opción menos mala. Es decir, la primera.

Yo por mi parte aún sostengo que al Rey le falta una última jugada magistral: deponer al actual Presidente del Gobierno en favor de otros políticos más capaces y retirarse así, tras estas navidades, como el auténtico salvador de la Patria. Según la Constitución puede hacerlo.

Claro que, según nuestra maravillosa y válida Constitución el Rey puede hacer prácticamente lo que le venga en gana que seguro que nunca le juzgarán como al resto de los españolitos de a pie. Es más, ni siquiera lo van a juzgar. Es lo que le convierte a él en Ciudadano y a nosotros en plebeyos. Qué medieval todo.

Ante esto sólo queda una solución que yo mantengo: que el primer presidente de la III República sea Felipe de Borbón. ¿Que es bueno? Se le reelige. Después de todo habla idiomas y tiene formación, algo de lo que no podrán presumir nunca ninguno de los cuatro últimos presidentes del Gobierno (Aznar está exento: habla texano) y en el caso de que no nos guste, se pondría a otro. Es una solución intermedia, pero algo es algo. Lo que no se yo es si una persona así aceptaría “rebajar” sus poderes y su futura amnistía legal-judicial para poder seguir chupando del bote, pero bueno. Más extrañas cosas se han visto.

Sea como fuere, de aquí a que esto ocurra vamos a notar a los medios de comunicación mostrando más y más noticias, a saber: cumpleaños de alguno de los 8 nietos del Rey, comunión de alguno, primer día de clase de alguna infanta, Letizia ha engordado, rumores de embarazo, Letizia adelgaza, qué mona está… Y finalmente, el desenlace que todos esperamos. Bueno, unos lo esperan más que otros pero al fin y al cabo ninguna persona viva en España ha visto el espectáculo mediático que supone una abdicación y un cambio de esa magnitud en el trono desde que Alfonso XIII recibiera el trono de su madre hace 110 años, y cuanto menos será interesante el debate que generará.

Nos vamos a ahogar en ríos de tinta electrónica, ya veréis.

Dimite Esperanza Aguirre

Uno se levanta los lunes, empieza un nuevo curso, termina la presentación y leyendo noticias en el móvil aparece una…así, mágica, entre todas ellas. Los ojos como platos y la mente en blanco:

Y así, tan ancha, aduciendo motivos familiares se retira tras convertir Madrid en su pequeño imperio y desbrozar entre otras cosas la Sanidad y la Educación de la Comunidad de Madrid, además de los chanchullos de Eurovegas, la misma en protestar cuando Zapatitos subió el IVA o en desear la pena de muerte para los arquitectos porque a ella no le gusten sus construcciones.

Las cosas como son: la Emperatriz de Madrid anunciaba hace cosa de año y medio que padecía cáncer de mama y parece ser que no lo ha superado tan bien como ella creía. La verdad es que jamás podría desearle una enfermedad así a alguien, después de todo la sociópata es ella, no yo.

No puedo decir que no me alegre: la retirada de un político así, sea por el motivo que sea y sea del color que sea es siempre una ventaja para los ciudadanos. Los mismos ciudadanos que la votaron, vale, pero es que nuestro sistema democrático es tan nulo que igual pone a Griñán en el poder durante otros cuatro años o deja que CiU termine de desmantelar Cataluña. Y sin discutirles, oiga, que tienen mayoría absoluta.

Hay varias interpretaciones de lo ocurrido, y yo añadiría otras tantas.

1. “Las ratas abandonan primero el barco”. El PP se va hundiendo lentamente tras las medidas tomadas durante esta legislatura y Aguirre, que de tonta no tiene un pelo, prefiere pasar a un segundo plano.

2. Afirma retirarse de la política activa, pero no de la “pasiva”, es decir, manejar el cotarro desde las sombras. 

3. Su enfermedad le supera y se retira realmente de cualquier asunto político que pueda agravarla.
4. La van a canonizar y la van a nombrar Presidenta de la III República de España.

Sea como fuere, cuando un político hace carrera utilizando artes de dudosa legalidad debería crear rechazo tanto entre los votantes como entre los propios miembros de su partido, aunque eso sólo ocurriría en el mundo de la Piruleta, donde todo es fantasía y color en HD.

El tiempo me dará la razón, o quizás no. 

Furia islámica

¿Recordáis las imágenes que recibíamos en Europa de la “primavera árabe”? Si, aquél movimiento que empezó en Tunez donde un chico se quemó a lo bonzo porque le prohibían vender sus productos y terminó con la caída de varios gobiernos a lo largo del Mediterráneo. En ese momento, todos pensamos que poco a poco las dictaduras islámicas desaparecerían y que la libertad ideológica y moral había llegado a esa parte de Occidente.

Pues parece ser que no es así.

Resulta que un vídeo humorístico que hace una sátira de Mahoma ha provocado no pocos disturbios entre los musulmanes de distintos países como Egipto, Siria, Libia, Yemen, Líbano, India, Afganistan, Irán, Sudán, Bangladesh, Indonesia, Nigeria o Argelia entre otros. En algunos casos se han llegado a asaltar embajadas extranjeras como la de Estados Unidos o Alemania y ha habido algunos muertos, incluso diplomáticos como los de Libia.

Yo era de esas personas que tenía esperanzas de que el mundo árabe se liberara de las mismas trabas que tenía Europa hace no demasiado, cuando vivíamos bajo dictaduras donde la Iglesia católica tuvo bastante protagonismo. No olvidemos que es una religión ochocientos años más tardía que el cristianismo y que se enfrenta a un mundo moderno que interpretan en muchas ocasiones como una amenaza hacia sus creencias. Una de ellas es que Mahoma no puede ser retratado, de ahí que por ejemplo el arte islámico se dedique a reproducir animales y plantas, pero evitan las representaciones de su profeta para no caer en la idolatría que por ejemplo si practica el cristianismo.

En Europa ya tuvimos hace tiempo un caso similar cuando un diario de derechas danés en 2005, que provocó no pocos problemas y controversias por el mismo motivo.  Dinamarca, protegiendo la libertad de expresión, se negó a ofrecer unas disculpas exigidas por los colectivos musulmanes acrecentando la ira de estos grupos.

Lo cierto es que esto me genera algunas dudas: los que no somos musulmanes…¿tenemos que respetar una norma que se supone que sólo incumbe a los creyentes? Admitiendo que en Europa el arraigo de la tradición cristiana es algo normal incluso en los países nórdicos, ¿deben estos prohibir algo que no entra dentro de sus prohibiciones morales a fin de no ofender a nadie? Porque si se trata de no ofender no existiría algo tan común (y sano a mi forma de ver) como son los chistes, por ejemplo.

Os dejo dos enlaces: el primero es el vídeo completo en inglés y el segundo son los puntos más polémicos de este, con unas explicaciones en español. Agradecería que si los retirasen me pusierais algún comentario para reponerlos, porque es muy probable que eso ocurra.

Todo este asunto me genera una tristeza enorme, pero me considero defensor de cualquier ideología que no contravenga los derechos humanos y creo que representar la figura de Mahoma de una forma satírica y humorística no incumple dichas normas, siempre y cuando el objetivo no sea directamente atacar a otras creencias. El problema está en que si finalmente se cede y se censuran estas imágenes habremos retrocedido unos cuantos años en cuanto a libertad de expresión se refiere, algo que costó siglos ganar en Europa. En España (lamentablemente) poco a poco nos estamos acostumbrando a eso: todos sabemos que nuestra televisión es cuanto menos parcial y sesgada, que nuestros periódicos no son fieles a la verdad y ni mucho menos son objetivos y que responden a criterios personales o ideológicos, pero somos conscientes de ello. Yo por ejemplo no veo los informativos de ninguna cadena ni de “izquierdas” ni de “derechas” desde hace tiempo porque considero que en Internet se puede encontrar mucha más información para crearme un criterio propio, pero lamentablemente hay mucha gente muy susceptible de creerse todo lo que la televisión cuenta.

No estoy en contra de que cada uno tenga sus creencias siempre y cuando por el hecho de creer ellos tenga yo que cohibirme a hacer alguna crítica o comentario siempre desde el respeto, pero creo que en este caso merece que al menos aquí ponga el vídeo que ha suscitado tanta polémica, y que cada uno decida.

Personalmente creo que el vídeo es aburrido y soso, es mas, se hace largo de ver y poco interesante. Lo relevante del asunto es cómo algo tan aparentemente irrelevante puede ocasionar estos graves disturbios, y cabe plantearse si realmente el mundo árabe está cambiando para bien o se está radicalizando cada vez más a marchas forzadas.

Para finalizar dejo una pequeña recomendación: que cada uno piense por si mismo. Quizás estos conflictos sean casos muy aislados y que no se sostendrán en el tiempo, o quizás verdaderamente surja un movimiento reaccionario que de marcha atrás al proceso democratizador de los países islámicos, pero no tengo mucha fe en que lo primero ocurra.

Ojalá me equivoque.