Mes: noviembre 2012

Novedades.

Reconozco que últimamente escribo poco, pero no quiero ver esto como una obligación, sino como una habitación donde descansar. Uno de los objetivos iniciales era ese, tener un pequeño espacio libre donde poder sentirme cómodo, como en casa. Si tiene nombre de habitación de hotel no es por casualidad.

A título informativo sólo decir que, en principio, si todo va bien y sigue el rumbo actual (y no suspendo ninguna asignatura, cosa que no me ha pasado desde que estoy estudiando lo que ahora) empezaré las prácticas en el sitio donde hace un tiempo dije que trabajaría en un futuro. El lugar donde sé que puedo aprender más que en ningún otro sitio y donde por fin, después de 7 años largos estudiando sin estar obligado y trabajando en los asuntos más diversos, podré aplicar lo que sé y lo que me gusta. Y que conste que en un principio no sabía cómo iba a llegar hasta ahí. Pero lo he hecho.

No diré el nombre del hotel, mis allegados ya lo conocen y los desconocidos creo que no tienen porqué. Sólo diré que es un buen hotel. Yo no puedo estar más contento y aunque finalmente no me dieran las prácticas allí, ya me puedo sentir cómodo porque hice una entrevista con ellos que pasé favorablemente. Es de las primeras veces que me he sentido a gusto haciendo una entrevista de trabajo.

Además, me anima a continuar alguna idea relacionada con unos relatos que ya tengo a medio hacer y cuyo hilo conductor sería el propio hotel. Aún tengo que desarrollarlo más, pero la idea ya está implantada en mi cerebro y es imposible dejarla ir. Como los elefantes rosas y todo eso.

Con esto me gustaría añadir dos cosas:

1. Todo lo que uno hace hasta alcanzar sus objetivos siempre sirve para algo siempre y cuando sepamos aprovecharlo, aunque no parezca tener una relación directa al principio. Aunque no lo creáis, cosas como trabajar en zonas VIP de algunas discotecas, aguantar a gente borracha durante toda una noche, saber vestir un traje o cambiar de trabajo casi cada año aporta más de lo que yo pensaba en un principio.

2. Vivir al día está bien; planificar un poco está mejor. Pero convertir tu vida en una agenda cuadriculada es un error. Para disfrutar de la vida hay que dejar margen a la improvisación y a la sorpresa.

Con esto os doy las buenas noches, y que paséis una buena semana.

Un año de gobierno.

 
Hoy se cumplen 365 días desde las últimas elecciones generales en España en la que una mayoría no tan mayoría de españoles decidió confiarle su futuro al entonces candidato, Mariano Rajoy Brey.

Hace un año los españoles creyeron que votando al perro con el collar cambiado iba a mejorar la cosa. A la vista está, que no es así. A los datos podemos ceñirnos.

Tras un año de gobierno, esto es lo que tenemos:

 

Un año donde se han sucedido dos huelgas generales, donde la imagen de España está a la altura de las peores (y antiguas) repúblicas bananeras, donde se vulneran los derechos humanos, se limita la libertad de expresión, se reprime con dureza la libertad de reunión, se favorece al rico suprimiendo impuestos mientras se ahoga a la mayoría con tasas y mas gravámenes, donde se legisla en favor de las “tradiciones” más españolas como son la religión y las fiestas mientras que se diluyen aquellos años donde estudiar era un hándicap y ser alguien no implicaba vender hasta la gomilla de las bragas en televisión.

A día de hoy, cientos de españoles abandonan el país en busca de un futuro mejor emigrando a lugares donde puedan tener una oportunidad para prosperar y vivir sin pensar que mañana les subirán el agua, la luz y la gasolina y tendrán que sacrificar y estirar aún más su escaso salario para sobrevivir.

El drama social que se avecina no es absolutamente nada con lo que hemos visto hasta ahora. Si se ha aumentado el presupuesto de la policía para “garantizar la seguridad” durante las manifestaciones no es por casualidad.

¿Pero sabéis qué os digo? Quizás a España le hacía falta esta guerra. Porque hemos vivido (y aún muchos siguen igual) abrazados al egoísmo más venenoso posible, el enriquecimiento personal sin mirar las consecuencias en nuestro entorno. Hemos vivido sabiendo que lo que hacíamos estaba mal, pero ya lavarían la vajilla los que vinieran después. El caso es que los que venimos después somos nosotros mismos.

Pero ellos tienen más culpa que nosotros. Ellos son el enemigo, y no “los catalanes”, “los gays” o “los enfermos”. En esta guerra el enemigo es aquel que legisla en favor de los amigotes, el que aplica la justicia según le convenga, el que apaliza a un chaval de diez años por estar en el lugar correcto en el país equivocado. Nuestros enemigos son aquellos que utilizan lo público, o lo poco que queda, en beneficio propio. El cortijero y el señor. El que decidió que yo no podía prosperar porque a él no le daba la gana, porque “siempre ha sido así” y “siempre será así”.

Ese pasado y ese futuro, que se los metan por donde les quepa. Porque que yo sepa, hay una gran masa de gente harta, cansada y que tiene cada vez menos miedo a que les peguen, les sangren hasta el último céntimo o los dejen en la calle. Cada vez hay menos miedo a enfrentarse hasta a quienes ahora creíamos nuestros “protectores” que no eran otros sino nuestros asesinos. Pagamos porque nos peguen, sin que nos guste.

Un año donde la población española empieza a estar más unida que nunca gracias a los sucesivos gobiernos para unos pocos, y desgobierno para muchos. Un año donde los movimientos sociales y la unión entre los que antes no se miraban a la cara es más que patente. No sé si son conscientes de la bestia que están despertando. Un año donde mucha gente ya no tiene nada que perder.

¿Pero tú sabes qué le pasa a una nación que ya no tiene nada que perder?

Pues estate atento a la realidad. Y no pierdas detalle.

PD: también es el aniversario de la muerte de Franco y anoche Twitter “mató” al Rey, por echar unas risas. Que todo hay que decirlo xD

Elecciones norteamericanas explicadas para tontos.

Y cuando digo para tontos, debo levantar la mano y decir: “Y para mi el primero”.

Las elecciones nacionales del que se llamó “país más poderoso de la Tierra” es algo que sin duda a cualquier persona que tenga interés por lo que ocurra más allá del plató de Sálvame Deluxe o fuera de la órbita de las tetas de la rubia de Gandía Shore, le va a interesar un poco.

A pesar de que hay mucho que explicar, voy a limitarme a lo realmente importante: el sistema electoral, los principales partidos políticos, los candidatos de estos partidos, algunos datos y curiosidades sobre todo lo anterior y luego jugaremos a un juego muy divertido que os va a deprimir aun más. Vamos allá:

El Sistema Electoral Estadounidense. 

Si creíais que nuestro sistema electoral, tan patrio y benévolo con los grandes partidos, las votaciones al otro lado del océano no le van a la zaga. Os pongo el ejemplo de nuestro amado Reino de España:

(Atención: toda la información aquí plasmadas está dirigida a idiotas como yo, que cada cuatro años se lía con la misma historia.)

“Los españoles mayores de 18 años, hombre, mujer o perro votamos cada cuatro años (o menos) con un papelote que encontramos en los colegios electorales. Dicho papelote es una lista cerrada de cada partido donde aparecen una serie de personas dispuestas a robar darlo todo por la patria

Aunque lo lógico sería que el voto de cada español valiera lo mismo fuese de donde fuese, no vivimos en el país de la piruleta: dependiendo de la provincia (circunscripción) que seas, así valdrá tu voto. Cada provincia (exceptuando Ceuta y Melilla) cuando recuenta los votos, en base al mágico y justo Sistema D’Hont, envía mínimo dos diputados al Congreso dependiendo de quién haya sacado más votos. Pero no es lo mismo vivir en Barcelona que en Badajoz, ya que en la primera necesitas más votos para elegir el mismo numero de diputados que en Badajoz. Por eso, hamijos y hamijas, el PP siempre triunfa en las despobladas Castillas y el resto de partidos no lo pasa tan mal en las capitales de provincia. Bueno, antiguamente. Aten cabos.

Todo esto ocurre en un solo día. A la noche siguiente solemos tener otro presidente distinto…o no.”

Con esta información en la mano, aparte de poder ser contertulio de Intereconomía vamos a analizar el sistema estadounidense. A grandes rasgos parece similar pero…

“El sistema americano es mucho más amplio y dilatado en el tiempo, ya que tarda hasta dos meses completos en elegir un candidato desde que votan los súbditos hasta que sale un nuevo MADAFACKA President. Para que os hagáis una idea, la gente vota a principios de noviembre y el el resultado definitivo es a finales de enero. 

Pero estos ciudadanos no votan directamente a una lista cerrada como nosotros, que va, votan a un compromisario, una persona que en base a los callos de sus rodillas votará a uno de los candidatos principales. Y aquí radica el motivo por el cual se hacen esas tremendas campañas publicitarias y electorales que hacen llorar hasta a los niños. Campañas por otro lado que son mucho más sinceras que las españolas: ambas están pagadas por lobbies y entidades privadas, pero en el caso transoceánico es algo público y legal, y aquí no. Pero se hace y luego pasa lo que pasa. Allí, igual que aquí, cada estado tiene un número de compromisarios que depende de la población del mismo. Por eso a veces oímos que la elección del presidente depende de Florida o de Texas, por decir algo. 

Estos compromisarios tras haber sido elegidos por su pueblo votan, en Diciembre más o menos, al que será Presidente del país. Tened en cuenta que EE.UU tiene más de 300 millones de habitantes, un poco menos que Europa en su conjunto siendo esta un conjunto de países y no uno solo como allá lejos. Imaginad la que se liaría aquí, con esas señoras de pueblo votando en chándal un domingo por la mañana a un Presidente Europeo con un apellido alemán impronunciable pero con una tierna sonrisa germana. Almodovariano.”

A grandes rasgos, este es el sistema electoral electoral del país de la Coca-Cola. ¿Qué os parece? ¿Qué tal si repasamos a sus principales partidos?

Principales partidos políticos estadounidenses.

En esto si que nos parecemos: viva el bipartidismo! Solo que mientras que aquí tenemos un partido único al servicio del dinero, allí tienen un partido único al servicio del…..dinero también.

Los PP y PSOE norteamericanos son:

-El Partido Republicano. En origen es el partido antiesclavista del noreste. Era como el partido “guay” y moderno para finales de siglo XIX que quería el avance social y donde la magia flotaba en el ambiente. Su primer candidato y ganador fue Abraham Lincoln y debido a esta victoria, los estados del sur se separan y se monta la de Dios. Esa es la conocida como Guerra de Secesión que ganarían los estados del noreste contra los del sur. Hasta los años 80 del siglo XX, tras el Watergate de Nixon y cosas así, el partido da un giro radical y se pasa al estilo más conservador de la mano de Ronald Reagan, un actor de cine que termina siendo presidente. Como el amigo Arnold Swartzenegger. Para que os hagáis una idea: Bush (padre, hijo y espíritu santo) es de este partido.

Su logo: un elefantito de colores.

-El partido Demócrata-Republicano. Si, son así de cachondos estos lechosos. El partido que en principio defendía la esclavitud y echó una mano para inventar el hip-hop representaba los ideales conservadores…hasta principios del Siglo XX. Gracias a Roosevelt (el que arregló, grosso modo, el crack del 29) la política de su partido dio un giro al centro-izquierda y ahora se posiciona como el mas vanguardista. Obama pertenece a este partido, aunque su mujer es la que manda realmente. Yo no me metería con alguien tan grande y con falda, eso seguro.

Su logo: un burro…de los mismos colores que el elefantito.

Ahora ya sabemos cuáles son los principales actores, conocemos el escenario gracias a Hollywood y tenemos el guión en la mano que nos dice cómo se elige a cada uno. Falta saber quiénes son los títeres:

-Por el partido antes-bueno-ahora-chungo tenemos al Sr. Mitt Romney, el candidato mormón y algo despistado que ha soltado perlas como lo de que “las ventanillas de los aviones deberían poder abrirse” o algo a lo que estamos más acostumbrados, a que la gente “vive por encima de sus posibilidades”, sobre todo los que votan a Obama. Los que le votan a él son personas maravillosas.

-Por el partido antes-esclavista-ahora-guay tenemos a…un negro*. Ironías de la vida, Mr. Obama se presenta por segunda y última vez (allí sólo pueden presentarse dos veces a una presidencia: no se lo contéis a Chaves o a Teófila Martinez). El Premio Nobel de la Paz (a pesar de ciertos asuntos como Guantánamo y Afghanistán) sorprendió a todos en su candidatura, ya que es el primer presidente negro de la Historia del país y en el cual se depositaron muchas esperanzas para el desarrollo del Universo. Nada más lejos de la realidad, no hizo mucho para detener los largos dedos del capitalismo salvaje que terminó por hundir su país y detrás, el resto de comemierdas naciones como la nuestra durante el crack crediticio de 2008. Esto mola decirlo porque lo hemos vivido todos.

*Lo de “negro” lo digo por no decir “de color”, porque si él es “de color” siendo negro, yo debo ser transparente siendo blanco, o algo así.

Añado, como decía, algunas curiosidades de todo este sainete tan divertido y que tanto nos va a influir en nuestro futuro a corto plazo:

– Estados Unidos ha tenido 44 presidentes en 220 años. España en casi ese mismo lapso de tiempo ha tenido 164 presidentes del Consejo de Ministros, a la sazón, Presidente del Ejecutivo. Huelga decir que no todos llegaron al poder de la misma forma.

– En 1960 se hizo el primer debate televisado. Eso nos suena, ¿verdad?

– Desde 1980 se puede hacer aquello de que las empresas privadas paguen las campañas de los candidatos. Pero claro, luego habrá que devolver favores…

– Algunos eslóganes son para comérselos, como el “You never had it so good” de Stevenson en el 52 (no ganó) que viene a ser algo como “Nunca habías tenido algo tan bueno”. Eslogan porno pero ya!. En el 72, de Nixon “President Nixon. Now more than ever”. Esto es como el “Y ahora con más sabor!” de los yogures…

-Hubo un candidato llamado McGovern. Perdió.

-De J.F.Kennedy es la frase “No os preguntéis qué puede hacer el país por vosotros. Preguntáos qué podéis hacer vosotros por vuestro país”. Preguntadle también a Rajoy o a Zapatero, a ver qué contestan.

– Las elecciones estadounidenses se celebran siempre en años bisiestos, y se escogen estas fechas tan concretas (principios de noviembre, mediados de diciembre, finales de enero) en base a los antiguos calendario agrícolas y a las costumbres del país.

-Mientras se cierran los centros de votaciones en Nueva York, en Hawai todavía están en el lío.

– El Estado de Montana manda 3 compromisarios a votar; el de California, 55.

– Cada día más, el voto latino se hace realmente importante en las elecciones. Se dice que el candidato que reciba el 40% del electorado latino termina gobernando. Obama recibió en 2008 el 67 y para este año se estima el 65%.

Y llegamos al día de hoy. Mientras lees esto igual ya han terminado las elecciones norteamericanas, aquel primer paso donde los ciudadanos eligen a los compromisarios. Veréis en TV decir cómo ganan uno u otro candidato, pero en realidad hasta diciembre no lo saben a ciencia cierta. Estos compromisarios no están obligados a votar fielmente a su líder del partido, aunque suelen hacerlo. En algunos estados tienen multa si no votan al jefazo. Así que, como se suele cumplir, una vez hecho el recuento de compromisarios se puede decir casi con seguridad quién ha ganado.

Durante estos días nos bombardearán con todo tipo de información, algo que ya llevamos días sufriendo como si fueran nuestras propias elecciones, que también tienen telita. A mi personalmente con las elecciones de otros países me pasa que tengo la sensación de que son cada muy poco tiempo.

Me dejo en el tintero asuntos como las elecciones al Senado, la Cámara de Representantes…pero eso no mola y aparte, si apenas conocemos nuestro senado…¿vamos a conocer el de otro país?

Pase lo que pase, españoles, hoy hemos aprendido dos cosas:

1. Votamos para creer que tenemos poder sobre nuestro futuro como país. Mentira. En ambos casos habéis visto cómo son las grandes empresas y los intermediarios los que terminan dirigendo el cotarro.

2. Ellos tienen elefantes y burros, animales de notables atributos, y nosotros tenemos gaviotas y rosas. Creo que el mensaje está claro.

Por algo son la nación más importante del Universo mundial.

ACTUALIZACIÓN: Ganó el negrazo, por 10 centímetros dicen. Bravo!

Samonios

Cada año pasa igual, y cada año vuelvo a pensar lo mismo: ¿por qué la gente parece tan cabreada por que en España se celebren festividades extranjeras como Halloween?

No podría dar una respuesta exacta y todo el mundo está en su derecho de hacerlo, pero quizás convenga una pequeña explicación sobre esta festividad, qué es, qué fue y porqué sigue tan relacionada tanto esta como otras festividades con las nuestras actuales.

¿Qué es Halloween hoy?

La palabra “Halloween” deriva directamente de la festividad de “All hallow’s evening” o “Vispera (tarde) de todos los santos”, que se celebra el 31 de Octubre en la mayoría de países de tradición anglosajona. En ella, los niños (y no tan niños) corretean por las casas de sus vecinos pidiendo una especie de “limosna” a cambio de no destrozarle el jardín o hacerle una trastada al vecino tacaño. La imaginería propia de la fiesta se basa en calabazas, colores oscuros, disfraces de muertos vivientes, vampiros, vampiros-puta (esta ultima variante es muy típica también en carnavales) y similares. El país por el cual la mayoría conocemos esta fiesta es Estados Unidos. Quizás por inercia, moda o imposición cultural, esta festividad se ha extendido a otras regiones donde esta fiesta parece estar fuera de lugar pero…¿es esto así? ¿realmente la España actual no tiene nada que ver con las festividades celtas prerromanas? Si y no.

¿Y qué era Halloween antiguamente?

El origen de la festividad parece bien claro: a pesar de que se piensa que esta festividad está dedicada a la victoria de la oscuridad sobre la luz, en realidad eso sólo ocurre en verano. Exacto, es cuando las noches llegan a su mínimo y empiezan a hacerse mas largas, luego “han vencido” a la luz y cuya fiesta opuesta sería en nuestra actual Navidad, donde el día por fin vence a la oscuridad y comienza, poco a poco, a imponerse a las frías noches del invierno que está por venir. Halloween deriva directamente de la festividad dedicada al “culto” o mas bien respeto a los muertos, a los ancestros y a los familiares cercanos que, según ciertas tradiciones, se pensaba que cuidaban del hogar tras fallecer cuyo origen es celta, y que en la antigüedad se llamó Samhain, Samainn, Samon, Samonis, Samonios, etc. Según la superstición durante varias noches el “velo” que separa el mundo de los vivos y los muertos es más fino que nunca y las almas pueden pasar de un lado a otro, sean buenas o malas. Los druidas, sacerdotes celtas, debían entonces ir casa por casa pidiendo una suerte de limosna para ofrecerla a dichos espíritus y que cada uno permaneciera en el mundo correcto.

Existen registros de que en determinadas regiones donde predominaba la cultura celta, aparte de las actuales Irlanda, Gran Bretaña, Francia y si, la Península ibérica aparte del centro de Alemania, se utilizaban unos calendarios solilunares donde aparecen ya determinadas algunas festividades que aunque no lo creáis perviven hoy día transformadas en otras que no difieren tanto en el fondo como si lo hacen en la forma. Uno de esos calendarios, profusamente investigados y desbrozados a pesar de los pocos datos que existen (los celtas no eran dados a dejar muchos registros, al contrario que sus coetáneos latinos), es el de Coligny.

Resumiendo, en este calendario ya aparece esta festividad que citaba antes, Samonios, y que según investigaciones parece ser que marcaba el inicio del año y el conteo de dichas lunas, las cuales debían encajar a su vez con los meses solares de una forma bastante compleja e inexacta. Lo importante es que esta festividad, que ocurre justo después de las ultimas cosechas, se dedica de una forma u otra a honrar a los muertos mediante ofrendas. La posibilidad de que los druidas fueran recolectando parte de la cosecha recién recogida para donarla a los espíritus y que reinara el orden en la sociedad parece bastante plausible. De hecho, el vocablo “Samhain” significa en gaélico “fin del verano”.

En dicho calendario aparece, por ejemplo, que la fiesta de Samonios duraba varias noches (ya que los celtas contaban los días desde el atardecer hasta el siguiente atardecer), de ahí la atribución de importancia a la fecha.

¿Cómo ha perdurado hasta nuestros días esta fiesta y otras de origen celta o pagano?

Aunque no lo parezca la mayoría de nuestras festividades anuales no son de origen judeocristiano. Cuando una sociedad impone sus costumbres a otra de una forma u otra (guerra, política, mezcla…) esto ocurre por fases si las sociedades se unifican o entran en contacto directo. En este caso, una vez el Imperio Romano se convirtió al cristianismo, este estaba en minoría frente a las tradiciones paganas populares. Para poder introducirse de una forma más eficaz, la nueva religión oriental fue transformando las viejas tradiciones en otras más cercanas a su credo, y esto se percibe por ejemplo en el paso de dioses/as a santos/as del cristianismo. Santa Brígida de Irlanda por ejemplo, que “tomó el nombre” de la diosa celta Brigid. De esta forma, la transición es mucho más suave y los gentiles podían entender y asumir rápida y cómodamente la nueva religión. Finalmente, el cristianismo se impuso ante la mayoría pero las festividades quedaron ahí.

Según la tradición existen ocho festividades celtas, las cuales se celebraban con cierta regularidad, de forma cíclica y anual. Las fechas son aproximadas, pero se aceptan las siguientes:

-Samhann, a finales de octubre-principios de noviembre
-Yule, durante el solsticio de invierno.
-Imbolg, a finales de enero-principios de febrero.
-Equinoccio de primavera.
-Beltane, a finales de abril-principios de mayo.
-Litha, durante el solsticio de verano
-Lugh, o Lughnassad, a finales de julio y principios de agosto.
-Equinoccio de Otoño.

Cuatro de las fiestas coinciden con los equinoccios/solsticios y las otras cuatro quedan aproximadamente cuarenta y cinco días después. ¿Hay correspondencia con estas festividades en nuestro mundo judeocristiano? Pues si, las hay.

Samhain, la Vispera de todos los santos. Se honra a los muertos con diferentes ofrendas (flores, plegarias) rogando por su protección. En numerosos pueblos de todo el occidente europeo persiste la tradición de ir por las casas recolectando comida para donarla a los muertos, como en Asturias.

-Yule, Navidad. Existen indicios de que si Jesucristo existió, nació probablemente en primavera y no a las puertas del invierno. En esta festividad también se celebraban ritos a otros dioses como MIthra. Es la fiesta de la luz, donde por fin las noches empezarán a ser más cortas. El sol se impone sobre la oscuridad. Tanto Jesucristo como Mithra son deidades solares que vencen al mal, a la oscuridad.

-Imbolg, la Candelaria: el día se hace fuerte, pero no lo suficiente. Se encienden luces, velas y demás para que pueda ser de día el máximo de tiempo. El invierno va llegando a su fin poco a poco.

-El equinoccio de primavera, nombrado a veces como Ostara. Parece que en inglés deriva en Easter. Se celebra entonces la Pascua, donde se conmemora el “renacer” de Jesús así como la vida renace tras el duro invierno.

Beltane o Bealtaine, los mayos. En Cantabria y Galicia se siguen celebrando festividades que tienen que ver con el fuego (Beltane significa “Buen-fuego”) y marcaba el inicio del pastoreo. No coincide con ninguna fiesta cristiana importante salvo Pentecostés, que queda al final de mayo.

-Litha, San Juan. Se celebra el fin de las noches cortas y el principio de las largas, por eso se encienden hogueras, para que la noche más corta del año ni siquiera exista.

-Lugh, en agosto. No coincide con ninguna festividad cristiana importante, aunque está cerca de la Asunción. Al ser una fiesta intermedia (no coincide con los equinoccios/solsticios) varía según la zona.

-El equinoccio de otoño no coincide tampoco con ninguna festividad importante cristiana, pero forma parte de la triada de la cosecha, junto con la festividad anterior y la siguiente.

Como podéis ver, aunque no todas las festividades cristianas tengan un trasfondo pagano, muchas de ellas siguen fuertemente ligadas y han perdurado de una forma u otra, más o menos directa, hasta nuestros días.

¿Y de qué estaba yo hablando?

En definitiva, como decía al principio, bastante gente reacciona mal al hecho de que se celebre Haloween en nuestras tierras, como si fuera una tradición realmente ajena. Que realmente lo es, ya que salta desde épocas celtas a las migraciones irlandesas a EE.UU, y de ahí a través del cine y el intercambio cultural hacia Europa de nuevo. Pero esto no quita que las viejas tradiciones prerromanas sigan vivas durante nuestros días, transformadas o adulteradas, y no está de más conocer el origen de algunas creencias y ritos que en realidad no nos son tan extraños como parece.