Samonios

Cada año pasa igual, y cada año vuelvo a pensar lo mismo: ¿por qué la gente parece tan cabreada por que en España se celebren festividades extranjeras como Halloween?

No podría dar una respuesta exacta y todo el mundo está en su derecho de hacerlo, pero quizás convenga una pequeña explicación sobre esta festividad, qué es, qué fue y porqué sigue tan relacionada tanto esta como otras festividades con las nuestras actuales.

¿Qué es Halloween hoy?

La palabra “Halloween” deriva directamente de la festividad de “All hallow’s evening” o “Vispera (tarde) de todos los santos”, que se celebra el 31 de Octubre en la mayoría de países de tradición anglosajona. En ella, los niños (y no tan niños) corretean por las casas de sus vecinos pidiendo una especie de “limosna” a cambio de no destrozarle el jardín o hacerle una trastada al vecino tacaño. La imaginería propia de la fiesta se basa en calabazas, colores oscuros, disfraces de muertos vivientes, vampiros, vampiros-puta (esta ultima variante es muy típica también en carnavales) y similares. El país por el cual la mayoría conocemos esta fiesta es Estados Unidos. Quizás por inercia, moda o imposición cultural, esta festividad se ha extendido a otras regiones donde esta fiesta parece estar fuera de lugar pero…¿es esto así? ¿realmente la España actual no tiene nada que ver con las festividades celtas prerromanas? Si y no.

¿Y qué era Halloween antiguamente?

El origen de la festividad parece bien claro: a pesar de que se piensa que esta festividad está dedicada a la victoria de la oscuridad sobre la luz, en realidad eso sólo ocurre en verano. Exacto, es cuando las noches llegan a su mínimo y empiezan a hacerse mas largas, luego “han vencido” a la luz y cuya fiesta opuesta sería en nuestra actual Navidad, donde el día por fin vence a la oscuridad y comienza, poco a poco, a imponerse a las frías noches del invierno que está por venir. Halloween deriva directamente de la festividad dedicada al “culto” o mas bien respeto a los muertos, a los ancestros y a los familiares cercanos que, según ciertas tradiciones, se pensaba que cuidaban del hogar tras fallecer cuyo origen es celta, y que en la antigüedad se llamó Samhain, Samainn, Samon, Samonis, Samonios, etc. Según la superstición durante varias noches el “velo” que separa el mundo de los vivos y los muertos es más fino que nunca y las almas pueden pasar de un lado a otro, sean buenas o malas. Los druidas, sacerdotes celtas, debían entonces ir casa por casa pidiendo una suerte de limosna para ofrecerla a dichos espíritus y que cada uno permaneciera en el mundo correcto.

Existen registros de que en determinadas regiones donde predominaba la cultura celta, aparte de las actuales Irlanda, Gran Bretaña, Francia y si, la Península ibérica aparte del centro de Alemania, se utilizaban unos calendarios solilunares donde aparecen ya determinadas algunas festividades que aunque no lo creáis perviven hoy día transformadas en otras que no difieren tanto en el fondo como si lo hacen en la forma. Uno de esos calendarios, profusamente investigados y desbrozados a pesar de los pocos datos que existen (los celtas no eran dados a dejar muchos registros, al contrario que sus coetáneos latinos), es el de Coligny.

Resumiendo, en este calendario ya aparece esta festividad que citaba antes, Samonios, y que según investigaciones parece ser que marcaba el inicio del año y el conteo de dichas lunas, las cuales debían encajar a su vez con los meses solares de una forma bastante compleja e inexacta. Lo importante es que esta festividad, que ocurre justo después de las ultimas cosechas, se dedica de una forma u otra a honrar a los muertos mediante ofrendas. La posibilidad de que los druidas fueran recolectando parte de la cosecha recién recogida para donarla a los espíritus y que reinara el orden en la sociedad parece bastante plausible. De hecho, el vocablo “Samhain” significa en gaélico “fin del verano”.

En dicho calendario aparece, por ejemplo, que la fiesta de Samonios duraba varias noches (ya que los celtas contaban los días desde el atardecer hasta el siguiente atardecer), de ahí la atribución de importancia a la fecha.

¿Cómo ha perdurado hasta nuestros días esta fiesta y otras de origen celta o pagano?

Aunque no lo parezca la mayoría de nuestras festividades anuales no son de origen judeocristiano. Cuando una sociedad impone sus costumbres a otra de una forma u otra (guerra, política, mezcla…) esto ocurre por fases si las sociedades se unifican o entran en contacto directo. En este caso, una vez el Imperio Romano se convirtió al cristianismo, este estaba en minoría frente a las tradiciones paganas populares. Para poder introducirse de una forma más eficaz, la nueva religión oriental fue transformando las viejas tradiciones en otras más cercanas a su credo, y esto se percibe por ejemplo en el paso de dioses/as a santos/as del cristianismo. Santa Brígida de Irlanda por ejemplo, que “tomó el nombre” de la diosa celta Brigid. De esta forma, la transición es mucho más suave y los gentiles podían entender y asumir rápida y cómodamente la nueva religión. Finalmente, el cristianismo se impuso ante la mayoría pero las festividades quedaron ahí.

Según la tradición existen ocho festividades celtas, las cuales se celebraban con cierta regularidad, de forma cíclica y anual. Las fechas son aproximadas, pero se aceptan las siguientes:

-Samhann, a finales de octubre-principios de noviembre
-Yule, durante el solsticio de invierno.
-Imbolg, a finales de enero-principios de febrero.
-Equinoccio de primavera.
-Beltane, a finales de abril-principios de mayo.
-Litha, durante el solsticio de verano
-Lugh, o Lughnassad, a finales de julio y principios de agosto.
-Equinoccio de Otoño.

Cuatro de las fiestas coinciden con los equinoccios/solsticios y las otras cuatro quedan aproximadamente cuarenta y cinco días después. ¿Hay correspondencia con estas festividades en nuestro mundo judeocristiano? Pues si, las hay.

Samhain, la Vispera de todos los santos. Se honra a los muertos con diferentes ofrendas (flores, plegarias) rogando por su protección. En numerosos pueblos de todo el occidente europeo persiste la tradición de ir por las casas recolectando comida para donarla a los muertos, como en Asturias.

-Yule, Navidad. Existen indicios de que si Jesucristo existió, nació probablemente en primavera y no a las puertas del invierno. En esta festividad también se celebraban ritos a otros dioses como MIthra. Es la fiesta de la luz, donde por fin las noches empezarán a ser más cortas. El sol se impone sobre la oscuridad. Tanto Jesucristo como Mithra son deidades solares que vencen al mal, a la oscuridad.

-Imbolg, la Candelaria: el día se hace fuerte, pero no lo suficiente. Se encienden luces, velas y demás para que pueda ser de día el máximo de tiempo. El invierno va llegando a su fin poco a poco.

-El equinoccio de primavera, nombrado a veces como Ostara. Parece que en inglés deriva en Easter. Se celebra entonces la Pascua, donde se conmemora el “renacer” de Jesús así como la vida renace tras el duro invierno.

Beltane o Bealtaine, los mayos. En Cantabria y Galicia se siguen celebrando festividades que tienen que ver con el fuego (Beltane significa “Buen-fuego”) y marcaba el inicio del pastoreo. No coincide con ninguna fiesta cristiana importante salvo Pentecostés, que queda al final de mayo.

-Litha, San Juan. Se celebra el fin de las noches cortas y el principio de las largas, por eso se encienden hogueras, para que la noche más corta del año ni siquiera exista.

-Lugh, en agosto. No coincide con ninguna festividad cristiana importante, aunque está cerca de la Asunción. Al ser una fiesta intermedia (no coincide con los equinoccios/solsticios) varía según la zona.

-El equinoccio de otoño no coincide tampoco con ninguna festividad importante cristiana, pero forma parte de la triada de la cosecha, junto con la festividad anterior y la siguiente.

Como podéis ver, aunque no todas las festividades cristianas tengan un trasfondo pagano, muchas de ellas siguen fuertemente ligadas y han perdurado de una forma u otra, más o menos directa, hasta nuestros días.

¿Y de qué estaba yo hablando?

En definitiva, como decía al principio, bastante gente reacciona mal al hecho de que se celebre Haloween en nuestras tierras, como si fuera una tradición realmente ajena. Que realmente lo es, ya que salta desde épocas celtas a las migraciones irlandesas a EE.UU, y de ahí a través del cine y el intercambio cultural hacia Europa de nuevo. Pero esto no quita que las viejas tradiciones prerromanas sigan vivas durante nuestros días, transformadas o adulteradas, y no está de más conocer el origen de algunas creencias y ritos que en realidad no nos son tan extraños como parece.

Anuncios

2 comments

  1. Interesante revisión histórica, pero aún con todo, no estoy de acuerdo contigo (aunque sea por una vez) 8^)

    Si nos remontamos a los origenes, TODO es lo mismo, TODO viene de donde mismo y TODO tiene las mismas bases, es de perogrullo, pero así es; venimos del mismo lugar geográfico (África) y a su vez, venimos del mono…

    Aunque la historia es indiscutible, las costumbres (más que tradiciones, costumbres) están más arraigadas en unos sitios que otros y es en eso en lo que me baso. En mis casi 40 años de existencia, JAMÁS había viso celebrar Halloween en este país (a excepción de estos últimos años). Es verdad que las costumbres van cambiando y se van adquiriendo de unso sitios y de otros, y es obvio que ésta estará plenamente inmersa en nuestra sociedad en unos cuantos años más, como tantas otras cosas. Quizás lo que más me molesta es que se instaure por la propaganda y la “ignorancia receptiva” y no por el verdadero conocimiento de la historia.

    Pero bueno, la realidad es así y no seré yo el que “luche” contra ella, pero a mi puerta que no llamen pidiendo golosinas… ja, ja…

    Salud”

  2. A ver, no me he remontado tan tan atrás porque si no, todo pierde sentido a la hora de buscarle un sentido xD No tenemos tanta información acerca de las tradiciones y cultura de aquella época,pero si sobre la época celta, sobre todo por autores romanos.

    En el fondo la “herencia” que hemos recibido es simplemente una fiesta más donde salir, divertirnos, disfrazarnos y pasarlo bien, no tiene más historia. Incluso al no tener ya un trasfondo religioso o ligado a una cultura en concreto (salvo la estadounidense) lo deja mas “limpio” como quien dice.

    El Halloween que tu no has visto celebrarse es el “tipico” norteamericano, pero aun permanecen ritos en la península de época celta y he puesto un par de enlaces.

    🙂

    Gracias por tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s