Novedades.

Reconozco que últimamente escribo poco, pero no quiero ver esto como una obligación, sino como una habitación donde descansar. Uno de los objetivos iniciales era ese, tener un pequeño espacio libre donde poder sentirme cómodo, como en casa. Si tiene nombre de habitación de hotel no es por casualidad.

A título informativo sólo decir que, en principio, si todo va bien y sigue el rumbo actual (y no suspendo ninguna asignatura, cosa que no me ha pasado desde que estoy estudiando lo que ahora) empezaré las prácticas en el sitio donde hace un tiempo dije que trabajaría en un futuro. El lugar donde sé que puedo aprender más que en ningún otro sitio y donde por fin, después de 7 años largos estudiando sin estar obligado y trabajando en los asuntos más diversos, podré aplicar lo que sé y lo que me gusta. Y que conste que en un principio no sabía cómo iba a llegar hasta ahí. Pero lo he hecho.

No diré el nombre del hotel, mis allegados ya lo conocen y los desconocidos creo que no tienen porqué. Sólo diré que es un buen hotel. Yo no puedo estar más contento y aunque finalmente no me dieran las prácticas allí, ya me puedo sentir cómodo porque hice una entrevista con ellos que pasé favorablemente. Es de las primeras veces que me he sentido a gusto haciendo una entrevista de trabajo.

Además, me anima a continuar alguna idea relacionada con unos relatos que ya tengo a medio hacer y cuyo hilo conductor sería el propio hotel. Aún tengo que desarrollarlo más, pero la idea ya está implantada en mi cerebro y es imposible dejarla ir. Como los elefantes rosas y todo eso.

Con esto me gustaría añadir dos cosas:

1. Todo lo que uno hace hasta alcanzar sus objetivos siempre sirve para algo siempre y cuando sepamos aprovecharlo, aunque no parezca tener una relación directa al principio. Aunque no lo creáis, cosas como trabajar en zonas VIP de algunas discotecas, aguantar a gente borracha durante toda una noche, saber vestir un traje o cambiar de trabajo casi cada año aporta más de lo que yo pensaba en un principio.

2. Vivir al día está bien; planificar un poco está mejor. Pero convertir tu vida en una agenda cuadriculada es un error. Para disfrutar de la vida hay que dejar margen a la improvisación y a la sorpresa.

Con esto os doy las buenas noches, y que paséis una buena semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s