Renovatio. Innovatio.

Renovar. De “Renovatio-renovationis”.  Deriva a su vez de la raíz latina “novus-novum”, nuevo. El prefijo “re-” implica “volver a hacer”, significando la palabra “volver a hacer de nuevo”.

Innovar. De “Innovatio-innovationis”, deriva de la misma raíz latina que renovar. En este caso, el prefijo “In-” que hace referencia a “desde dentro”, “hacia adentro”. Es decir, algo nuevo que surge de uno mismo.

Renovatio. Innovatio.

Renovar e innovar. Dos conceptos que no paran de dar vueltas en mi cabeza ahora que termina el año. Parece un poco absurdo ya que dicen que cualquier momento, en cualquier lugar es perfecto para iniciar un cambio. Pero los seres humanos somos “animalitos” muy simbólicos y tendemos a utilizar elementos visibles para asimilar mejor los conceptos, memorizarlos y compartir la información que contienen.

No hace falta decir que vivimos en años de cambio y no sólo de crisis. Pero esto es desde hace bastante ya, donde todo ocurre a una velocidad vertiginosa, apenas dando margen a entender qué pasa a nuestro alrededor cuando ya hay algo nuevo para asimilar. Y eso es algo que me encanta, porque implica viveza, dinamismo, movimiento. El agua estancada termina apestando, ¿verdad?

2012 va a terminar para mi como un año insulso, soso, pobre y prácticamente vacío en cuanto a lo personal se refiere. He hecho todo lo que tenía que hacer precisamente porque tenía que hacerlo, no porque lo deseara o lo necesitara. Trabajo porque hay que trabajar, estudio porque hay que estudiar y socializo porque hay que hacerlo. “Hay que”. Me dicen que “me falta pasión” y yo lo llamo “es más de lo mismo”. Que son rachas. Que esto se pasa.

Son formas diferentes de entenderlo, al fin y al cabo.

Ahí, en la erradicación de ese “más de lo mismo” es donde entran en juego la renovación y la innovación, conceptos que a su vez están íntimamente ligados. Son mis dos únicos propósitos no sólo para este año, sino de aquí en adelante. Ni siquiera son propósitos: puede entenderse hasta como un estilo de vida, depende de cómo se mire. Eso si, con un orden.

Primero, renovación. Renovación porque si se quiere crecer y cambiar, se debe partir de lo que se es para continuar adelante. Y de donde se viene. Y de lo que se hizo y se aprendió. De las experiencias positivas y de los fallos. Es tomar lo antiguo para transformarlo, para volver a hacerlo. Rehacerlo.

Después, innovación. Porque si renovar es adecuado, hacerlo sin innovar puede significar volver a hacer exactamente lo mismo, una copia de lo anterior. Algo que solemos llamar “rutina” cuando nos aburre y “buena vida” cuando nos gusta, pero al fin y al cabo es lo mismo de ayer y seguramente mañana no cambiará. Por eso se debe crear.

Por ejemplo, cuando uno se harta de la vida que lleva y dice: necesito un cambio. Y para lograr ese cambio, hace exactamente lo mismo que ha hecho hasta ese momento. Así no. Si se quieren resultados diferentes, hace falta hacer cosas diferentes.

En unas horas entraremos en 2013. De entrada, en menos de tres meses estaré cumpliendo uno de mis objetivos académicos, que a su vez significan cambios laborales: por fin trabajaré en algo que realmente me gusta y para lo que estoy formándome. Se acabó hacer trabajos que sólo dan dinero y normalmente, poco. Esto ya implica per se una “renovatio” de las condiciones que me rodean. Se establecen de nuevo, y es un primer paso a la vez que una oportunidad. La “innovatio” en cambio debe provenir de mi mismo, y quizás estas nuevas condiciones lo hagan ligeramente más fácil.

Finalmente, ambos conceptos se pueden aplicar también a las relaciones con los demás. Renovar implicaría “revisar” que efectivamente la interacción con esas personas no sea un constante “volver a hacer”. Hablando en plata: estrechar los círculos. ¿E innovar? Suprimir rutinas con estos círculos. Rutinas como salir sistemáticamente, seguir saludando a quien te vuelve la espalda, perder el tiempo en charlas estúpidas, ya me entendéis. El baile de las máscaras que diría uno que yo me sé 🙂

Sea como fuere este nuevo año, aparte de ser un símbolo como decía al principio, viene cargado de novedades a todos los niveles. Eso de por si ya lo hace interesante, mucho más que este año que termina.

Dicen que soplan aires de cambio y puede que sea verdad. Y por todo esto, quizás ya merezca la pena.

Feliz 2013.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s