Mes: marzo 2013

Ada Colau, ¿desenmascarada?

Estos días no paramos de ser bombardeados con toneladas de información política: que si se está gestando el fin del mundo en Chipre, que si Urdangarout (ya no es -in porque no sale en la web de la Royal Family) está más callado que puta en comisaría, que si los ERE’s andaluces…

…pero hay un tema, uno de todos ellos, que me calienta de tal manera que podrían cocinárseme pizzas al punto en el lomo y es el asunto de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, la PAH.

¿Cómo? ¿Que aún no habéis oído nada acerca del tema? ¿En qué aldea viviis?

La PAH es “una asociación y movimiento social por el derecho a la vivienda digna surgido en Febrero de 2009 en Barcelona”, según Wikipedia. Atentos al dato, porque nació bajo el último mandato de Zapatitos y ya desde entonces estaba en activo. Se unió al 15M poco después.

El movimiento se define claramente como “horizontal, no violento, asambleario y apartidista“. Esto último es lo que parece no haberle quedado claro a la caverna mediática que tan cómodamente vive en España vomitando sapos y culebras esperando vender algún folletín de esos que editan, tan ásperos que no sirven ni para limpiarse el culo con ellos.

Pues resulta que como siempre, como cada vez que alguien opina diferente en este país y en este caso no sólo opina sino que propone algo de manera efectiva y lo lleva a la práctica, se cita al comodín español que  se encarga de desviar todas las conversaciones hacia el mismo punto. Hablamos, si señor, de ETA.

¿Cómo llega a relacionarse una asociación cuyo objetivo es básicamente hacer cumplir la Constitución Española (si, es ese documento tan raro que sólo sirve para decir que aquí hay un Rey, como dijo Anguita) y permitir a los españoles el acceso a una vivienda con una organización terrorista independentista?

Pues yo os lo resumo en un momento en base a lo que dice este artículo de El País: resulta que los malvados vascos organizaron una manifestación en Bilbao buscando el acercamiento de los presos etarras a sus ciudades de residencia algo que por cierto, recomienda la mismísima declaración de los Derechos Humanos, no es algo que se haya inventado nadie aquí en este país. En esa manifestación van de la mano un montón de asociaciones con siglas incomprensibles para alguien que no hable euskera, pero el caso es que entre ellas estaba “Stop Desahucios Bizkaia”. ¿A que parece que fue la PAH la que envió a estas personas a manifestarse?

Pues olvidaos, básicamente porque Stop Desahucios Bizkaia NO PERTENECE a la PAH como tal. El que lanzó la primera cubeta de mierda fue Carlos Cuesta, redactor jefe de El Mundo. Más tarde, fue Cristina Cifuentes, tristemente conocida por su verborrea y sus traumas infantiles diversos y variados, la que vincula la PAH con grupos “filoetarras”.

¿Por qué de pronto, tras más de cuatro años de actividad, se les relaciona ahora con ETA y no antes? La palabra es una: el escrache. Viene de argentina y básicamente es protestar montando un buen pollo frente a la casa de los políticos que el grupo considere para hacerle oír sus quejas, ya que desde sus escaños parece que el sonido no llega. Rara vez se ve violencia en estos casos y en España de momento, con todos los escraches que se han hecho, no ha pasado nada más salvaje que pegar pegatinas en un portal o ir correteando detrás del político de turno recordándoles quienes son y por qué están donde están. Es curioso porque politicos como Rosa Díez (UPyD) y María San Gil (PP) o los cachorros del PP de Nuevas Generaciones resulta que en su día también eran unas folloneros y unos etarras.

Pero el remate, el premio gordo, el mojón más grande y apestoso se lo lleva ese diario que tanto amo por las horas de risas que me proporciona de forma gratuíta obviamente, no pensaba pagar ni un céntimo por él. Os hablo, queridos amigos, de La Gaceta. Pasen y vean:

                                           

¿A que es de puta madre? Analicémosla un momento, será sólo un segundo:

La verdadera cara del movimiento que acosa y amenaza a los diputados del PP“. Ada Colau, portavoz de la PAH, ya ha recibido amenazas reales por Twitter por este asunto.

Desenmascarada“. Te han pillado Ada: saben que quieres que los españoles tengan casa y eso no puede ser. Mejor vacío que con pobres dentro. Quizás no son ellos los que deban quitarse las caretas de demócratas y dejar escapar al niñato que llevan dentro, no.

Más abajo, otro titular: “A pesar de las cesiones, ETA amenaza al Gobierno si no abre ya una negociación“. ¿Alguien trata de insinuar algo? ¡Qué dices hombre!

Pues ya está, lo consiguieron. Para millones de votantes esta mujer trabaja en un mano a mano con ETA utilizando cosas como bombas-lapa, PAH-tabernas para recaudar fondos, cartas bomba, amenazas a la Policía y la Guardia Civil, secuestros…Vale, he exagerado: no secuestran.

No me enfada que esta gente publique cosas así: Ada podría liarse a demandar como si no hubiera un mañana y darles un escarmiento. Lo que me cabrea realmente es que haya gente que les crea y piensen que es igual una asociación apolítica que una banda armada. Porque habrá más asociaciones apolíticas y lo volverán a hacer, igual que dijeron también de otros colectivos como por ejemplo:

Padres manifestándose contra los recortes en educación: es ETA
Artur Mas también es ETA
La manifestación del 25S que pretendía rodear el Congreso, pura ETA.
El PP y el PSOE, amigos, son muchas cosas pero también son ETA.
El PP repite en nuestra lista como el ajo en un gazpacho y adivinad: si, son ETA.
Incluso Forges, el dibujante, es ETA!*

*Del artículo “15 cosas que son ETA” del Huffington Post.

En definitiva, toda aquella persona, organización, asociación o partido que difiera de lo que uno cree es potencialmente ETA en cualquiera de sus formas. Protestar es ETA porque como ETA protesta, el que proteste es porque les apoya. Por esa regla de tres como los etarras beben y cagan, y el Rey bebe (JA!) y caga, pues también es ETA, claro. No se le nota pero porque es muy campechano, ya sabéis.

Por suerte poco a poco en este país, y aunque no lo parezca, algunas cosas están cambiando. Cambian porque la gente está cansada, asqueada y harta de que se le coma la oreja cada cuatro años y luego si te he visto, o si te quedas sin casa, sin trabajo, sin dinero o sin Universidad, no me acuerdo. Harta de tantas desigualdades y que mientras nos digan que “no hay dinero”, nos recorten en todo lo recortable excepto en la Iglesia, porque las misas son sagradas (estoy que me salgo hoy) y luego los veas ya no gastar, sino robar dinero a espuertas, jactarse de ello y pavonearse ante la opinión pública que encima volverá a votarles.

Pero ya hay gente en la cárcel por robar. Y poco a poco la intención de voto está cambiando y el poder a su vez está cambiando de bando, y ellos tienen miedo porque saben que no les quedan mentiras para que la gente se las crea. Poco a poco, la gente es consciente de su poder como persona y como masa, sabe que muchas personas juntas golpean (si, yo también soy ETA) mejor que una sola y que si nos lo proponemos, si nos unimos y si buscamos un fin común sencillo como puede ser vivir con dignidad SÍ, SE PUEDE. 

Quiero dedicarle éste artículo, aunque no sé si alguna vez lo leerá, a Doña Ada Colau por todo su esfuerzo, su arrojo y la valentía que demuestra al enfrentarse a toda esta pandilla de energúmenos y a pesar de las amenazas, que quiera seguir adelante con sus protestas. Muchísimas gracias, de todo corazón.

Recomendación: si queréis saber más acerca de lo que está haciendo Ada Colau junto con la PAH, deberíais leer su libro “¡Sí se puede!” donde habla más de cerca acerca de la ILP que presentó para lograr la dación en pago, entre otras cosas.

Anuncios

Un cuarto de millón.

Cuando empecé a escribir esto nunca lo pensé, y si lo pensé era como a muy largo plazo, yo calculaba unas seis o siete vidas completas para alcanzar esta cifra. Pero no.

Año y medio después de empezarlo, este blog alcanza las 250.000 visitas gracias a vosotros, más que nada porque os aseguro que yo no he visitado mi mismo blog todas esas veces. Sería cómico, pero aburridísimo siempre lo mismo.

Aprovecho desde aquí para saludar a mi madre y a mi padre, que me estarán viendo, y a Mercedes, mi farmacéutica. También me gustaría saludar y dedicar el siguiente vídeo a todas aquellas criaturas que aún viven esperanzados de que en primavera no llueva, que yo imagino que serán los mismos que en Julio piensan que hará frío al día siguiente o bien, que la botella de champagne siga teniendo burbujas tras dos días con el mango de una cuchara metido dentro.

Muchas gracias a todos.

No soy un esclavo (II)

¿Recordáis la entrada “No soy un esclavo“? Vamos a darle una nueva vuelta a esta tuerca, porque parece que algunos no se quedan a gusto.

Tras despedirme del local anterior de malas formas y por un motivo de dudosa validez quedó “pendiente” que ellos me entregaran un sobre con 21 euros que me faltaban y yo devolviese las camisas del uniforme que utilizaba. Nadie más volvió a decir nada hasta hoy, cuando mi ex-encargado-directo me ha llamado. Lo primero que se me ha venido a la cabeza es “capaces son de denunciarme o algo” y luego un “quizás quieren que vuelva a trabajar…”

Es lo primero que he pensado cuando he visto una llamada perdida de mi ex-encargado-directo en el móvil y un par de mensajes por Whatsapp mientras estaba en las prácticas. Nada más salir yo, nos ponemos en contacto y perdiendo un poco las formas me ha sentenciado a no volver a trabajar donde él esté…

Me explicaré un poco mejor. En la entrada anterior lo omití porque me parecía irrelevante pero voy a añadir un pequeño detalle que me gustaría, si queréis, que me comentárais para decirme qué opináis: en este bar de copas donde sucedió todo nos dieron un uniforme con las letras del local grabadas y demás. Cuando me echaron me exigieron su devolución cosa que veo totalmente normal: yo no las quiero para nada además de que me quedan enormes. Por mi parte, sin problema.

Pero también olvidé citar que me deben tres horas de trabajo: exactamente 21 euros. Sea más o sea menos, son MIS veintiún euros. Como si son doscientos, lo mismo me da. Son míos y es fruto de mi trabajo.

Bien, pues en mi último mensaje a mi encargado-supremo, al día siguiente de mi despido, le digo exactamente esto:

“Buenas encargado-supremo:

Ya he hablado todo con el encargado-directo, siento lo de anoche pero creo que mejor así. Hoy no he podido acercarme con las camisas, iré mañana o pasado. Si puede ser, por favor, ¿puedes mirarme lo de las tres horas que me faltaban? Así queda todo hecho 🙂 Gracias!”
Esta es mi manera educada de decir: cuando tengáis mi sobre, voy y os dejo las camisas porque sé que como os deje las camisas vais a pasar totalmente del tema y voy a perder mi sobre. No me parece algo descabellado y creo que merecía una respuesta, ya que después de todo fue este encargado-directo el que me llamó a la una. Y si puede llamarme a la una de la noche para trabajar, creo que también puede llamar en cualquier momento (o mandar un SMS de cualquier tipo) para que me acerque.

Lo del sobre aunque suena muy a PP, también es habitual en los bares de copas.

Este mensaje se envía exactamente el 23 de Febrero de 2013 a las 20.48 de la tarde. Desde entonces este encargado no ha podido o no ha querido contestarme con un simple: “Ven a por tu sobre y tráete las camisas” y allí que me hubiera plantado yo el primero sin problema para zanjar todo este asunto. Aunque yo considere que ellos han fallado, no hay por qué acabar a las bravas o al menos yo no soy de ese parecer.

Pues a lo que vamos: durante la llamada mi ex-encargado-directo me ha dicho, resumiendo, que qué pasa conmigo, que le estoy dejando fatal por no llevar las camisas, que tengo muy poca vergüenza por dejarle así de mal porque él me trajo allí (¿no hay que tener poca vergüenza para llamar a la una de la mañana?), que está todo el mundo hablando de ti, que si estuvieras aquí delante te la montaba aún más grande y lo más importante para mi:

“Que la puerta para trabajar en A y B (otros dos locales donde esta persona trabaja) la tienes cerrada”

Esto podéis entenderlo como queráis: acoso post-laboral, exclusión pre-laboral…no sé, alguien con más luces que yo seguramente podrá definirlo mejor y de una manera más precisa. A esta persona la conocí trabajando en A donde también era mi encargado-directo y entonces fue de maravilla, os lo aseguro. Ni una salida de tono, ningún retraso en nada y sí, días de reserva en los cuales me avisaban como máximo a las 20.00h para ir o no. Si se hubiera hecho así, no hubiera habido ningún problema. Pero esta última empresa es muy, muy diferente.

Parece que le ha molestado durante la conversación que yo citara “mi dignidad” para no ir a presentarme a la empresa que me había echado por los motivos que os conté, sin saber si me pagarían o no (tampoco tengo por qué saberlo, sabiendo que la legalidad no es su fuerte). Ya no es por no querer pagar, es que me puedo imaginar que estas cosas “se van dejando” porque ya no son importantes y demás. Nunca me había pasado esto ni soy adivino, la verdad.

Tras finalizar la conversación con encargado-directo aún así, le he escrito un whatsapp (soy pobre, no puedo llamar) diciéndole que con él no tengo absolutamente ningún problema y que si quiere me acerco a donde esté para llevarle las camisas y que con el sobre haga lo que quiera, que me da igual lo que tenga dentro. Pero que sigo pensando igual, que no voy a ir al local donde creo que no se me ha tratado bien en comparación a como yo he respondido y que  sé que él no tiene la culpa, pero que yo tampoco me merezco esto (este trato).

Después de esto, no ha habido respuesta alguna.

Y hasta aquí llega la aventura laboral de hoy. Aún falta una (espero) de cómo conseguí quedar con encargado-directo para devolverle las camisas, si me dio o no los sobres y lo que durante ese intercambio de bienes se diga, que preveo que van a ser palabras muy duras como “me has dejado tirado”, “olvídate de trabajar en verano en Sevilla”, “me has fallado” y demás técnicas de relajación. Grabaré la conversación para luego transcribirla.

Hasta entonces, gracias por leer esto y muchas más por comentar vuestra opinión.

PD: No he denunciado absolutamente nada porque aún estoy hablando con gente experta en derecho y viendo si se puede o no se puede hacer, y evaluando las consecuencias que podría tener enfrentarme directamente con una empresa con tanto “poder” en la ciudad y si, algo de miedo se le tiene a eso. 

Nuevo diseño

Estoy cambiando un poco el diseño el blog, los dinámicos de Blogger ya me aburrían un poco. Me tomará un tiempecito dado que soy un manta con el HTML, de hecho no paro de mirar tutoriales en latino en Youtube acerca de cómo configurar una plantilla de este tipo, pero todo se andará.

Ruego disculpéis las molestias, si es que realmente os molesta porque lo mismo os lo pasáis por el arco del triunfo muy bien jugando al Monopoly.

Buen fin de semana!

PD: Se aceptan críticas, sugerencias, ideas e insultos. Ánimo!