Mes: abril 2013

Odiosos trabajadores.

No me considero una persona extraordinariamente quejica, la verdad, pero lo de hoy ya es que me enerva hasta tal punto que necesito compartirlo básicamente para no cagarme en los muertos de nadie yo sólo y poder hacerlo más a coro, más social.

Algunos sabréis que estoy de prácticas en un hotel. Tengo suerte: no me explotan, cumplen con las horas estipuladas, no me hacen hacer el “trabajo sucio” de nadie y tengo que decir que me lo paso bastante bien…exceptuando esos momentitos en los que te cruzas con ciertos compañeros que parece que desde que se levantan hasta que se acuestan rezuman mala leche como un mal botijo. Ya hablé una vez de ello por aquí, pero hoy quiero hacer énfasis en el tema y luego entenderéis por qué.

Mi trabajo consiste en dar la bienvenida al nuevo cliente, hablar un poco con él, contarle cosas del hotel, darle algunos horarios, algunos sitios donde ir, acompañarle a la habitación, enseñársela y algunas tareas más. Como veis, es algo muy ecléctico y que toca muchos “palos” como quien dice, por tanto me cruzo a lo largo del día con muchos departamentos. Y en ellos me he ido encontrado gente como:

1. El típico que anda siempre más pendiente de lo que haces tú que de su propio trabajo, para ver si fallas y tiene algo que comentar con el resto porque su vida es tan jodidamente insípida e insustancial que necesita rellenarla de estas cositas.

2. La subnormal de turno que piensa que “como eres de prácticas, no debes quejarte jamás ni proponer nada“.

3. El vinagres-senior: ya hablé de esta gente alguna vez pero es que cada vez que me cruzo con ellos me asombro y los admiro, porque son unos supervivientes natos. Vamos, que no entiendo como siguen vivos y sin que nadie les haya partido la cara por bordes. Para ellos todo son malas caras hacia los demás de su nivel o inferior, desprecian cualquier gesto de buena voluntad y están deseando llegar a sus casas porque odian al mundo tanto o más de lo que el mundo les odia a ellos. Bastaba con una sonrisa sincera, gracias.

4. El vinagres-junior o aprendiz de vinagres: lo mismo que lo anterior, pero en lugar de tener 40, 50 o 60 años, apenas alcanzará los 25 o 30. Tiene más cojones, porque siendo tan jóvenes y tan amargados…

5. La típica que sólo saluda delante de los jefes, pero el resto del tiempo no sabe si eres hombre o mujer, si estás vivo o no respiras, etc.

6. Y cómo no, y más en el mundo de la hostelería, tenemos a un personajillo atento, gracioso y simpático cuya lengua es capaz de limpiar tu culo y el de todos tus ancestros hasta la cuarta o quinta generación de un sólo lengüetazo con tal de caer bien y conservar su puesto de trabajo precisamente para ocultar lo poco que trabaja, cuánto se escaquea o lo torpe que es para desempeñar dicha tarea. A veces ya lo hacen por vicio y todo.

No me quiero calentar con estos personajes, pero sencillamente les recomendaría, si alguna vez leen esto y se sienten identificados (aunque no lo harán, al menos lo segundo porque una persona de estas características no sabe o no quiere saber que lo es) yo les recomendaría sencillamente que se tomaran las cosas de una forma más…suave. Más agradable. Que empiecen a apreciar un poco a los demás y lo que los demás pueden llegar a hacer por y con ellos.

Todos tenemos días malos, incluso etapas malas. Puede incluso caerte mal alguien del trabajo y sencillamente, no soportar nada de lo que haga. Pero por favor, que para trabajar hay seis millones de personas esperando y seguro que cogerán un puesto de trabajo como esos con buena gana, ánimo y empatía precisamente porque saben lo que es sentirse ninguneado como yo me he visto hoy.

Que todos tenemos más o menos problemas es obvio. Que todos tenemos preocupaciones, también, para qué engañarnos.

Que todos nosotros, los trabajadores de toda la vida de los diversos sectores estamos más jodidos que nunca, más divididos, más confrontados y más acojonados por culpa del devenir de la política durante esta última década, el “sálvese quién pueda“, y que en lugar de tirarnos piedras sobre nuestro propio tejado, joder, podríamos echarnos una mano mutuamente haciendo algo de piña, aunque fuera simplemente solidarizarse con alguien del mismo gremio al que poder echarle una mano en un caso puntual. O resumiendo: no jodernos la marrana entre nosotros, que bastante nos joden desde arriba ya.

Pero no me toquéis más la moral, por favor. Vivid y dejad vivir a los demás, que tampoco es tan complicado.

Anuncios

Este país está MUERTO.

Españoles, españolas, siento anunciar que éste país está definitivamente muerto. Llevan años estrangulándonos de las maneras más creativas y duras posibles, recortando en todo aquello que nos hace falta a nosotros, privándonos de lo que un día creímos un derecho. ¿Recordáis cuando veíamos por televisión las duras imágenes de Grecia recortando aquí y allá, los disturbios y todo lo que un día creímos que nunca nos pasaría? Pues muchos pensamos que un día nos pasaría a nosotros, y ese día fue ayer. O antes de ayer, qué más da. Y hoy creo que ya lo tengo claro: no hay esperanza.

No me ha hecho falta ir al Congreso, más que nada porque no he podido. No puedo permitirme el coste de un viaje a Madrid ni tampoco tengo tiempo suficiente, pero he intentado informarme por todos los medios posibles como cámaras en streaming, redes sociales, diarios, blogs… y he llegado a la conclusión de que la ciudadanía española está tan anestesiada después de tantas bofetadas, está tan absorta en sus propios problemas, está tan preocupada por lo que pueda pasar en el futuro que no se preocupa en absoluto por su presente.

Si bien es cierto que ninguna condición nos es favorable, la manifestación de hoy que pretendía asaltar el Congreso ha sido la demostración más clara de lo que todos temíamos: que nos hemos rendido.

A partir de ahora nos conformaremos con sobrevivir, con trabajar “en lo que salga” sea lo que sea, ganando lo que podamos, y vivir a base de chanchullos, de trueques, triquiñuelas y tratos para mantener a los que tengamos bajo nuestra ala.

Poco a poco veréis como vuestros seres queridos se empobrecen mientras una casta política cada vez más rica vive completamente ajena a nuestros problemas. Y seguiremos votándolos, porque manipularán cada fórmula para seguir permaneciendo una y otra vez donde están, para que nosotros estemos donde estamos o incluso más abajo, más hundidos en el lodo.

¿Y es culpa nuestra? Definitivamente SI. No significa que sea únicamente nuestra, pero hay que admitir que todos, de una forma u otra, hemos permitido que esto ocurra y antes mirábamos hacia arriba ofendidos porque “no iba con nosotros”. Ahora miramos hacia abajo porque “no podemos hacer nada”. 

Siempre he dicho que nos quedaba un sólo poder y era la masa, el número. Somos muchos más que ellos, incluso si sólo contáramos a los parados. En cambio a través de los distintos medios he visto una manifestación vacía, pobre y tragicómica al mismo tiempo. Grupitos aquí y allá, pocas aglomeraciones, un montón de policías y poco más. Lo de siempre. Podría haber sido otro día, pero no. Sencillamente manifestarse en la calle ya no es útil porque han aprendido a desbaratar cualquier convocatoria de forma efectiva para que ocurra lo que ha pasado hoy. O pensamos algo efectivo, o la sentencia será firme.

¿Qué nos queda? Lo que ya han hecho muchos de vuestros amigos y familiares: huir. Esto ya no es emigrar, sino salir corriendo hacia donde podamos subsistir mejor. Quizás en un futuro, cuando las cosas cambien si es que cambian, podamos volver y construir una nueva España con políticos honrados, jueces a favor del pueblo, una policía decente, un sistema electoral proporcionado, unos impuestos adecuados…

…o quizás podría despertarme y dejar de soñar

Exámenes que deciden tu destino.

Ahora que estoy inmerso en las prácticas es cuando más cuenta me doy que prácticamente de todo lo que he estudiado durante estos dos años ni siquiera el 80% de lo que vi me sirve, al menos de momento. Todo lo que utilizo procede de habilidades sociales, hablar otros idiomas y aplicar el sentido común. Y de la propia práctica en si, por supuesto. De hecho, es la repetición de tareas la que más me está enseñando.

No es la primera vez que lo cito porque ya dediqué una entrada a lo mal estructurada que está la educación prácticamente desde siempre, pero es necesario recordarlo cada cierto tiempo para que nos demos cuenta de que aquí también existe una crisis muy importante: la educativa. Y no hablo de fondos, sino de sistemas.

Desde bien pequeños se nos dice que tenemos que estudiar para ser mejores, que tenemos que sacar buenas notas, que tenemos que decidir qué queremos ser de mayor. Y esto está genial, no lo niego: lo malo es el método.  La educación tradicional consiste en uniformar cualquier tipo de enseñanza para que ésta llegue a todos los alumnos de igual manera, en “igualdad de condiciones”, motivo que se supone que garantizará al alumno un futuro exitoso.

Desde los seis años se nos viene evaluando de una forma completamente estandarizada a todos por igual precisamente por esto anterior pero…¿acaso es que todos tenemos los mismos intereses, los mismos gustos, las mismas habilidades? ¿Fallamos todos en los mismos puntos o bien, si fallamos, no podemos compensar estos fallos con otra habilidad diferente? ¿Por qué tengo yo que estudiar lo mismo que el que tengo al lado, si él prefiere las Matemáticas y yo la Historia?

Más preguntas: ¿os ha servido de algo en vuestra vida diaria estudiar trigonometría, formulación química, estructura lingüística o el árbol genealógico de los Borbones de memoria? Si hoy saco un 8 en un examen y mañana saco un 7, ¿me he vuelto tonto de repente? ¿He olvidado cosas? ¿Cuántas veces habéis conseguido recordar al día siguiente de un examen todo lo que estudiásteis? ¿Y verdad que os acordáis de las cosas que SI os parecieron interesantes en clase?

El siguiente vídeo precisamente plantea lo mismo que comento: que el sistema educativo está obsoleto desde su nacimiento y que necesita un cambio urgente si queremos vivir de verdad en un futuro mejor.

Viva la República!

Hoy, 14 de Abril de 2013, se cumplen 82 años desde que éste mismo país que pisamos (algunos) se acostaba monárquico y se levantaba republicano, acabando así de forma legítima con la dinastía de los Borbones de nuestro país. El pueblo español a través del voto consiguió que en las grandes capitales de provincia hubiera una mayoría de concejales republicanos que desembocó en la abdicación de rey Alfonso XIII y su exilio a Francia, de donde ya no volvería.

Durante los seis años que duró esa segunda etapa republicana España fue uno de los países pioneros en educación e igualdad de voto; se alcanzó cierta separación entre la Iglesia y el Estado, y se elaboró una Constitución que hoy ya nos gustaría tener.

Como pequeño homenaje y porque es un gran discurso, os dejo este video donde el gran Julio Anguita que espero que os haga reflexionar acerca de qué tipo de República queremos y para qué la queremos. Dura algo más de hora y media aunque el discurso en si es más breve, pero es muy ameno de escuchar y puede aclarar muchas dudas acerca de un sistema de gobierno que hoy más que nunca se siente más cerca.

Salud y República!

El último "couplé".

Algo debe haberse revuelto en los Páramos del Destino cuando éste conspira para que en el mismo día y apenas unas horas de diferencia fallezcan dos personas relevantes cada una en su ámbito y que serán recordadas mucho tiempo: Margaret Thatcher y Maria Antonia Abad a.k.a Sara Montiel.

Decían las malas lenguas que una era una zorra capitalista y la otra una zorra muy lista, pero sea como fuere ambas dejaron para la historia un pedacito de su ser, algo a lo que aspiramos la mayoría de los humanos antes de desaparecer.

Sara Montiel era una actriz, cantante y un poco showoman en sus últimos años que aunque no lo creáis tiene mucho que ver en mi vida: uno de mis rincones preferidos de Barcelona era una tetería diminuta en pleno Raval que se llamaba “La Concha” y cuyo interior estaba completamente forrado de fotografías de todos los tipos, tamaños y colores de Sara Montiel, rozando por supuesto lo enfermizo y lo psicótico a partes iguales. Muy recomendable, por supuesto. Al menos hace tres años. Ahora mismo puede que sea un altar o un santuario de la cupletera. Fea no era, todo hay que decirlo.

En cambio la Thatcher (ZA-CHER, a ver si aprendemos) fue una política británica, Primera Ministra de hecho, “un poco cabrona” según los que la odiaban y “muy buena gente” según los que la amaban. Eso si, para todos fue “La Dama de Hierro” por cómo se las vio con la Unión Soviética cuando estos ya ni disimulaban su amor por el vodka. Conservadora hasta la médula se dice que le tenía envuelto el flamenquín a su marido en papel albal, con lo que raspa. Para que os hagáis una idea, la Thatcher era como Aznar pero sin bigote y con el pelo así como cardado. Como los políticos españoles actuales, también hablaba neolengua ya que “flexibilizó el mercado laboral” (abarató el despido, creó contratos de mierda), “privatizó empresas públicas” (regalar grandes empresas a los amigotes para que te subvencionen campañas) y debilitó a los sindicatos ya que los ingleses se quejan mucho y no podía ser.

Ella era todo lo inglesa que una señora inglesa puede ser.


(Eso si, tienen algo en común muy misterioso: las dos fueron parodiadas en La Hora Chanante.)

Y como extra, de Saritísima (por aquello de que lo patrio tira más) un par de extras: un video suyo super-sexy enseñando carnaza y haciendo la croqueta en un sofá, y el famosísimo anuncio de la MTV. Atentos al “Mi cielo” traducido como “My heaven”, como si tradujéramos “Miarma” como “My weapon”. Igualito. Advierto de que el primero induce al palotismo.

El anuncio es malo de pelotas pero tiene su encanto cañí. 

Y hasta aquí la necrológica de hoy. Cada día parezco más el ABC.

PD: Por si no lo habiais cogido, “couplé” significa un tipo de canción y a la vez “pareja” en inglés, de ahí el título. Era un juego de palabras qu….bueno da igual.