Contradicciones.

Uno va por ahí, matando horas ya muertas, saltando de vídeo en vídeo en Youtube cuando de pronto algo perfora tu cráneo y llega hasta lo más profundo de tu ser.

No, no son más más torturas como las del otro día. Es algo más tirando hacia lo metafísico. Pero primero, veamos el vídeo.

¿Veis? Qué sonido, ¿verdad? Tan místico, tan agradable, si fuera algo tangible sería miel derramándose por el borde del tarro. ¿Y ellos, qué tal? Hippies de libro, con sus rastas de hippie, sus gorros de hippie, sus pantalones de hippie, sus collares de hippies…vamos, un hippie de verdad, de los auténticos, de los convencidos! (Y bravo por ellos, por cierto)

…pero un momento. ¿Qué son esos instrumentos del diablo? ¿Qué clase de brujería es esa?

Entonces es cuando uno empieza a buscar hasta que se le termina por ir la cabeza, pero justo antes de eso te enteras de cosas como que esos instrumentos se llaman “Hang”  y se fabrican en Suiza aunque bien podrían venir del Caribe.

¿Qué qué tiene que ver esto con el título o con el resto de la entrada?

Pues ahí donde veis a estos dos hippies de bandera han tenido que viajar a la fábrica matriz en Berna, donde sólo los propietarios de la patente del tambor metálico pueden fabricarlos en todo el mundo, y desde 2009 “sólo” se han producido unos 6000 instrumentos. Sólo se venden en dicha fábrica, nada de internet ni moderneces esas antihippies. Previamente a la visita hay que enviar una carta, la cual si es seleccionada es entonces cuando te permiten comprar el instrumento, aunque la carta puede tardar meses en ser contestada, según Wikipedia.

¿Y del precio?

Bueno, si somos tan modernos que compramos instrumentos nada más que se inventan, en éste caso nos hubiera salido por la módica cantidad de 400 euros, más o menos. Pero ahora mismo, como somos más modernos aún y tan hippies, el instrumento cuesta alrededor de 2000 euros. Si si, se puede ser muy hippie y se puede tener 2000 euros para gastarse en un instrumento y luego tocarlo en la calle. Ojo, que a juzgar por las caras del de la derecha, debe estar disfrutando un montón y en otros vídeos con otros músicos se les ve como mínimo felices. Pero es que un hippie depresivo no es un auténtico hippie. Ya me entendéis.

Lo cierto es que me impacta un poco que personas así, que suelen proclamar que adoran una vida sencilla y tranquila, sin grandes lujos ni excesos, sin pensar en posesiones materiales y buscando paz tanto interior como exterior, se puedan gastar el dineral que debe costar ir a Berna y traerse una cáscara metálica de éstas. Que a mi me parece cojonudo, os lo prometo: de hecho me gusta el sonido y el ritmo que tienen.

Pero que no. Es decir, que si, pero que no.

Anuncios

7 comments

  1. Se parecen mucho a la “base científica” que tienen los “steeldrums” de Trinidad y Tobago, y que usan en la interpretación del “Calypso”, pero al revés 😉
    Interesane vídeo.

    Salud!

    es.wikipedia.org/wiki/Tambores_metálicos_de_Trinidad_y_Tobago

  2. Y volviendo a releer el texto:
    ¿Crees que la pinta (en este caso de hippie), es proporcional a su verdadero espíritu o modo de vida?, y en cualquier caso: ¿crees que el espíritu hippie de hoy día, es el espíritu hippie de cuando los hippies eran hippies de verdad?…

    😉

    Salud!

  3. En absoluto, basta con mirar un poco a la gente y saber que normalmente son enormes cáscaras prefabricadas. Como los “perroflautas” (no me gusta este término, pero es fácil de entender) que luego se sacan un iPhone5 nada más ponerse a la venta.

    Contradicciones, vamos.

  4. tu eres tonto chaval… O sea que según tu una persona no puede gastarse 2000 euros en un instrumento? Ah! es porque dices que son hippies pq llevan gorros. Porque sino tendrías que meterte con todos los chelistas, violinistas, pianistas y un infinito etcétera de gente que se gasta verdaderas fortunas en sus instrumentos.
    De verdad no se cual es la parte que te mosquea…

  5. Me mosquea que no hayas visto la etiqueta HUMOR y que no te hayas dado cuenta de que es una crítica absurda, porque cualquiera puede gastarse el dinero en lo que quiera.

    Sólo estaba haciendo un juego como si yo me dejase guiar por algunos estereotipos y prejuicios y…bah, es igual, si lo explico no tiene gracia 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s