Mes: julio 2013

Estado policial en Sevilla.

Sevilla, esta maravillosa ciudad donde vivo, es un enorme paraíso de contradicciones. Igual te encuentras la sede de grandes empresas aeronáuticas como te encuentras todavía pequeñas tiendas que trabajan el mimbre. Te puedes encontrar grandes eventos deportivos al mismo tiempo que los abuelillos siguen jugando al dominó en la puerta de los bares. O puedes ver un rascacielos de ciento ochenta metros dominando la ciudad y a unas cuantas calles encontrar que quedan patios de vecinos del siglo XIX al más puro estilo andaluz.

En esa misma ciudad de contrastes entre modernidad y tradición también puedes encontrarte titulares de la prensa autóctona como el siguiente:

“El Pleno (PP) aprueba la ordenanza de ruidos y la oposición (PSOE/IU) pide su retirada”

La información entre paréntesis es mía para quienes no conozcan este Ayuntamiento.
Qué buen Ayuntamiento que mira por el descanso de sus conciudadanos, ¿verdad? Y qué mala es la oposición que sólo se preocupa por sus intereses y a la que le da igual si los vecinos pueden dormir o no, ¿cierto?

Pues nada más lejos de la realidad. En la ciudad de los contrastes se acaba de aprobar la Ordenanza contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones, una ordenanza que con un título inocente y aparentemente favorable a los intereses de la ciudadanía se esconde un terrible hecho: a partir de ahora la policía tendrá más “mano” que un juez.

Os resumo lo más crítico de la ordenanza en si:

-A partir de ahora, un policía que considere que un local o terraza está emitiendo demasiado ruido, puede clausurar el local sin previo aviso.
No necesitarán sonómetros para corroborar que “hay mucho ruído”. Lo harán de oido.
No necesitarán que un Técnico o Funcionario de Medioambiente certifique que su decisión está fundamentada.
-Serán los propios locales los que tengan que enviar información en tiempo real al Ayuntamiento para certificar que su local no está superando los umbrales de sonido establecidos por la ordenanza.
-En lugar de cerrar un local, la policía también podrá imponer multas que van desde los 300 hasta los 300.000 euros. Casi nada.

Es decir, que en base a esta ordenanza un policía puede cerrar un local a su antojo, sin justificarse ante nadie y sin aportar pruebas de porqué ha cerrado un local. OJO: Que no estoy diciendo que lo vayan a hacer, pero que por poder, pueden. Y suerte que en nuestra ciudad la policía es incorrupta, son de fiar y jamás harían algo en contra de la propia ciudadanía, porque si no yo podría pensar que pueden cerrar locales porque no les han dado un reservado VIP el día que vayan de paisano, o que alguno se dedique a visitar a ciertos locales de ocio preguntando que “qué hay de lo suyo”, que las vacaciones en Mallorca no se pagan solas.

Pero es que encima vamos a por el colofón final, el que me recuerda que ésta ciudad sigue siendo “Muy noble, muy leal, muy heróica, invicta y muy mariana” tal y como aparece en el escudo:

-A partir de ahora, los únicos cohetes o petardos que se lancen tendrán que venir de las manos de las hermandades religiosas, como las rocieras por ejemplo. 

El horario del lanzamiento de estos artefactos estará restringido de 9h a 23h y sólo se hará una excepción para los ciudadanos los días 24, 25 y 31 de Diciembre, pudiendo lanzarlos hasta las 3 de la mañana. Hay otra excepción para el ruido: las bandas de música que acompañan a las procesiones de Semana Santa (o de otros periodos del año) podrán saltarse la ordenanza mientras dure el propio cortejo.

Así pues, tras esta ordenanza nos encontramos a una ciudad controlada por la policía local en cuanto a locales de ocio y restauración se refiere, y donde sólo las hermandades podrán hacer ruido la mayor parte del año. El resto lo tiene prohibido.

No es que esté yo a favor de que la gente se líe a tirar petardos en cualquier momento y a cualquier hora. Ni tampoco estoy de acuerdo en que los locales en general puedan montar la bulla que quieran. Pero si que estoy a favor de la libertad de la ciudadanía y de los empresarios de no sentirse cohibidos por motivos arbitrarios, algo que cualquier país moderno debería garantizar. Esta ordenanza además favorece a las entidades religiosas frente a las que no lo son.

Ahora se abren tres meses de alegaciones frente a la ordenanza, pero si nada lo impide ésta ciudad no sólo se va a convertir en una de las más represoras de España en cuanto a normativa acústica sino que además, volveremos a dejar la ciudad en manos del sheriff y del párroco de turno. La misma ciudad que se ha transformado radicalmente varias veces durante dos siglos para mostrarse abierta al mundo, como las dos Exposiciones del siglo XX; la misma ciudad que ha sido calificada como la cuarta ciudad del mundo para utilizar la bicicleta como transporte da ahora un salto de varios siglos atrás en cuanto a libertad se refiere.

Y…¿cómo se llama cuando la policía puede hacer y deshacer a su antojo sin dar cuentas a nadie? Exacto. Como el título de la entrada: estado policial. 

Muy bien Sevilla. Muy bien.

Nota al lector: me da exactamente igual qué partido gobierne y cuál se oponga, siempre que estén al servicio de la ciudadanía. 

Anuncios

¿Engañado por una librería vía Amazon? (y II) [¡SOLUCIONADO!]

Victoria.

Tras mi “pequeña batalla” con la tienda SE CULTURA y de rebote con Amazon que explicaba en la anterior entrada, finalmente he conseguido el libro que tanto esperaba haciendo valer la ley tal y como debería ser siempre, aunque a punto estuve de dejarlo de lado y olvidarme del asunto. Fue gracias a los comentarios que dejásteis en el blog que me animaron bastante a seguir con mi pequeña e insignificante lucha, pero que ha hecho valer al consumidor frente a una empresa que trataba de engañarme.

La solución fue “sencilla”: en primer lugar abrí un chat con Atención al Cliente de Amazon. Aunque tengo la conversación guardada, creo que es demasiado larga como para reproducirla aquí así que me limitaré a hacer un escueto resumen: expuse al comercial mi problema y aunque admitió que era irregular, me instó a que fuese a una oficina de Consumidores para terminar de solucionar el hecho de que una empresa intentase engañarme y cansarme hasta que desistiera. Por un momento pensé que era la única solución, pero otros comentarios me recomendaron, más que el chat, que llamase directamente.

Me atendió en primer lugar un asistente de Amazon llamado Francisco Ch., al cual le estoy muy agradecido por lo comprensivo que fue. Le expliqué mi problema, expuse en qué leyes se basaba mi queja (que fue sencillamente en la Ley del Consumidor) y que en los Términos y Condiciones de Amazón sólo se especificaba que fuese para los productos de venta directa de Amazon. Las tiendas suelen tener condiciones propias y SE CULTURA no tenía absolutamente nada referido al error en el precio.

La medida que tomó fue contundente: se les enviaría un mensaje del cual me enviaron una copia a mi correo por si yo no estaba de acuerdo, para rectificar. El mensaje era el siguiente:

En el mensaje se dice bien claro: “recuerden que si un pedido fue enviado, no puede ser cancelado en error de precio. ” La empresa finalmente no contactó conmigo, pero el asistente me dijo que en menos de 3 días se pondrían ellos, como Amazon, en contacto conmigo para terminar de confirmar la entrega y el pago. Efectivamente, el viernes por la mañana me llamó otro asistente, Tomás G., para confirmar que efectivamente yo tenía razón y que hacía muy bien en hacer valer mis derechos, en informarles a ellos y en denunciar de forma pública este tipo de abusos, ya que el resto de compradores tienen derecho a saber qué vendedores son buenos y cuáles no. La verdad es que me sorprendió bastante la sinceridad de éste último asistente, de lo cual le estoy muy agradecido. También me dijo que la tienda había recibido un aviso grave de que si volvía a repetir dicha práctica sería expulsada de la venta en Amazon con el consiguiente perjuicio económico.

Con éste último asistente se cerró la venta: me hizo comprobar que había recibido el reembolso correctamente, cosa que así fue, y a la vez que hablaba conmigo me iba indicando cómo hacer la compra de nuevo. En el momento de comprar al precio actual (alrededor de 35 euros sin gastos de envío) me dijo que escogiese esa opción y que además, por las molestias, seleccionase el envío que tardaba entre 2-3 días, en lugar del que tarda entre 3-5 días que es el habitual. Al finalizar la venta, el asistente redujo el precio hasta que coincidiera con el original, 15,27 euros.

Pues efectivamente, no han pasado ni dos días laborables cuando ha llegado el libro a casa en perfectas condiciones, de primera mano (la compra inicial era de segunda mano) y con el embalaje correcto, antes de las 12 del mediodía.

Así que puedo darme enormemente por satisfecho por varias razones: en primer lugar, porque se ha cumplido la Ley tal y como debe ser. En segundo lugar, por la ayuda recibida de tanta gente que incluso me enviaron mails privados para asesorarme legalmente si lo necesitaba. Y en tercer lugar a Amazon, por la celeridad a la hora de solucionar mi problema, por la buena atención a pesar del chat previo (quizás ese asistente no tuviese “poder” suficiente para ayudarme), por regalarme el envío entre 2 y 3 días y por haber superado ese mismo plazo. La verdad es que la resolución de mi problema ha sido impecable y ojalá otras empresas (de telefonía, se me ocurren) tuvieran esa capacidad.

Así es como se aprende que cuando veamos una irregularidad de este tipo lo importante es no desistir, pedir ayuda y compartir nuestro problema, ya que puede ser de ayuda a otras personas. De nuevo, muchas gracias!

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE:

Acabo de recibir el siguiente correo desde Amazon:

Destaco lo más importante: “Gracias al inconveniente que fue reportado por su parte, en Amazon hemos decidido retirar a este vendedor por la experiencia que ha sufrido usted como cliente

La verdad es que éste no era mi objetivo, yo sólo quería el libro al precio correspondiente, y se les dijo que estaban haciendo algo ilegal al cancelar los envíos para cambiarles el precio. Pero bueno, mi obligación era reclamar y aquí está el resultado.

¿Engañado por una librería vía Amazon?

Mira que soy de los que dicen que comprar por Internet suele ser seguro, pero hoy me tengo que tragar mis propias palabras.

Andaba buscando un libro por distintas librerías llamado “Diccionario de Plantas Medicinales“, de Jordi Cebrián. Es un buen diccionario bastante específico y tenía varias referencias de el y después de buscarlo por todos los sitios posibles siempre lo encontraba al mismo precio: alrededor de 35 euros. Para un libro de ese tipo no es especialmente caro, pero tampoco es barato así que decidí pensármelo bien.

De casualidad, un conocido me dijo que en Amazon los vendían de segunda mano por muy buen precio incluso con los gastos de envío: ahora pasaba a costar 15,27€ y ahí ni me lo pensé. Me registré en Amazon e hice la compra de inmediato. Eso fue el miércoles 10 de Julio tal y como se ve en la captura. Inmediatamente recibí un correo confirmando la compra y al mirar en el banco me aparecía ese mismo saldo retenido. Al día siguiente recibí otro correo confirmando el envío del producto y la fecha de llegada, que sería alrededor del 18 de Julio, es decir, mañana jueves.

Bien, pues hoy mismo he recibido un nuevo correo por parte de la librería diciéndome que ha habido un error en el precio y me confirman el reembolso. Como nota me ponen lo siguiente:

“Notas: Debido a un error en el precio publicitado, nos vemos obligados a cancelar su pedido. Procedemos al reembolso del mismo. Lamentamos profundamente lo sucedido. Un cordial saludo”. 

He trabajado algún tiempo en tiendas y siempre nos han dicho lo mismo: “tened muchísimo cuidado con el etiquetaje de los productos, porque si os equivocáis de precio los compradores tienen derecho a llevarse el producto por el precio que aparece en ellas. ” Esto se basa directamente en la Ley del Consumidor:

“Art. 85. Cláusulas abusivas por vincular el contrato a la voluntad del empresario.

10. Las cláusulas que prevean la estipulación del precio en el momento de la entrega del bien o servicio o las que otorguen al empresario la facultad de aumentar el precio final sobre el convenido, sin que en ambos casos existan razones objetivas y sin reconocer al consumidor y usuario el derecho a resolver el contrato si el precio final resulta muy superior al inicialmente estipulado.”

Es decir, que se considera abusivo que el empresario pueda aumentar el precio final sobre el convenido sin que haya una razón objetiva. Un error no es una razón objetiva, porque puede ser un error o un “error” como quien dice. Pero… ¿qué pasa cuando compras un producto, te cobran 10 euros, te envían el producto, está a punto de llegar según sus previsiones, te cancelan el envío y te dicen que ha sido un error, que si lo quieres que ahora pagues el nuevo precio? ¿No se está llevando la contraria al artículo?

En mi caso, el vendedor ha cancelado la venta en base a un error que en principio les obliga a venderme dicho producto al precio que tenían estipulado y más aún habiendo confirmado todos los pasos. Pero nada, los chicos de SE CULTURA han decidido que esa norma con ellos no va, que cancelan y que si quiero el libro que pague el doble, 31,98 euros. Rebusco en las condiciones de venta de la librería y en ningún lugar pone algo referente al tema de errores en el precio. Entonces pensé que quizás Amazon tuviera alguna norma de este tipo, o alguna exención o similar y me encuentro lo siguiente:

¿Qué ocurre si hay un error en el precio de un producto?

    A pesar de nuestros esfuerzos, es posible que el precio de una mínima cantidad de los 1,5 millones de productos de nuestro catálogo sea incorrecto. Sin embargo, podemos asegurarte que comprobamos el precio de los productos durante el proceso de preparación y envío de cada pedido. Si el precio correcto de un producto es más bajo que el precio indicado, te cobraremos el importe más bajo. En el caso contrario, podremos, a nuestra discreción, o bien ponernos en contacto contigo antes del envío del pedido para que nos des nuevas instrucciones, o bien cancelar tu pedido y comunicarte dicha cancelación.


Vaya hombre, ahora que parecía que tenía razón! Pero…¡espera un momento! Amazon dice que comprueba el precio de los productos durante el proceso de preparación y envío…y mi preparación y mi envío ya se habían producido! E incluso el cobro! Y con las correspondientes confirmaciones! Luego doy por entendido que Amazon ha comprobado el precio de mi producto y lo ha dado por bueno hasta tal punto que lo ha cobrado. Si hubiese un error en dicho precio…¿no habría cancelado el pedido antes de enviarlo o cuando mi saldo estaba retenido, sin llegar a cobrarlo? ¿No será que la tienda al ver la venta realizada se ha dado cuenta de que el precio era demasiado bajo y ha querido rectificar aprovechando que Amazon “lo permite”?

Durante estos días he esperado para ver si me reembolsaban el dinero. Nada. Hoy les he mandado un mensaje a la librería diciéndole que o me mandan el producto al precio que ofertaban o que me devuelvan el dinero. De momento nada.

Mi pregunta es: ¿Ahora qué hago? No se si es que se están retrasando más de lo debido en hacer la devolución, pasan del tema o se pasan la pelota de Amazon a la librería hasta que yo me aburra. Una devolución por lo que me cuenta gente con más experiencia en el asunto se hace en apenas segundos con un TPV. Por internet incluso puede tardar algo más, entre 24 y 48 horas tengo entendido. Pero estamos a 17 de Julio y creo que ya es suficiente con un lunes y un martes de por medio. Si fuese un fin de semana o hubiera festivos durante estos días lo entendería, pero no es el caso.

En resumen:

-Compro un producto a un precio que Amazon revisa y confirma antes de continuar con la compra.
-Se confirma la compra. Me retienen el dinero en la cuenta.
-Se confirma el envío. Me cobran lo retenido.
-SE CULTURA cancela el envío aduciendo un error en el precio pero no devuelven lo cobrado.

¿Alguien puede ayudarme? ¿Os ha pasado algo similar y habéis podido arreglarlo?

Y ahora…¿Quién nos gobierna?

Vamos a ser positivos. Vamos a asumir que tras la tirada de manta que acaba de protagonizar Luis Bárcenas termina por provocar la caída sin frenos y cuesta abajo en la que se ve sumido el PP. Vamos a pensar que por un momento la Justicia en este país funciona y que dan por buenos los famosos “papeles”. Y que nos levantamos un día y de pronto todos los titulares coinciden: “Dimite Rajoy“. Desde este punto pueden pasar varias cosas:

1. Que se convoquen nuevas elecciones
2. Que se le sustituya por alguien del propio gobierno menos cubierto de mierda
3. Que se le sustituya definitivamente por un plasma

Sigamos siendo positivos y pensemos que se convocan elecciones generales. Cada partido presentaría su candidato y daría comienzo el festival del humor pero…¿qué candidato sería capaz de coger en este momento las riendas del país y poner un poco de orden en el caos?

Veamos pues qué nos puede ofrecer a día de hoy la política española:

En el PP: 
-La Vicepresidente del Gobierno, Soraya Saez de Santamaría. Sigue siendo la segunda al mando y puede encontrar trufas.
-Esperanza Aguirre, como parte del PP más radical y extremo. Hoy ha desayunado dos culebras con limón.
-Alberto Ruiz Gallardón, porque gracias a sus cejas siempre tendríamos buenas caricaturas.

En el PSOE:
Rubalcabra Rubalcava, como Presidente del partido en la oposición.
-Elena Valenciano también conocida como “La que no se entera de ná
-Felipe González. Si, ¿qué pasa? Si vuelve Aznar él también puede. Aquí no hay momia política que valga.

En IU:
-Llamazares a.k.a “El moro“. Si Anguita es el Califa, él no iba a ser menos. EE.UU tiembla ante tal posibilidad. No pongo a Cayo Lara (el candidato de verdad) porque…pues no sé, no tenía por donde sacarle el chiste.
-Alberto Garzón, el diputado más joven del Parlamento. Botellón gratis para todos, pásalo (por WhatsApp, claro)
-Julio Anguita, al nivel de Gonzalez y Aznar. Matadme.

Canta Bárcenas, canta!

En UPyD:
-Rosa Díez, que si saliese elegida no estaría segura de si gobierna el PSOE o el PP.
-Toni Cantó, por aquello de las “7 vidas”. Y porque podría ganar a Rajoy diciendo tonterías.
-Encarni Rodriguez, la señora de la limpieza. Sin duda será capaz de decir cosas más coherentes que los dos anteriores.

Estos serían los candidatos de los principales partidos. Los cuatro jinetes del Apocalipsis que podrían relevar a Rajoy en la dirección de este enorme barco que no sabe a dónde va. Cualquier opción es a partes iguales triste y divertida, como un payaso muerto. Pero aún podemos encontrar otros tantos candidatos que si bien estarían fuera de las formaciones políticas, podrían ser bastante útiles a la hora de sentarse en el Trono de Hierro Sillón presidencial. Veamos quiénes son:

Jordi Évole: quizás no dirija muy bien el país, pero todos los domingos tendríamos un bonito programa acerca de farmacéuticas malvadas o de alimentación bioquímica patrocinado por el Gobierno. Ya es algo más que los discursitos actuales.

Carmen de Mairena: mandaría al carajo a todo el mundo mucho antes de ser incluso elegida Presidente del Gobierno. Eso si, el Ministerio de Interior pasaría a llamarse “Ministerio de mi Coño”. Las cosas claras.

Lucía La Piedra: fomentará el Palotismo Institucional y le sacará brillo a todas vuestras propuestas. Ya no es actriz porno pero donde hubo fuego…

Edd Stark: es divertido porque si se va mucho de la lengua, le terminan cortando la cabeza. ¿Que es de ficción? ¿Y Rajoy no?

Jorge Cadaval a.k.a “El alto de los Morancos”: dado que puede interpretar a varios personajes a la vez, ahorraríamos un montón en Ministros y otros cargos innecesarios.

Desde Menéame me dicen que añada a Jose Mota:

Imita muy bien a los del PP y a los del PSOE. Que falla uno, pues imita a un persona de otro partido y nos ahorramos gastos en elecciones. Total da lo mismo.” (Chapulina)

Como siempre se dice, “son todos los que están, pero no están todos los que son”. Lo que pasa es que me da pereza poner más cosas. Además, durante la redacción de esta entrada Rajoy ha “declarado” cosas como ésta ante las preguntas (dos como máximo y parece que una de ellas ha sido “pactada“) relativas a los SMS entre él y Barcenas.

“Sobre este asunto, lo que quiero decir es que el Estado de Derecho no se somete al chantaje. En este asunto lo sustancial es que la Justicia está trabajando de forma independiente y con la colaboración del fiscal. No hay, no ha habido ni habrá ni sugerencias ni presiones ni a la Justicia, ni a Hacienda, ni a la Policía ni a ningún otro escalón administrativo que esté sujeto a este proceso. Y la mejor prueba es que las personas son las mismas que lo llevaban antes de la formación  del actual Gobierno. Las instituciones actúan, han actuado y actuarán de acuerdo a las leyes y a la Constitución”. 

Después le han hecho otra pregunta y ha respondido exactamente lo mismo pero cambiando el orden de las palabras. Y si le hubieran preguntado por la defensa de las Fiestas de San Agustín, que se realizan en el pueblo de Villanueva de Los Frailes, yo creo que hubiera respondido lo mismo.

Este verano, digan lo que digan, viene bien calentito…

Lo que esconden algunas historias de Disney

Desde bien pequeño nos encontramos bombardeados por todo tipo de publicidad con diferentes objetivos pero hay uno que especialmente me inquieta, sobre todo porque se realiza durante la infancia de millones de niños. ¿Qué objetivo puede existir detrás? Bajo mi punto de vista, el objetivo no es otro que adoctrinarlos y prepararlos para un futuro donde lo que prima es el aspecto físico sobre el intelectual; la riqueza frente a la humildad; la apariencia sobre el ser y sólo se puede cambiar y mejorar por arte de “magia” en lugar del esfuerzo. La vía fácil que hoy día podemos ver en sus múltiples formas: operaciones de estética, especulación económica, trampas, trucos, atajos…

He escogido unas cuantas películas del Disney moderno e intentaré trascribir lo que dice, y después lo que realmente dice.

Reconozco que son cuentos e historias, que toda la vida se han contado estas pequeñas parábolas e historias para educar a los más pequeños de una forma que ellos puedan entender pero…¿es ésta la forma correcta? ¿Qué se les está enseñando exactamente con estos cuentos? En realidad los pequeños no siempre entienden el mensaje que se les envía…hasta que lo entienden. Y quizás ya será demasiado tarde para hacerles cambiar de opinión. Las películas que he escogido son:

1. Hércules

Hércules es un dios que queda “atrapado” en la Tierra, donde más tarde será formado como un poderoso guerrero y vencerá al mal, consiguiendo tras muchas dificultades a la chica que desea, Megara, la cual al principio se muestra recelosa y poco receptiva. Su enemigo es Hades, Dios del Inframundo, que no hará otra cosa que poner obstáculos a todo lo que Hércules haga. Del entrenamiento de Hércules se encargará el semidiós Filoctetes, su fiel amigo y el cual guiará a Hércules hasta el mismo Olimpo.

En realidad se nos está diciendo una cosa clarísima: Hércules triunfa porque es fuerte, guapo, musculoso y no le tiene miedo a nada. En ningún momento se cita que deba ser a la vez astuto, inteligente o capaz de resolver tareas complejas. En realidad sólo tiene una: matar a sus enemigos. Gracias a los “trabajos” que realiza se hace inmensamente rico, cosa que vuelve locas a todas las adolescentes que salen en el vídeo. El mensaje que se está enviando a miles de niños es: “Si queréis tener lo mismo que tiene Hércules, tenéis que ser fuertes y hacer todo lo que se os diga”. Sin rodeos: soldados de algún ejército. La película es del año 97, en plena Guerra de Kosovo. Que no digo que se haya hecho una película para decirles a los niños que la guerra no es tan mala y demás, pero bueno. No sería la primera vez que el cine lanza su propaganda pro-militar.

2. Aladín

Aladín es un mendigo que recorre la medina de su ciudad trapicheando, robando para comer él y su mono Abú. Un día encuentra una lámpara maravillosa de la cual sale un genio que le concederá tres deseos, que Aladín decide invertir en conquistar a la princesa Yasmin. A la vez, el malvado Jafar pretende seguir controlando al Sultán, casarse con su hija y heredar el reino. Finalmente, Aladín conquistará a la princesa, la cual conocerá su verdadero origen humilde, y juntos vencerán a Jafar.

Lo que el cuento nos está diciendo a todas luces es que la forma más rápida de conquistar a la persona que queremos es mediante engaños y ardides, basándose estos en la más pura apariencia: tener dinero, riquezas y una mejor apariencia es la mejor puerta para conseguir lo que queramos. Si bien Yasmin al principio no quiere saber nada de Aladín, con el tiempo este, que ya ha conseguido convencer al Sultán, la termina conquistando. Por otro lado nos dice también que la única forma de cambiar su estatus social es mediante un “milagro” como lo era la lámpara.

De nuevo encontramos un final feliz tras tanto revuelo: a pesar de que Aladín ha mentido, engañado y simulado ser quien no es, al final tendrá su recompensa: la chica que desea y con ella, el reino.

3. El Jorobado de Notre Dame

La historia nos cuenta la vida de Quasimodo, un joven deforme y jorobado que vive entre las torres de Notre Dame, la Catedral de París. Dicha tarea es encomendada por su padrastro, el Juez Frollo, que lo recogió de pequeño ya que mató accidentalmente a su madre, una gitana. Quasimodo crece acompañado de sus amigas las gárgolas en la Catedral, donde conocerá a Esmeralda, una gitana que como los demás tendrá problemas con la ley. Finalmente su historia se entrelaza con la del Capitán Febo, apuesto soldado con el que Esmeralda encontrará el amor a pesar de sus diferencias.

Aquí encontramos tres niveles de “preferencia”, un orden que viene dado por el estatus social y la apariencia física: en la cima encontramos a Febo y Frollo; uno por guapo y otro por su posición social; más abajo a Esmeralda, que si bien es gitana sigue siendo físicamente espectacular, tanto que incluso llega a llamar la atención del cruel juez. Y finalmente el Jorobado, que siendo feo y apartado de la sociedad desde pequeño es el último escalón de esta pirámide. Finalmente Esmeralda y Febo superan sus diferencias de clase y se enamoran dejando al feo de lado y recluido en sus torres. Gana la belleza frente a la fealdad; la posición social frente al origen. Al menos el malo muere debido a su propia soberbia lo cual está lanzando un mensaje más: “no seáis soberbios y no os propaséis con vuestra actitud, porque mirad cómo se acaba.” Dentro de lo que cabe, éste último mensaje no está mal.

Habría que añadir la crueldad del pueblo contra todo aquello que noten como “distinto” (El jorobado) al cual llegan incluso a humillar y torturar para después ser aceptado (el sufrimiento que precede a la recompensa) y bien que cabe destacar el impecable papel de la Iglesia como protectora y benefactora de todos los seres, sean feos, gitanos o crueles.

Aprovecho y añado éste vídeo donde deja en evidencia lo sexuales que son algunas de las películas de Disney, y ésta no iba a ser menos.

4. Pocahontas

Esta película cuenta la relación entre la joven Pocahontas, hija del jefe indio de su tribu, con John Smith, un soldado inglés ávido de encontrar aventuras y sorpresas en el Nuevo Mundo. Los conflictos culturales son graves ya que el pueblo de Pocahontas se siente invadido y el de John Smith cree tener plenos derechos para tomar ese territorio, y a pesar de ello la historia de amor entre ambos se hace más fuerte. Finalmente, durante un conflicto con el padre de Pocahontas, Smith es herido y debe volver a Inglaterra, sin Pocahontas.

Aquí el asunto es más geopolítico: se está justificando el imperialismo de Europa/América (Occidente) sobre los demás. A los niños se les dice que “no pasa nada por conquistar, siempre y cuando nos llevemos bien”. La película en éste caso es de 1995, en plena Guerra de los Balcanes. El mensaje final que yo interpreto de esta película es “No es tan malo imponer nuestra política en esa región, al final nos llevaremos bien”.

5. La Sirenita

Basada en uno de los cuentos de Andersen, la historia en si es enrevesada: Ariel, que vive bajo el mar junto a sus amigos, se enamora del Príncipe Eric y decide recurrir a la Bruja del Mar para poder llegar hasta él. La bruja le proporcionará un par de piernas a cambio de su voz: si consigue besar al príncipe en tres dias, se quedará como humana y recuperará su voz; si no, la Bruja se quedará con la voz y ella se transformará en alguna de las plantas acuáticas de la cueva de Úrsula. Viendo que la sirena está a punto de conseguir su objetivo, Úrsula se entromente y termina perdiendo la voz de Ariel, que la recupera y está a punto de besar al príncipe a tiempo, pero no lo consigue. Finalmente es arrastrada al fondo del mar, donde su padre se verá obligado a convertirse en planta marina para que Ariel quede libre. Úrsula se convierte en Reina del Mar, aunque finalmente es derrotada por el Príncipe Eric, que se casará con la Sirena

Esta historia es de las que Disney adaptó en su día de otros cuentos más antiguos como también lo son “Blancanieves”, “La Cenicienta”, “La Bella Durmiente” y similares. Cuentos que por cierto, son mucho más crueles que los de Disney, porque si alguien decidiera publicar esos cuentos tal cual entrarían dentro del género de Terror cuanto menos.

Aquí la historia está en la diferencia de mundos en los que Ariel y Eric viven, y donde todos se empeñan en que es mejor vivir separados de los que son diferentes a nosotros. Sólo hay unas pocas excepciones, pero requieren un esfuerzo enorme y un sufrimiento que implicará gravemente hasta nuestros parientes. Lo brutal de la transformación de Ariel de “pez” a “humano” deja patente que la belleza se paga, y muy cara. De nuevo nos encontramos con el mismo patrón de que lo bello termina triunfando frente a la fealdad de Úrsula, que desea la voz de Ariel ya que era la voz más bonita de todo el mar (esto entroncaría con la tradición de las sirenas cantarinas griegas, imagino).

Viendo sólo estas cinco películas, uno entiende que todas ofrecen varios mensajes según se interpreten. Si bien es cierto que ya una vez de mayores podemos revisionarlos y entender qué es lo que realmente cuentan esas historias, cuando uno es pequeño sólo entiende algunas cosas muy básicas y en estos casos viene a ser siempre lo mismo: el triunfo de lo “bueno” sobre lo “malo”. ¿Y qué es lo “bueno”? Pues lo de siempre: la belleza canónica, el dinero, la fama, la fuerza, la valentía, lo “nuestro” sobre lo de los demás. A medida que se crece empiezas a entender más cosas:

“No pasa nada si los blancos asaltan a los indios porque al final acaban bien” (imperialismo)
“Es normal que el guapo se vaya con la guapa, y al final acaban todos contentos” (aspecto físico)
“Si quiero ser alguien mejor, tengo que ser más fuerte para luchar contra mis enemigos” (fuerza física)
“Estudiar no es importante; siendo fuerte y valiente podré superar todos los obstáculos”. (ausencia de conocimientos)
“Puedo tenerlo todo, pero todavía puedo tener más” (consumismo)
“El hombre debe/puede conquistar a la mujer de cualquier forma” (machismo)

Esto no sólo se hace con películas Disney, se hace de múltiples formas y la publicidad es la aliada número uno de éstas ideas. Pero es quizás inquietante que ya desde pequeños nos veamos así, inundados por toda ésta información que incluso cuando se es mayor es muy, muy difícil de asimilar.