A vueltas con los taxis.

No suelo hacerlo, pero esta entrada la escribo con la necesidad urgente de que alguien me eche una mano y me recomiende qué hacer, al menos la próxima vez.

He llegado hoy mismo de Barcelona a Sevilla y tenía que coger un taxi. He escogido uno que tenía unas pegatinas en la ventanilla trasera de VISA (las típicas que se pueden encontrar en los restaurantes y demás) con lo cual yo he entendido que se podía pagar con tarjeta ya que no llevaba efectivo en ese momento. En el interior del taxi no había ningún otro cartel que dijera nada relativo, ya que cuando los hay suelen estar o en la parte trasera de los asientos delanteros o bien pegados a las mamparas de seguridad que separan ambos asientos.

Al llegar a mi destino procedo a pagar al taxista con tarjeta y me dice que no se puede pagar con tarjeta, que eso tendría que habérselo avisado antes de iniciar la carrera. Mi primera reacción ha sido decirle que si alguien anuncia un servicio está obligado a ofrecerlo, como cuando ofreces un precio en un catálogo. Ha empezado a poner cara de preocupación y a decirme que el problema era que no tenía el datáfono porque lo había usado durante todo el día y se le había acabado la batería, y que no tenía el cargador del coche (que si mal no recuerdo, el cargador es el universal, vale para teléfonos también) así que se había quedado sin ese servicio durante el día. Yo le he respondido que eso no era mi culpa, que su obligación era informarme ya que yo he escogido su taxi precisamente por ese motivo y no por otro.

La solución finalmente ha sido ir a un cajero cercano, sacar dinero y pagarle la carrera en efectivo, porque la verdad he llegado a casa bastante tarde, el avión venía con retraso, tenía a dos cotorras quinceañeras hiperexcitadas por el viaje sentadas al lado y no tenía nada de ganas de discutir después de unos días de descanso. Tengo que añadir que el trayecto hasta el cajero y vuelta no me lo ha cobrado, aunque ese no pensaba pagarlo de todos modos.

Y ahora van mis preguntas, a ver si doy con alguien que sea capaz de darles respuesta:

1. ¿No es cierto que si un comercio (en este caso el servicio de taxis) anuncia de forma visible un producto está obligado a ofrecerlo a menos que anuncie en algún lado que en ese momento no está disponible?

2. ¿Podría haberme negado a pagar, ya que ciertamente yo no disponía de efectivo en ese momento y el taxista anunciaba la posibilidad de pago con VISA? ¿No es cierto que es él el que debería haberme avisado a mi de que no disponía en ese momento de dicho servicio?

3. En caso de negarme a pagar, ¿existe algún tipo de procedimiento como llamar a la Guardia Civil/Policía, que vengan y tomen nota de lo sucedido? Si no es así…¿cuál sería el proceso?

4. ¿Es posible realizar alguna reclamación?

Imagino que ya será tarde para reclamar ya que no puedo demostrar lo que realmente ha sucedido, aunque si que tengo la factura del trayecto, precio y demás, y de todas formas me gustaría conocer el procedimiento y la base legal que pueda tener para futuras ocasiones, porque me huele que esto no va a ser la primera vez que me ocurra.

Gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s