Balance de 2013: el año del trabajo y el aprendizaje.

Terminando 2013 a todos nos gusta pararnos un momento a reflexionar acerca de cómo nos ha ido durante todo ese tiempo: si estamos mejor o peor que cuando lo empezamos, si hemos conseguido aquellas promesas que nos hicimos al principio o no, o si sencillamente ha sido “uno más”. Si tuviera que quedarme con algo en concreto de éste 2013 que nos deja ese sin duda es el ámbito laboral: a grandes rasgos se puede decir que ha sido el mejor año hasta ahora.

Comencé el año contando cómo me habían echado de una empresa por no haber cedido a sus absurdas exigencias; más tarde comencé unas prácticas en uno de los mejores hoteles de la ciudad y donde he conseguido quedarme aunque sólo sea en momentos puntuales que van desde unos días sueltos a meses completos (el único punto negativo ha sido la relación con algunos “compañeros“). A finales de verano conseguí de abrir una pequeña “empresa” basada en márketing de afiliados abriéndome un mundo nuevo de posibilidades económicas y desde septiembre también tengo que añadir en la nómina el bar de copas que también he citado alguna vez. Y como guinda del pastel, sobre la mesa tengo un par de proyectos muy interesantes: uno relacionado con éste mismo blog y otro que está todavía en la fase de brainstorming del que más adelante tendréis noticia. Termino pues 2013 trabajando, y lo comenzaré trabajando.

No voy a negarlo: ha sido un año muy interesante y el que viene pinta mejor. Ahora mismo compagino tanto el hotel como el bar de copas, así como el portal de viajes y los nuevos proyectos. Entretenido estoy, desde luego.

Una parte bastante interesante del año han sido también los estudios: por segunda vez en mi vida he conseguido finalizar un ciclo completo -suelo aburrirme antes- y además mejor de lo que pensaba pese a “meter la pata” justo al comenzar el último trimestre. Y lo pongo entre comillas porque si lo sé, ni me molesto en protestar para que encendieran una calefacción y terminasen echándome cinco días, pese a tener razón y averiguar que al instituto podía caerle un puro por haberme aplicado un castigo excesivo. Ahora me río, pero en su día me tuvo un par de noches sin dormir y no pocos dolores de cabeza por luchar por lo que creía una injusticia.

En el plano personal la cosa cambia: aquí si que ha sido un “año estándar”. Sin sobresaltos, sin disgustos y sin alegrías reseñables. Lo que verdaderamente me importa sigue estando en su sitio y lo que me molesta cada vez aparece menos, así que puede decirse que he escapado bastante bien. Además, las personas que hasta ahora han estado a mi lado siguen estándolo y para mi eso es muy importante, personas a las que aprovecho para agradecerles que sigan ahí, y que aunque no se lo diga todos los días, les tengo siempre muy en cuenta.

Eso si: he echado en falta viajar más. En 2013 sólo he ido a Cádiz, Barcelona, Ibiza y Formentera, y éstas tres últimas fue en un único viaje.

Cala Salada, Ibiza. Julio de 2013 (Foto de Benni Santos)

Con lo que de verdad me quedo de éste año sin duda es que he aprendido muchísimo más que en otras etapas. Si algo puedo contaros con total seguridad es que empiezo 2014 con mucha energía, mucha motivación y proyectos a varios niveles, algo que el año pasado no contemplaba. He conseguido encauzar dos vías muy importantes: por un lado el trabajo físico con el hotel y por otro el intelectual con el blog y los negocios online. Prometo informar de ellos por si a alguien más le sirven como apoyo, inspiración, ayuda o para procrastinar un poco, sin más.

Y ahora llega la parte más complicada de todas: marcarme unos objetivos para 2014. Como no quiero hacer una lista extensa e imposible, voy a centrarme en pocas promesas en las que enfocar todo mi trabajo y mi atención desde el principio.

1. Mejorar el blog: escribir más y mejor. Voy a intentar a partir de ahora escribir como mínimo un post semanal de cualquier tema y con cualquier contenido, siempre en la línea que he ido siguiendo hasta ahora, ya sabéis: actualidad, política, cine, libros, viajes, internet, humor… Quiero centrarme más en lo que realmente me gusta, que es escribir, e incluso poder sacarle un rendimiento económico.

2. Abandonar malos hábitos y adquirir unos mejores. Sobre todo con lo relacionado con la comida, el ejercicio y las salidas nocturnas.

3. Viajar más. Si en 2013 sólo he pisado cuatro ciudades distintas a Sevilla el objetivo para 2014 es, como mínimo, superar esa cifra. El objetivo último es hacer un viaje de larga distancia a India, Sureste Asiático, Japón o Nueva York, todo depende de como me vayan las cuentas…

Son sólo tres objetivos bastante claros y en modo alguno imposibles, simplemente requieren un trabajo constante -que es lo que más necesito-, algo de dinero y ganas, muchas ganas.

Y con ésto cierro 2013. ¿Qué tal os ha ido a vosotros? ¿Os véis mejor o peor que hace un año?

Un saludo muy grande a todos, y ¡Feliz 2014!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s