internet

Ésta entrada cambiará tu vida.

¿Qué? ¿Agobiado por el paro? ¿Harta de echar currículums hasta en el buzón de los Reyes Magos?

Evidentemente la cosa está muy, muy negra y posiblemente más que lo estará. Pero déjame darte un consejo que a mi me ha servido: no puedes sentarte a llorar en un rincón y esperar a que el mundo se arregle solo. ¡Hay que ponerse en marcha ahora mismo! Pero te preguntarás…¿por dónde empiezo?

Creo que todos hemos pasado por situaciones mejores y peores. En mi caso, hubo una vez que le adeudaba a mi casero tres meses de alquiler porque aún estaba pagando los tres anteriores. Me pateaba las calles una y otra vez en búsqueda de “algo” porque tan sólo estaba poniendo copas en una discoteca y eso, en Barcelona, no da ni para respirar. Cuando volví a Sevilla repetí el mismo plan y encontré alguna cosilla, pero más de lo mismo: trabajos mal remunerados, horarios intempestivos y altamente variables, sin contrato… Con el tiempo me di cuenta de que siempre seguimos la misma dinámica y casi siempre obtenemos los mismos resultados: o un NO rotundo disfrazado de llamada ausente, o un empleo en condiciones precarias.

Pero hay una solución. Si, como lo oyes: la hay.

Yo les llamo “Empresarios 3.0“. Escriben ebooks, venden productos de Amazon, ganan dinero suficiente para irse a vivir experiencias por todo el mundo, no se preocupan en exceso por el futuro lejano, disfrutan de la vida aprovechando todos los recursos que tienen a mano y encima lo comparten con todos ¿Os suenan las palabras “start-ups”, “negocios pasivos”, “business angels”, “landing webs”? A mi también me asustaban, pero ¡hay tanto por descubrir!

Son gente que han decidido abandonar el camino “tradicional” de terminar de estudiar una carrera, buscar trabajo, trabajar ocho horas y vivir una vida estresante para encontrar nuevas fórmulas de negocio e ingresos que yo mismo he podido comprobar que funciona cuando abrí la página Yaraqué.com. Yo, que soy un zote para estas cosas, conseguí poquito a poco abrir un pequeño negocio online con un coste mínimo y que apenas tres meses después ya empieza a dar ingresos. OJO, pocos, pero los da. Cierto es que no le he dedicado todas mis fuerzas, pero podría hacerlo. Eso si, hay que echarle horas. Pero una vez echadas, es cuestión de dedicarle un ratito: menos de lo que gastaríais yendo a echar currículums por toda la ciudad.

¿Queréis saber cómo hacerlo?

(más…)

Anuncios

¿Engañado por una librería vía Amazon? (y II) [¡SOLUCIONADO!]

Victoria.

Tras mi “pequeña batalla” con la tienda SE CULTURA y de rebote con Amazon que explicaba en la anterior entrada, finalmente he conseguido el libro que tanto esperaba haciendo valer la ley tal y como debería ser siempre, aunque a punto estuve de dejarlo de lado y olvidarme del asunto. Fue gracias a los comentarios que dejásteis en el blog que me animaron bastante a seguir con mi pequeña e insignificante lucha, pero que ha hecho valer al consumidor frente a una empresa que trataba de engañarme.

La solución fue “sencilla”: en primer lugar abrí un chat con Atención al Cliente de Amazon. Aunque tengo la conversación guardada, creo que es demasiado larga como para reproducirla aquí así que me limitaré a hacer un escueto resumen: expuse al comercial mi problema y aunque admitió que era irregular, me instó a que fuese a una oficina de Consumidores para terminar de solucionar el hecho de que una empresa intentase engañarme y cansarme hasta que desistiera. Por un momento pensé que era la única solución, pero otros comentarios me recomendaron, más que el chat, que llamase directamente.

Me atendió en primer lugar un asistente de Amazon llamado Francisco Ch., al cual le estoy muy agradecido por lo comprensivo que fue. Le expliqué mi problema, expuse en qué leyes se basaba mi queja (que fue sencillamente en la Ley del Consumidor) y que en los Términos y Condiciones de Amazón sólo se especificaba que fuese para los productos de venta directa de Amazon. Las tiendas suelen tener condiciones propias y SE CULTURA no tenía absolutamente nada referido al error en el precio.

La medida que tomó fue contundente: se les enviaría un mensaje del cual me enviaron una copia a mi correo por si yo no estaba de acuerdo, para rectificar. El mensaje era el siguiente:

En el mensaje se dice bien claro: “recuerden que si un pedido fue enviado, no puede ser cancelado en error de precio. ” La empresa finalmente no contactó conmigo, pero el asistente me dijo que en menos de 3 días se pondrían ellos, como Amazon, en contacto conmigo para terminar de confirmar la entrega y el pago. Efectivamente, el viernes por la mañana me llamó otro asistente, Tomás G., para confirmar que efectivamente yo tenía razón y que hacía muy bien en hacer valer mis derechos, en informarles a ellos y en denunciar de forma pública este tipo de abusos, ya que el resto de compradores tienen derecho a saber qué vendedores son buenos y cuáles no. La verdad es que me sorprendió bastante la sinceridad de éste último asistente, de lo cual le estoy muy agradecido. También me dijo que la tienda había recibido un aviso grave de que si volvía a repetir dicha práctica sería expulsada de la venta en Amazon con el consiguiente perjuicio económico.

Con éste último asistente se cerró la venta: me hizo comprobar que había recibido el reembolso correctamente, cosa que así fue, y a la vez que hablaba conmigo me iba indicando cómo hacer la compra de nuevo. En el momento de comprar al precio actual (alrededor de 35 euros sin gastos de envío) me dijo que escogiese esa opción y que además, por las molestias, seleccionase el envío que tardaba entre 2-3 días, en lugar del que tarda entre 3-5 días que es el habitual. Al finalizar la venta, el asistente redujo el precio hasta que coincidiera con el original, 15,27 euros.

Pues efectivamente, no han pasado ni dos días laborables cuando ha llegado el libro a casa en perfectas condiciones, de primera mano (la compra inicial era de segunda mano) y con el embalaje correcto, antes de las 12 del mediodía.

Así que puedo darme enormemente por satisfecho por varias razones: en primer lugar, porque se ha cumplido la Ley tal y como debe ser. En segundo lugar, por la ayuda recibida de tanta gente que incluso me enviaron mails privados para asesorarme legalmente si lo necesitaba. Y en tercer lugar a Amazon, por la celeridad a la hora de solucionar mi problema, por la buena atención a pesar del chat previo (quizás ese asistente no tuviese “poder” suficiente para ayudarme), por regalarme el envío entre 2 y 3 días y por haber superado ese mismo plazo. La verdad es que la resolución de mi problema ha sido impecable y ojalá otras empresas (de telefonía, se me ocurren) tuvieran esa capacidad.

Así es como se aprende que cuando veamos una irregularidad de este tipo lo importante es no desistir, pedir ayuda y compartir nuestro problema, ya que puede ser de ayuda a otras personas. De nuevo, muchas gracias!

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE:

Acabo de recibir el siguiente correo desde Amazon:

Destaco lo más importante: “Gracias al inconveniente que fue reportado por su parte, en Amazon hemos decidido retirar a este vendedor por la experiencia que ha sufrido usted como cliente

La verdad es que éste no era mi objetivo, yo sólo quería el libro al precio correspondiente, y se les dijo que estaban haciendo algo ilegal al cancelar los envíos para cambiarles el precio. Pero bueno, mi obligación era reclamar y aquí está el resultado.

¿Engañado por una librería vía Amazon?

Mira que soy de los que dicen que comprar por Internet suele ser seguro, pero hoy me tengo que tragar mis propias palabras.

Andaba buscando un libro por distintas librerías llamado “Diccionario de Plantas Medicinales“, de Jordi Cebrián. Es un buen diccionario bastante específico y tenía varias referencias de el y después de buscarlo por todos los sitios posibles siempre lo encontraba al mismo precio: alrededor de 35 euros. Para un libro de ese tipo no es especialmente caro, pero tampoco es barato así que decidí pensármelo bien.

De casualidad, un conocido me dijo que en Amazon los vendían de segunda mano por muy buen precio incluso con los gastos de envío: ahora pasaba a costar 15,27€ y ahí ni me lo pensé. Me registré en Amazon e hice la compra de inmediato. Eso fue el miércoles 10 de Julio tal y como se ve en la captura. Inmediatamente recibí un correo confirmando la compra y al mirar en el banco me aparecía ese mismo saldo retenido. Al día siguiente recibí otro correo confirmando el envío del producto y la fecha de llegada, que sería alrededor del 18 de Julio, es decir, mañana jueves.

Bien, pues hoy mismo he recibido un nuevo correo por parte de la librería diciéndome que ha habido un error en el precio y me confirman el reembolso. Como nota me ponen lo siguiente:

“Notas: Debido a un error en el precio publicitado, nos vemos obligados a cancelar su pedido. Procedemos al reembolso del mismo. Lamentamos profundamente lo sucedido. Un cordial saludo”. 

He trabajado algún tiempo en tiendas y siempre nos han dicho lo mismo: “tened muchísimo cuidado con el etiquetaje de los productos, porque si os equivocáis de precio los compradores tienen derecho a llevarse el producto por el precio que aparece en ellas. ” Esto se basa directamente en la Ley del Consumidor:

“Art. 85. Cláusulas abusivas por vincular el contrato a la voluntad del empresario.

10. Las cláusulas que prevean la estipulación del precio en el momento de la entrega del bien o servicio o las que otorguen al empresario la facultad de aumentar el precio final sobre el convenido, sin que en ambos casos existan razones objetivas y sin reconocer al consumidor y usuario el derecho a resolver el contrato si el precio final resulta muy superior al inicialmente estipulado.”

Es decir, que se considera abusivo que el empresario pueda aumentar el precio final sobre el convenido sin que haya una razón objetiva. Un error no es una razón objetiva, porque puede ser un error o un “error” como quien dice. Pero… ¿qué pasa cuando compras un producto, te cobran 10 euros, te envían el producto, está a punto de llegar según sus previsiones, te cancelan el envío y te dicen que ha sido un error, que si lo quieres que ahora pagues el nuevo precio? ¿No se está llevando la contraria al artículo?

En mi caso, el vendedor ha cancelado la venta en base a un error que en principio les obliga a venderme dicho producto al precio que tenían estipulado y más aún habiendo confirmado todos los pasos. Pero nada, los chicos de SE CULTURA han decidido que esa norma con ellos no va, que cancelan y que si quiero el libro que pague el doble, 31,98 euros. Rebusco en las condiciones de venta de la librería y en ningún lugar pone algo referente al tema de errores en el precio. Entonces pensé que quizás Amazon tuviera alguna norma de este tipo, o alguna exención o similar y me encuentro lo siguiente:

¿Qué ocurre si hay un error en el precio de un producto?

    A pesar de nuestros esfuerzos, es posible que el precio de una mínima cantidad de los 1,5 millones de productos de nuestro catálogo sea incorrecto. Sin embargo, podemos asegurarte que comprobamos el precio de los productos durante el proceso de preparación y envío de cada pedido. Si el precio correcto de un producto es más bajo que el precio indicado, te cobraremos el importe más bajo. En el caso contrario, podremos, a nuestra discreción, o bien ponernos en contacto contigo antes del envío del pedido para que nos des nuevas instrucciones, o bien cancelar tu pedido y comunicarte dicha cancelación.


Vaya hombre, ahora que parecía que tenía razón! Pero…¡espera un momento! Amazon dice que comprueba el precio de los productos durante el proceso de preparación y envío…y mi preparación y mi envío ya se habían producido! E incluso el cobro! Y con las correspondientes confirmaciones! Luego doy por entendido que Amazon ha comprobado el precio de mi producto y lo ha dado por bueno hasta tal punto que lo ha cobrado. Si hubiese un error en dicho precio…¿no habría cancelado el pedido antes de enviarlo o cuando mi saldo estaba retenido, sin llegar a cobrarlo? ¿No será que la tienda al ver la venta realizada se ha dado cuenta de que el precio era demasiado bajo y ha querido rectificar aprovechando que Amazon “lo permite”?

Durante estos días he esperado para ver si me reembolsaban el dinero. Nada. Hoy les he mandado un mensaje a la librería diciéndole que o me mandan el producto al precio que ofertaban o que me devuelvan el dinero. De momento nada.

Mi pregunta es: ¿Ahora qué hago? No se si es que se están retrasando más de lo debido en hacer la devolución, pasan del tema o se pasan la pelota de Amazon a la librería hasta que yo me aburra. Una devolución por lo que me cuenta gente con más experiencia en el asunto se hace en apenas segundos con un TPV. Por internet incluso puede tardar algo más, entre 24 y 48 horas tengo entendido. Pero estamos a 17 de Julio y creo que ya es suficiente con un lunes y un martes de por medio. Si fuese un fin de semana o hubiera festivos durante estos días lo entendería, pero no es el caso.

En resumen:

-Compro un producto a un precio que Amazon revisa y confirma antes de continuar con la compra.
-Se confirma la compra. Me retienen el dinero en la cuenta.
-Se confirma el envío. Me cobran lo retenido.
-SE CULTURA cancela el envío aduciendo un error en el precio pero no devuelven lo cobrado.

¿Alguien puede ayudarme? ¿Os ha pasado algo similar y habéis podido arreglarlo?

Violando vuestro cerebro.

Si llegáis hasta el final del último vídeo sin sangrar por la nariz, os regalo un paquete de caramelos que tengo justo aquí guardado desde la última cabalgata de Reyes. Gran reserva, oiga.

Mira, mira que contoneos. Es hipnótico. Dicen que el aro no para de moverse porque ha entrado en órbita.

Los conejitos del Ecuador. Se pegó tres meses Colon en una puñetera carabela de 20 metros de largo para ésto… Atended, que es “tecno”.

Seguro que estáis todos intentando averiguar cómo cojones ha puesto de acuerdo a tantos perros para hacer ejercicio a la vez. Lo sabía. 
Porque los pepinillos también merecen ser sorprendidos. 

Con ésto ya tenéis para toda la semana. Sed felices y tened buen lunes.

Surra de bunda (NSFW)

ATENCIÓN: Los vídeos que se muestran a continuación han de ser contemplados como objeto de estudio documental y no como algo erótico o relativo al sexo. Si queréis algo hardcore os ponéis el telediario de TVE pero el de mediodía, como hacemos todos.

No soy muy de hacer estas entradas, pero es que sólo la carita de los “voluntarios” para semejante baile ya merece la pena no una entrada, sino un blog entero!

La “surra de bunda” es lo que su propio nombre parece indicar: se traduce como “azotar el culo”. Es un baile brasileño creado por “Las Tequileras” (esto más que un nombre parece una declaración de intenciones), tres muchachas de Sao Paulo que también tienen pinta de hacer bodas, bautizos y comuniones. El baile en sí es bastante salvaje, hasta el punto en el que se llega a ver cómo la damisela, tras unos contoneos armoniosos y nada desacompasados, coloca sus tobillos en los hombros de la víctima para llegar a meterse la nariz de éste entre los mofletes del culo, pero violentamente.

¿Violentamente?

Violentamente.

Después ya, según la bailarina que sea pues igual las ves lanzándose en caída libre hasta la entrepierna de su víctima o matando un tiburón a pellizcos. Bueno, esto último no ocurre, pero lo parece por lo brutas que son. Aquí las famosas “Tequileras” en sus comienzos, hace ya unos tres años.

Luego ya los vídeos que te vas encontrando pues pueden derivar en lo que podríamos considerar a medio camino entre una masacre y un genocidio….testicular. Yo creo que en realidad él no es consciente de donde está ni de qué hace ahí en medio. Esto es lo que llaman “Sentadão”: Así a ojo esto son ochenta kgs de peso, principalmente piernas, cayendo sin control sobre la pobre víctima que seguramente será devorada tras éste complejo ritual.

Pero tienen más víctimas, y a éste seguro que no lo dejaron escapar, que está la cosa muy mala. 

Este otro vídeo ya es más de recrearse olfativamente hablando. Porque lo vais a oler. 

Ahora viene lo divertido: ¿os imagináis que fuera una mujer la que se sienta en el suelo? ¿que viene un bailarín y le frota sus partes pudendas por la frente? ¿que aprovecha su posición de poder para denigrar a la muchacha?

Bueno vale, eso se llama reggaeton. No he dicho nada.

Al menos con ésto ya tenéis entretenimiento para un rato. Pasad buen fin de semana!