política

De la Alameda de Sevilla a Gamonal de Burgos.

Las señales son inequívocas: en España ahora mismo basta con tocar las palmas y tienes una revolución en tu propia puerta. Revoluciones de twitter como yo las llamo, puesto que duran lo mismo que un tweet y se pierden en el tiempo igual que lágrimas en la lluvia, como dijo el célebre Nexus. ¿Quién recuerda a los mineros? ¿O a los estudiantes de Valencia? ¿Los palos de la policía en Plaza Cataluña? Nadie. Tenemos tal sobrecarga de información cada día que la que es realmente relevante acaba siendo sepultada por toda la demás. Pero al menos son indicativos de que algo pasa.

Lo que no podía dejar pasar era ésta oportunidad para hablar del Gamonal porque aunque no lo parezca, en Sevilla nos toca bastante de cerca.

Por lo que leo, Gamonal es un barrio obrero de Burgos que se opone a la reurbanización de la calle Vitoria, una de las arterias principales de la ciudad y no es la primera vez: en 2005 también se opuso a la remodelación de otra calle construcción de un párking en el barrio, aunque entonces sí que se detuvo la obra. El proyecto actual supondría reducir los carriles de circulación y eliminar todos los aparcamientos en superficie para meterlos bajo tierra y privatizarlos a precios desorbitados pero claro, como todo, tiene su aquél: el promotor del proyecto estuvo condenado a dos años de cárcel, el Ayuntamiento andan justitos de dinero (¿Cual no?), han cerrado guarderías por no poder reformarlas al no haber fondos…Vamos, lo normal.

(más…)

Anuncios

Y el 15M triunfó: la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Durante la gestación de lo que hoy se conoce 15M, aquél verano en el que casi todo eran buenas intenciones, propuestas e ideas más o menos brillantes -aún me escuecen las biodanzas, ¡lo siento!- siempre se dijo que lo que había que conseguir era derribar este sistema político bipartidista y con muy, muy poca vergüenza.  Al principio todo se vistió de “chiquillada” por parte de una prensa desconcertada y de unos políticos a los que se les pilló con las bragas por los tobillos y sin saber hacia donde correr. Se ignoró por completo que miles de personas estaban inventando hasta nuevos métodos para manifestarse y protestar haciendo valer los derechos que nuestra sacrosanta -y tan violada- Constitución otorga.

Después vinieron las comparaciones: el 15M es ETA. Ada Colau es ETA. Las tartas son ETA. Mamá es ETA. Las cejas de la panadera son ETA. Yo mismo soy ETA. Y al final por hacernos los guays, la verdadera ETA termina en la calle. Cuántas risas se han echado esos grandes periódicos viendo a los muchachos acampar en las plazas como si fuera una colonia de verano, ¿verdad? Y cuántas carcajadas viendo sus reivindicaciones: “Por un futuro mejor”, “No hay pan para tanto chorizo”, “Vendo Opel Corsa”… ¿Quienes se han creído para llorar así? Los políticos somos nosotros, no ellos. Aquí nadie llora mejor que nosotros.”

Pero entonces la cosa se puso seria. “Unos cuantos muchachos” rodearon el Congreso y la Policía no sabía donde meterse. Unos cuantos muchachos le dieron una manta de palos a unos antidisturbios por atacar a ciudadanos pacíficos. Unos cuantos muchachos han puesto repetidamente en jaque la capacidad de reacción de un Gobierno. Unos cuantos muchachos dijeron “NO LIMPIAMOS MÁS” y cogieron por las pelotas a una alcaldesa adicta al café. Y así les llegó el miedo.

El título de la entrada no es casualidad: la consecuencia más evidente de que todo lo que se gestó en su día hace más de dos años es que el Gobierno está acojonado. ¿Qué motivo habría sino para presentar una ley tan represora y fascista en nombre de la tan difamada y prostituída libertad? A grandes rasgos, de aprobarse dicha ley:

-Grabar en vídeo a un policía y su difusión (un retweet ya se considera difusión) : de 30.001 a 600.000 euros
-Insultar o agredir a un policía, incluso en legítima defensa: de 1.001 a 30.000 euros.
-Llevar puesto “algo” que impida la identificación de un sujeto durante una manifestación. ¿Cuenta el hijab?
-Se considerarán infracción muy grave los escraches. Del tirón.
-Las protestas sin comunicación previa (que se pueden hacer perfectamente) frente a edificios institucionales, centrales nucleares o aeropuertos -por si deciden huir, imagino- también serán infracciones.

Estas son algunas de las perlas que el Gobierno quiere sacar adelante para sustituir la ya manida y mohosa “Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana a.k.a Ley Corcuera”, la famosa de la “patada en la puerta”. ¿Que porqué se llama así? Porque intentaron colar también algo que hoy nos parece normal gracias a la televisión: pegarle una patada a la puerta si un Policía cree que la estás liando parda o poniéndote fino en el salón. No lo consiguieron entonces: ahora es peor aún, pueden requisarte el teléfono sin pedir permiso alguno a un juez para, por ejemplo, obligarte a borrar la foto donde apareces matando a un empresario en pleno Raval.

Pues esta nueva Ley viene básicamente a dejar en bragas a su predecesora. Así como os lo digo. Se acabó manifestarse y descargar la ira que provoca un porrazo en el lomo contra el policía que te lo da; aunque no os lo creáis, detrás de esa armadura cibernética y tras esas mandíbulas apretadas por el odio hay unos seres sensibles y tiernos que piden a Dios y al Gobierno que por favor, “hay unos cuantos muchachos que me están insultando y el psicólogo es carísimo”.

Violencia capilar.

Se acabó reunirse frente a la Casa del Pueblo, el Congreso de los Diputados o “Esa casa de putas tan grande”, ya que sus señorías no pueden seguir trabajando a gusto en su interior ni beberse tranquilos sus gintonics a 3.50. Que por cierto, si ponen buena música me apunto, por mi zona los cubatas valen de 5 euros para arriba. Paga el Estado, claro.

Se acabó que el pueblo diga “Hasta aquí hemos llegado” y se plante allá donde quiera y reivindique lo que crea justo para sus iguales. Se acabaron las huelgas de basuras o los desfiles de tractores por las ciudades, ya que también es sancionable el hecho de interrumpir el paso en la vía pública.

Pero todo ésto me da esperanzas, porque yo me imagino a un Gobierno acojonado porque ya no sabe cómo contener a un pueblo que cada día está más y más furioso; un pueblo que está abriendo los ojos a tantas injusticias y que está al borde de la desesperación por ver como los que roban a manos llenas salen impunes o indultados, en cambio ten valor para retrasarte en el pago de una letra del banco.

El 15M inició una nueva forma de manifestarse, de moverse, e incluso de pensar de forma más colectiva y su consecuencia principal es que tenemos a un gobierno lanzando leyes a diestro y siniestro y aprovechándose de una mayoría absoluta para aplicarla cuanto antes. El pueblo está forzando al Gobierno a defenderse de fascistoides maneras. Están asustados.

Y lo sabemos.

Y ahora…¿Quién nos gobierna?

Vamos a ser positivos. Vamos a asumir que tras la tirada de manta que acaba de protagonizar Luis Bárcenas termina por provocar la caída sin frenos y cuesta abajo en la que se ve sumido el PP. Vamos a pensar que por un momento la Justicia en este país funciona y que dan por buenos los famosos “papeles”. Y que nos levantamos un día y de pronto todos los titulares coinciden: “Dimite Rajoy“. Desde este punto pueden pasar varias cosas:

1. Que se convoquen nuevas elecciones
2. Que se le sustituya por alguien del propio gobierno menos cubierto de mierda
3. Que se le sustituya definitivamente por un plasma

Sigamos siendo positivos y pensemos que se convocan elecciones generales. Cada partido presentaría su candidato y daría comienzo el festival del humor pero…¿qué candidato sería capaz de coger en este momento las riendas del país y poner un poco de orden en el caos?

Veamos pues qué nos puede ofrecer a día de hoy la política española:

En el PP: 
-La Vicepresidente del Gobierno, Soraya Saez de Santamaría. Sigue siendo la segunda al mando y puede encontrar trufas.
-Esperanza Aguirre, como parte del PP más radical y extremo. Hoy ha desayunado dos culebras con limón.
-Alberto Ruiz Gallardón, porque gracias a sus cejas siempre tendríamos buenas caricaturas.

En el PSOE:
Rubalcabra Rubalcava, como Presidente del partido en la oposición.
-Elena Valenciano también conocida como “La que no se entera de ná
-Felipe González. Si, ¿qué pasa? Si vuelve Aznar él también puede. Aquí no hay momia política que valga.

En IU:
-Llamazares a.k.a “El moro“. Si Anguita es el Califa, él no iba a ser menos. EE.UU tiembla ante tal posibilidad. No pongo a Cayo Lara (el candidato de verdad) porque…pues no sé, no tenía por donde sacarle el chiste.
-Alberto Garzón, el diputado más joven del Parlamento. Botellón gratis para todos, pásalo (por WhatsApp, claro)
-Julio Anguita, al nivel de Gonzalez y Aznar. Matadme.

Canta Bárcenas, canta!

En UPyD:
-Rosa Díez, que si saliese elegida no estaría segura de si gobierna el PSOE o el PP.
-Toni Cantó, por aquello de las “7 vidas”. Y porque podría ganar a Rajoy diciendo tonterías.
-Encarni Rodriguez, la señora de la limpieza. Sin duda será capaz de decir cosas más coherentes que los dos anteriores.

Estos serían los candidatos de los principales partidos. Los cuatro jinetes del Apocalipsis que podrían relevar a Rajoy en la dirección de este enorme barco que no sabe a dónde va. Cualquier opción es a partes iguales triste y divertida, como un payaso muerto. Pero aún podemos encontrar otros tantos candidatos que si bien estarían fuera de las formaciones políticas, podrían ser bastante útiles a la hora de sentarse en el Trono de Hierro Sillón presidencial. Veamos quiénes son:

Jordi Évole: quizás no dirija muy bien el país, pero todos los domingos tendríamos un bonito programa acerca de farmacéuticas malvadas o de alimentación bioquímica patrocinado por el Gobierno. Ya es algo más que los discursitos actuales.

Carmen de Mairena: mandaría al carajo a todo el mundo mucho antes de ser incluso elegida Presidente del Gobierno. Eso si, el Ministerio de Interior pasaría a llamarse “Ministerio de mi Coño”. Las cosas claras.

Lucía La Piedra: fomentará el Palotismo Institucional y le sacará brillo a todas vuestras propuestas. Ya no es actriz porno pero donde hubo fuego…

Edd Stark: es divertido porque si se va mucho de la lengua, le terminan cortando la cabeza. ¿Que es de ficción? ¿Y Rajoy no?

Jorge Cadaval a.k.a “El alto de los Morancos”: dado que puede interpretar a varios personajes a la vez, ahorraríamos un montón en Ministros y otros cargos innecesarios.

Desde Menéame me dicen que añada a Jose Mota:

Imita muy bien a los del PP y a los del PSOE. Que falla uno, pues imita a un persona de otro partido y nos ahorramos gastos en elecciones. Total da lo mismo.” (Chapulina)

Como siempre se dice, “son todos los que están, pero no están todos los que son”. Lo que pasa es que me da pereza poner más cosas. Además, durante la redacción de esta entrada Rajoy ha “declarado” cosas como ésta ante las preguntas (dos como máximo y parece que una de ellas ha sido “pactada“) relativas a los SMS entre él y Barcenas.

“Sobre este asunto, lo que quiero decir es que el Estado de Derecho no se somete al chantaje. En este asunto lo sustancial es que la Justicia está trabajando de forma independiente y con la colaboración del fiscal. No hay, no ha habido ni habrá ni sugerencias ni presiones ni a la Justicia, ni a Hacienda, ni a la Policía ni a ningún otro escalón administrativo que esté sujeto a este proceso. Y la mejor prueba es que las personas son las mismas que lo llevaban antes de la formación  del actual Gobierno. Las instituciones actúan, han actuado y actuarán de acuerdo a las leyes y a la Constitución”. 

Después le han hecho otra pregunta y ha respondido exactamente lo mismo pero cambiando el orden de las palabras. Y si le hubieran preguntado por la defensa de las Fiestas de San Agustín, que se realizan en el pueblo de Villanueva de Los Frailes, yo creo que hubiera respondido lo mismo.

Este verano, digan lo que digan, viene bien calentito…

Este país está MUERTO.

Españoles, españolas, siento anunciar que éste país está definitivamente muerto. Llevan años estrangulándonos de las maneras más creativas y duras posibles, recortando en todo aquello que nos hace falta a nosotros, privándonos de lo que un día creímos un derecho. ¿Recordáis cuando veíamos por televisión las duras imágenes de Grecia recortando aquí y allá, los disturbios y todo lo que un día creímos que nunca nos pasaría? Pues muchos pensamos que un día nos pasaría a nosotros, y ese día fue ayer. O antes de ayer, qué más da. Y hoy creo que ya lo tengo claro: no hay esperanza.

No me ha hecho falta ir al Congreso, más que nada porque no he podido. No puedo permitirme el coste de un viaje a Madrid ni tampoco tengo tiempo suficiente, pero he intentado informarme por todos los medios posibles como cámaras en streaming, redes sociales, diarios, blogs… y he llegado a la conclusión de que la ciudadanía española está tan anestesiada después de tantas bofetadas, está tan absorta en sus propios problemas, está tan preocupada por lo que pueda pasar en el futuro que no se preocupa en absoluto por su presente.

Si bien es cierto que ninguna condición nos es favorable, la manifestación de hoy que pretendía asaltar el Congreso ha sido la demostración más clara de lo que todos temíamos: que nos hemos rendido.

A partir de ahora nos conformaremos con sobrevivir, con trabajar “en lo que salga” sea lo que sea, ganando lo que podamos, y vivir a base de chanchullos, de trueques, triquiñuelas y tratos para mantener a los que tengamos bajo nuestra ala.

Poco a poco veréis como vuestros seres queridos se empobrecen mientras una casta política cada vez más rica vive completamente ajena a nuestros problemas. Y seguiremos votándolos, porque manipularán cada fórmula para seguir permaneciendo una y otra vez donde están, para que nosotros estemos donde estamos o incluso más abajo, más hundidos en el lodo.

¿Y es culpa nuestra? Definitivamente SI. No significa que sea únicamente nuestra, pero hay que admitir que todos, de una forma u otra, hemos permitido que esto ocurra y antes mirábamos hacia arriba ofendidos porque “no iba con nosotros”. Ahora miramos hacia abajo porque “no podemos hacer nada”. 

Siempre he dicho que nos quedaba un sólo poder y era la masa, el número. Somos muchos más que ellos, incluso si sólo contáramos a los parados. En cambio a través de los distintos medios he visto una manifestación vacía, pobre y tragicómica al mismo tiempo. Grupitos aquí y allá, pocas aglomeraciones, un montón de policías y poco más. Lo de siempre. Podría haber sido otro día, pero no. Sencillamente manifestarse en la calle ya no es útil porque han aprendido a desbaratar cualquier convocatoria de forma efectiva para que ocurra lo que ha pasado hoy. O pensamos algo efectivo, o la sentencia será firme.

¿Qué nos queda? Lo que ya han hecho muchos de vuestros amigos y familiares: huir. Esto ya no es emigrar, sino salir corriendo hacia donde podamos subsistir mejor. Quizás en un futuro, cuando las cosas cambien si es que cambian, podamos volver y construir una nueva España con políticos honrados, jueces a favor del pueblo, una policía decente, un sistema electoral proporcionado, unos impuestos adecuados…

…o quizás podría despertarme y dejar de soñar

Viva la República!

Hoy, 14 de Abril de 2013, se cumplen 82 años desde que éste mismo país que pisamos (algunos) se acostaba monárquico y se levantaba republicano, acabando así de forma legítima con la dinastía de los Borbones de nuestro país. El pueblo español a través del voto consiguió que en las grandes capitales de provincia hubiera una mayoría de concejales republicanos que desembocó en la abdicación de rey Alfonso XIII y su exilio a Francia, de donde ya no volvería.

Durante los seis años que duró esa segunda etapa republicana España fue uno de los países pioneros en educación e igualdad de voto; se alcanzó cierta separación entre la Iglesia y el Estado, y se elaboró una Constitución que hoy ya nos gustaría tener.

Como pequeño homenaje y porque es un gran discurso, os dejo este video donde el gran Julio Anguita que espero que os haga reflexionar acerca de qué tipo de República queremos y para qué la queremos. Dura algo más de hora y media aunque el discurso en si es más breve, pero es muy ameno de escuchar y puede aclarar muchas dudas acerca de un sistema de gobierno que hoy más que nunca se siente más cerca.

Salud y República!