Sevilla

13 situaciones que has vivido en Sevilla

Unas cuantas situaciones que seguro que te son familiares si eres de aquí o has vivido aquí. Siempre más allá de los tópicos, claro…

1. Cuando pasas por el “bar del adobo” en la calle Tetuán 

1bob

2. Cuando vas a coger el Metro en plena Madrugá

2metro

3. Cuando te cuelan en alguna discoteca del centro sin hacer cola

3discocola

4. Cuando intentas convencer al portero de una caseta de la Feria para entrar.

4porfavor

5. Cuando regalan algo en la estación de San Bernardo y lo ves desde las escaleras

5sanber

6. Cuando te dicen de ir a patinar a la pista de hielo de la Plaza de San Francisco

6patinar

7. Cuando tienes la cena de Navidad en la Choza de Manuela

7choza

8. Agosto

8agosto

9. Un domingo de agosto

9domin

10. Cuando tu amigo el valiente se arranca por sevillanas

10amigo

11. Cuando tu amigo el valiente de antes lleva seis sevillanas. Seguidas.

11amigo2

12. Paseando por la Avenida en Navidad

12avenida

13. Esquivando a los de UNICEF frente a FNAC

13unicef

Y me dejo unos cuantos, ¡que no hay que abusar!

Anuncios

Tópicos con patatas.

Si hay algo de lo que he hablado varias veces y con suerte con bastante difusión es acerca de los tópicos que pesan sobre cada uno de nosotros seamos de donde seamos, a nivel local o nacional, simplemente por haber nacido en un sitio concreto. Dado que cada lugar tiene sus tópicos, yo me voy a centrar en los de mi ciudad de nacimiento: Sevilla.

De nosotros se dice -y en general, de los andaluces- que vivimos al día, que vamos de fiesta en fiesta, que somos muy religiosos y que nos encanta la vida en la calle. Se dice que somos vagos, que lo de trabajar no va con nosotros y que odiamos terriblemente al resto de provincias precisamente por sobredosis de amor hacia nuestra ciudad. Pero sobre todo: fiesta, siesta, cerveza, jamón, Semana Santa y olé.

¿Porqué esta reflexión?

Una de las mejores cosas que tenía el ir y volver de Barcelona a Sevilla durante tres años era encontrarme la revista GQ en los vuelos de Vueling. La verdad es que a nivel de entretenimiento es una revista que está bastante bien y completa, tiene bastantes artículos y entrevistas muy interesantes y siempre encuentras recomendaciones de lugares, productos y cosas por hacer que en más de una ocasión me han sido bastante útiles. Pero no se como, de rebote estos días y en su versión virtual -no sé si habrá salido en papel- me encuentro el siguiente artículo a colación de las primeras frases de ésta entrada:

En este fantástico artículo -nótese la ironía- cubierto por una pátina de humor del barato, nos encontramos una ristra de tópicos enumerados y clasificados por secciones como “Geografía”, “Gastronomía”, “Turismo” o “Sevillanía” que si bien debo admitir que hasta cierto punto tiene su gracia, tras leer líneas y líneas de masdelomismo no se me ocurrió otra que comentar mi completo desacuerdo con sus afirmaciones, algunas de las cuales son las que siguen:

“-Todas sus calles llevan a tomarse una cervecita en El Salvador.”

No. No todas las calles llevan al Salvador, aunque sea una parada típica. Se reduce una ciudad a la mínima expresión, más típica si cabe. Luego se marchan los turistas -entre otros- pensando que la ciudad termina ahí.

Nota: El Salvador es una plaza muy concurrida del centro de la ciudad, a los pies de la segunda mayor iglesia de la ciudad y de la que destacan los bares que en ella se encuentran y las reuniones que allí se forman.

“-El resto del año, Sevilla tiene un calor especial.”

Tampoco. La temperatura media anual de Sevilla es de 19.2º, algo que no podemos considerar “calor”. Ésto significa que si en verano nos ponemos a más de 40º durante bastantes días, en invierno te puedes encontrar días donde las máximas no llegan ni a los 10º, rozando las mínimas los -5º, que para estar situados casi a nivel del mar y tan al sur, no está nada mal.

“-Si eres sevillano, eres de una cofradía. Al igual que cuando eres español tienes que ser del Barça o del Madrid.”

Lo que hablaba del tópico de religiosidad, una nueva generalización que implica que aquí todos somos religiosos.

“-La aldea del Rocío es un barrio más de Sevilla.”

Triplete. Y gracias por fomentar el pique con los almonteños. Nos hace falta.

“-En Sevilla un balón no se te va fuera de la pista, se “embarca”.

-Un sevillano no usa abrigos, sudaderas, jerseys o rebecas, usa “chalecos”.

-Un sevillano no va en pantalones cortos, va en “calzonas”.

-Un sevillano no te dice “¿en serio?”, te dice “¿si o qué?”.

 Localismos. Localismos everywhere. Cualquier ciudad tiene a estas alturas un meme de Facebook con algo similar acerca de su ciudad. ¿Qué relevancia tiene entonces?

El artículo, leído por cualquiera que no sea de aquí -incluso si eres de aquí- lo que viene a reafirmar son todos los tópicos que pesan sobre los nacidos en Sevilla pasando por alto numerosas situaciones que se dan en la ciudad, que escapan a toda tradición y que aportan con mucho una gran variedad a la propia ciudad, que como cualquier otra, desea mantener sus tradiciones y a la vez pretende adaptarse a la realidad tan cambiante. Parece como si aquí fuese imposible avanzar: todo tienen que ser cervezas en el Salvador, cofradías, El Rocío, Chipiona y Matalascañas, Feria, incienso y compadreo. Como si no hubiera más ciudad que la que dibujan las guías de turismo o la que los medios de comunicación venden al resto del país y del mundo. Como si aquí no hubiera grandes empresas aeronáuticas o energéticas, como si no existieran grandes centrales térmicas de última tecnología o barrios que se han revitalizado a base de saltarse todos los tópicos como el Soho Benita, o una buena parte del sector juvenil que está deseando vivir sus tradiciones y a la vez, transformarlas y modernizarlas sin tener al casposo de turno detrás echando espumarajos por la boca diciendo el manido “Sevilla e’ asín“.

Y ojo, porque si te sales del tiesto lo mejor que vas a recibir es una lluvia de críticas diciendo que si “un poquito de humor” (¡a mi, precisamente!), que si “si son tópicos, es porque tienen buena parte de verdad” o que “si no te gusta el artículo, es que no eres sevillano”. Estos han sido algunas de las respuestas a un comentario que he hecho y que podréis ver si entráis en el enlace al artículo. Por suerte, mi crítica hacia el artículo ha recibido más apoyos que detractores.

Que si, que vale. Que admito que buena parte de las cosas que dice son ciertas, y que a veces nosotros mismos jugamos con los tópicos para reírnos de nosotros mismos. Pero hay que saber cuándo parar. Porque cuando tienes a un país entero bombardeándote constantemente con lo que eres por haber nacido donde has nacido, una y otra vez, de todas las formas y con todas las variantes posibles, pues llega un punto en el que cansa. Y de una revista que se define como “moderna y cosmopolita” como lo es GQ, pues la verdad es que me deja un punto amargo bastante considerable.

Las últimas líneas se las dedico al autor del artículo, de nombre Alfredo Murillo, por si algún día termina cayendo por aquí: estimado autor, te prometo que ésto no va contra ti -ni contra la revista- y más cuando eres tú mismo reconoces que Internet es el Reino de los Ofendidos, y no te quito la razón. Pero desde mi humilde opinión sólo quería que supieras que aquí hay un sevillano harto de cargar con esa pesada losa que son los tópicos que desde tu tribuna te encargas (como tantos otros, para mi pesar) de difundir y que muchos otros intentamos, de una vez por todas, quitarnos de encima.

Nota aclaratoria: a mi me encanta ésta ciudad y más desde hace unos años hasta ahora y precisamente por eso me preocupa la imagen que se vierte de la ciudad al exterior. Para los que dicen lo del humor: revisad el resto del blog. No veréis más absurdeces juntas. 

Estado policial en Sevilla.

Sevilla, esta maravillosa ciudad donde vivo, es un enorme paraíso de contradicciones. Igual te encuentras la sede de grandes empresas aeronáuticas como te encuentras todavía pequeñas tiendas que trabajan el mimbre. Te puedes encontrar grandes eventos deportivos al mismo tiempo que los abuelillos siguen jugando al dominó en la puerta de los bares. O puedes ver un rascacielos de ciento ochenta metros dominando la ciudad y a unas cuantas calles encontrar que quedan patios de vecinos del siglo XIX al más puro estilo andaluz.

En esa misma ciudad de contrastes entre modernidad y tradición también puedes encontrarte titulares de la prensa autóctona como el siguiente:

“El Pleno (PP) aprueba la ordenanza de ruidos y la oposición (PSOE/IU) pide su retirada”

La información entre paréntesis es mía para quienes no conozcan este Ayuntamiento.
Qué buen Ayuntamiento que mira por el descanso de sus conciudadanos, ¿verdad? Y qué mala es la oposición que sólo se preocupa por sus intereses y a la que le da igual si los vecinos pueden dormir o no, ¿cierto?

Pues nada más lejos de la realidad. En la ciudad de los contrastes se acaba de aprobar la Ordenanza contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones, una ordenanza que con un título inocente y aparentemente favorable a los intereses de la ciudadanía se esconde un terrible hecho: a partir de ahora la policía tendrá más “mano” que un juez.

Os resumo lo más crítico de la ordenanza en si:

-A partir de ahora, un policía que considere que un local o terraza está emitiendo demasiado ruido, puede clausurar el local sin previo aviso.
No necesitarán sonómetros para corroborar que “hay mucho ruído”. Lo harán de oido.
No necesitarán que un Técnico o Funcionario de Medioambiente certifique que su decisión está fundamentada.
-Serán los propios locales los que tengan que enviar información en tiempo real al Ayuntamiento para certificar que su local no está superando los umbrales de sonido establecidos por la ordenanza.
-En lugar de cerrar un local, la policía también podrá imponer multas que van desde los 300 hasta los 300.000 euros. Casi nada.

Es decir, que en base a esta ordenanza un policía puede cerrar un local a su antojo, sin justificarse ante nadie y sin aportar pruebas de porqué ha cerrado un local. OJO: Que no estoy diciendo que lo vayan a hacer, pero que por poder, pueden. Y suerte que en nuestra ciudad la policía es incorrupta, son de fiar y jamás harían algo en contra de la propia ciudadanía, porque si no yo podría pensar que pueden cerrar locales porque no les han dado un reservado VIP el día que vayan de paisano, o que alguno se dedique a visitar a ciertos locales de ocio preguntando que “qué hay de lo suyo”, que las vacaciones en Mallorca no se pagan solas.

Pero es que encima vamos a por el colofón final, el que me recuerda que ésta ciudad sigue siendo “Muy noble, muy leal, muy heróica, invicta y muy mariana” tal y como aparece en el escudo:

-A partir de ahora, los únicos cohetes o petardos que se lancen tendrán que venir de las manos de las hermandades religiosas, como las rocieras por ejemplo. 

El horario del lanzamiento de estos artefactos estará restringido de 9h a 23h y sólo se hará una excepción para los ciudadanos los días 24, 25 y 31 de Diciembre, pudiendo lanzarlos hasta las 3 de la mañana. Hay otra excepción para el ruido: las bandas de música que acompañan a las procesiones de Semana Santa (o de otros periodos del año) podrán saltarse la ordenanza mientras dure el propio cortejo.

Así pues, tras esta ordenanza nos encontramos a una ciudad controlada por la policía local en cuanto a locales de ocio y restauración se refiere, y donde sólo las hermandades podrán hacer ruido la mayor parte del año. El resto lo tiene prohibido.

No es que esté yo a favor de que la gente se líe a tirar petardos en cualquier momento y a cualquier hora. Ni tampoco estoy de acuerdo en que los locales en general puedan montar la bulla que quieran. Pero si que estoy a favor de la libertad de la ciudadanía y de los empresarios de no sentirse cohibidos por motivos arbitrarios, algo que cualquier país moderno debería garantizar. Esta ordenanza además favorece a las entidades religiosas frente a las que no lo son.

Ahora se abren tres meses de alegaciones frente a la ordenanza, pero si nada lo impide ésta ciudad no sólo se va a convertir en una de las más represoras de España en cuanto a normativa acústica sino que además, volveremos a dejar la ciudad en manos del sheriff y del párroco de turno. La misma ciudad que se ha transformado radicalmente varias veces durante dos siglos para mostrarse abierta al mundo, como las dos Exposiciones del siglo XX; la misma ciudad que ha sido calificada como la cuarta ciudad del mundo para utilizar la bicicleta como transporte da ahora un salto de varios siglos atrás en cuanto a libertad se refiere.

Y…¿cómo se llama cuando la policía puede hacer y deshacer a su antojo sin dar cuentas a nadie? Exacto. Como el título de la entrada: estado policial. 

Muy bien Sevilla. Muy bien.

Nota al lector: me da exactamente igual qué partido gobierne y cuál se oponga, siempre que estén al servicio de la ciudadanía. 

Revista Mongolia VS Macarena: FIGHT!

No sé ni qué escriben, ni para quién ni cómo. No sé quienes son ni desde cuándo lo son. Sólo se que son unos maestros. Y valientes, muy valientes.

Valientes porque hay que tenerlos muy grandes para hacer algo como lo que ellos han hecho. Porque hoy día en nuestra sociedad occidental, moderna y progresista, esa sociedad que alumbró filósofos y artistas, científicos y escritores, músicos y pensadores…en esa misma sociedad ahora, durante el siglo XXI,donde se dicen cosas como estas…

El SIDA es simplemente una retribución por una conducta sexual impropia”  Teresa de Calcuta

El SIDA es un acto de justicia” André-Joseph Leonard, Arzobispo de Bruselas

La Tierra es plana, y quienquiera que rechace esta afirmación es un ateo y merece ser castigado” Abdel Aziz Ibn Baaz.
Hay menores que desean el abuso. Incluso si te descuidas, te provocan” Bernardo Álvarez Alfonso, Obispo de Tenerife.

… tú no puedes hacer una simple sátira de las de toda la vida. Prohibido bajo pena de “ofensa religiosa”. No voy a seguir poniendo citas absurdas porque justo acabo de desayunar y no me quiero hacer el interesante vomitando en directo pero a lo que vengo a referirme con estas referencias es a la escasa “sensibilidad” de algunas religiones hacia el resto de la Humanidad y a lo mal que se toman cualquier cosa que digas o hagas sobre ellos. Tu puedes cortarle la cabeza a un cristiano en directo en una televisión tunecina (y juro por Dios que esto es cierto y desgraciadamente lo he visto con mis ojos) pero atrévete a pintarle la cara a Mahoma.

Puedes insultar y violar repetidamente y con saña a la inteligencia diciendo barbaridades como las de arriba pero pobre de ti como se te ocurra hacer algo como esto:

Exacto amigos. A estos señores de la Revista Mongolia se les ha ocurrido utilizar la imagen de la Macarena, tan venerada en Sevilla como poco visitada los domingos en su Basílica (donde está 24/7, haciéndole compañía a Queipo de Llano) y ha levantado no poca polémica en Twitter. Incluso el mismísimo alcalde de nuestra gloriosa ciudad se ha sumado a las protestas alegando “respeto” por las creencias de los demás.

¿Respeto? ¿Teresa de Calcuta respeta a los demás o hace uso de su libertad de expresión? El Obispo de Tenerife no se sentirá incómodo porque miles de familias afectadas por temas de abusos infantiles (ya no hablemos de abusos por parte de curas y demás, claro) se quejen por sus declaraciones, ¿no?

¿Y qué me dices de los musulmanes, que pueden pegarte rápidamente una cuchillada o imponer la Sharia en las calles del moderno Londres, pero debes respetar sus creencias evitando dibujarle la cara al Profeta. Que digo yo que si no saben cómo es la cara de verdad…¿cómo pueden ofenderles, si no tienen la original para compararlas?

Aun así, los de la Revista Mongolia, que desde aquí quiero agradecer las risas que me he echado a cuenta de los tweets salvajes y rabiosos de más de un fanático pidiendo explicaciones, disculpas, ejecuciones y/o lapidaciones. Una barbaridad para tan poca madera, señoras.

Poco después han sacado una portada nueva como respuesta si cabe más sublime que la anterior:

Exacto queridos niños, este es Queipo de Llano, el propietario del fajín que hasta hace muy poco vestía la ofendida diosa sevillana, el mismo que yace por los siglos de los siglos y con el beneplácito de la jerarquía eclesiástica a los pies de la auténtica Reina de los Cielos.

El mismo que ejecutó a mas de 8.000 personas sólo en Sevilla y se le pueden sumar entre 3 y 5.000 más en la Masacre de la Carretera de Almería, así por poner, muerto arriba muerto abajo.

Y se ofenden estos, fíjate tú qué cosas, por poner una imagen de la Macarena que fuera de Sevilla nadie sabría identificarla a simple vista sin confundirla con otra docena de vírgenes, fantásticas y preciosas todo hay que decirlo. Pero oféndete tú por las declaraciones de sus religiosos, por soportar esos enlaces religioso-militares-políticos que hoy día mucha gente debe aguantar con dolor y con heridas aún abiertas.

Y luego el sensible soy yo. Gracias, Revista Mongolia. De vez en cuando hace falta remover estas cosas.

Sweet Spain

Dulcérrimo vídeo, tal y como indica el título, donde podremos ver tres lugares de España (Sevilla, Madrid y El Chorro) aplicando la técnica “tilt-shift” para que todo parezca una gigantesca maqueta.

Sencillamente delicioso!

Mi recomendación: ponedlo en grande y en HD. Nunca la alta definición tuvo un uso tan bueno como en este tipo de vídeos.

Nota: Para los que no conozcáis Sevilla, se pueden ver cosas como:

-El Alcázar, desde arriba.
-Patio de los naranjos de la Catedral.
-Metropol Parasol, por abajo y por arriba.
-Casas desde arriba
-Vistas de Sevilla
-Plaza de la Virgen de los Reyes
-El río desde el Puente de Triana.
-El río desde la Torre del Oro.
-Paseo de Colón.
-Torre Pelli en construcción.
-Feria de Sevilla
(Imágenes de Madrid)
-Maestranza