tradiciones

Disfraces de Halloween

Saltándonos la polémica -que cada año es la misma- de si es lícito o no celebrar una tradición tan americana irlandesa celta americana en nuestro país, como también lo es ponerse ciego a hamburguesas o desayunar pizza, lo que más me gusta de Halloween es la capacidad de la gente y su creatividad a la hora de ponerse un disfraz. Por ejemplo:

Si eres tía, guapa y te pones unas alitas negras, es un ángel caído.
Si eres tía, fea y te pones unas alitas negras, eres un murciélago. O el mayordomo de Batman, según el bigote.

Si en carnavales te disfrazaste de mecánico, ahora te puedes disfrazar de mecánico muerto.
Si te disfrazaste de marinero, de marinero muerto. Si te disfrazaste de folclórica, ahora de Carmina.

Si en carnavales te disfrazaste de enfermera, ahora puedes reciclar ese traje y disfrazarte de enfermera muerta…y zorra. ¿De zombie? Zombie zorra. ¿Vampiresa? Zorra. ¿Zorra?  Doble McZorra.

Ella sabe porqué lo digo.
Recuerdo en Cádiz, cuna y casa del arte para disfrazarse, uno tío que me pareció gracioso cuando lo vi tirando de un carrito de estos de la combra y cantando copla, y decía que era Manolo Escobar. Anoche de pasada también vi uno igualito, aunque ahora que lo pienso me queda la duda de si era algún mendigo haciendo su agosto con los restos del botellón de los críos. Pero que podía servir, vamos.

Con lo que me vengo a referir en ésta entrada es que señores, ya que adoptamos una tradición, al menos hagámoslo a lo grande. Que parece que éste país no sólo es cutre para juzgar políticos, sino hasta para ponerse una puñetera careta.

Cristo ha resucitado…y se va de after.

-Niño…¿Le has puesto mas incienso al Cristo?
-Eeem…..Siii, incienso….Si….

Cuánto daño. Seguro que los porteadores de ésta maravilla de procesión son todos canis. Claro, como ahí debajo se pueden esconder… Lo que es de auténtica pena es la música…

…deberían haberle puesto algo de Pitbull!!

Recogerá de lo que siembra.

En otros post anteriores ya habéis podido ver como últimamente se están causando mas ataques tanto a los andaluces como a Andalucía y sus repercusiones y respuestas mediáticas. No en vano, éste post generó tanto interés que hoy día, un mes después, sigo recibiendo unas cien visitas diarias únicamente para esa entrada, tal es el interés. Y no ha sido la única entrada parecida en recibir visitas con idéntica intención.

Personalmente me gusta conocer las tradiciones populares (de Andalucía o no, pero especialmente las de aquí, por cercanía) que no tienen nada que ver con el asesinato,  maltrato de animales o barbaridades de calibre similar, y una de esas tradiciones es el Carnaval de Cádiz, cuyas sátiras y sentido del humor siempre me ha gustado. Pero ésta fiesta, a través de las letra de sus compositores también incluyen no pocas críticas a temas de actualidad. Éste año las críticas favoritas han ido a varios puntos en concreto: la épica metedura de pata de Cayetano Martinez de Irujo, el escándalo del caso Palma Arena por parte de Urdangarín y las declaraciones de algunos políticos catalanes que como siempre, fomentan mas la división que la unión para hacer política, para arañar al fin y al cabo arañar un par de votos.

Mírales, qué felices. 

Una de esas letras de las que hablaba, de las de crítica, es la de la chirigota “Los protagonistas”, de Kike Remolino, dirigida directamente a estas dos perlas que todavía se atreven a criticar a una región por la cual estoy seguro que transitan poco. Aquí os dejo la letra junto con la actuación al completo.

La letra se escucha a partir de 12’16

“Ay que papelón!


Mis manos y mi lengua ya están cansadas
de ser insultadas por catalanes 
y que mi hablar y el maldito PER
lo usen como arma para humillarme.


Jamás podre entenderle, a un gobernante 
que nunca ha visto crecer la tierra 
que con sus manos mas que engañar 
las ha sacao’ pa’lante.


Sigan sembrando ignorancia
sigan sembrando arrogancia 
xenofobia e hipocresía
que yo sembraré mi campo
sembraré el habla andaluza
arte, gracia y alegría.


Yo que no se pronunciar bien su nombre
como andaluz le hablaré de Usted
siembre rencores, siembre prepotencias y odio
que un refrán dice en mi tierra
que recogerá 
de lo que siembra
de lo que siembra
¡de lo que siembra!”


La combinación de humor y crítica social es, en éste caso como en otros tantos, un arma fantástica contra aquellos que decidieron un día por su cuenta que su idioma tenía más valor que otros, que su economía era mas perfecta que la de otros, que su cultura prevalecía sobre la de los demás y que si no te gusta lo que ves, te callas y punto.

Y yo por lo menos, aquí no me callo nada.

La batalla de la Serpiente.

Esta es una batalla que comenzó hace miles de años. 


No se sabe con exactitud cuántos, pero mas de cuatro milenios en guerra que dura hasta hoy mismo. Seguramente, el lector o lectora la haya visto en cualquiera de los medios de comunicación.

No es ninguna nación. No es ningun grupo étnico contra otro. Nada tiene que ver con enfrentamientos nacionalistas. Pero todos conocemos esa batalla. Es la batalla de la Serpiente.
Europa es una de las sociedades que vé con malos ojos a este reptil. En Egipto, por ejemplo, la serpiente tiene un papel “neutro”: no es ni buena ni mala. Simplemente “es”. Aun teniendo un caracter divino, representa una forma de justicia moral: si te pica una serpiente, algo habrás hecho. Si no, no te picará. En China, la serpiente o dragón es un animal benévolo, que trae la suerte incluso.
Pero en Europa, debido a nuestras tradiciones y orígenes judeocristianos, la serpiente representa el pecado, el fallo de la Humanidad frente al regalo de Dios, el eterno castigo. Pero eso es lo que viene en los libros, en El libro, mas bien.
Ciertamente, existen datos de cuando al serpiente no era un animal malvado sino una parte mas del folclore mediterráneo, como “La dama de las Serpientes” o “La Diosa de las serpientes” cretense, una estatuilla encontrada en la isla mediterranea que porta una serpiente en cada mano y los pechos al descubierto, de hace unos 3000 a 4000 años. No se conoce bien su origen pero se le supone una sacerdotisa. Existen teorías acerca de si nombre de estas sacerdotisas (Europhía = Eu -bueno/a- ophía -serpiente-) le dió el nombre a Europa posteriormente. Segun la leyenda griega, Europa fué raptada por Zeus en forma de toro y llevada a la isla de Keftiu o Creta.


Posteriormente, esta diosa desciende de “rango”, coincidiendo con la llegada de los Dorios que a su vez habian desplazado a los Aqueos, ambos pueblos procedentes de la India (¿hay mucha diferencia entre Dorio y Ario?) y que cambiaron notablemente la estructura divina de los pueblos del Egeo. La mas importante: la mujer se convirtió en serpiente.
O mejor dicho: la Mujer habia sido maldecida. Esta también es una característica del pueblo sumerio-babilonio, del cual bebió la tradición judeocristiana posteriormente. Es fácil adivinar que los pueblos que provenian de la India portaban divinidades masculinas, los cuales al ganar las batallas físicas sobre el terreno trasladaban esta batalla al ámbito de los dioses. El ejemplo mas claro: Zeus, o transcrito fonéticamente en griego, Dseus, una adaptación del Djeus Pita hindú y que nosotros conocemos como Dios. Es el dios supremo del panteón helénico y precisamente, desde estas invasiones.
La mujer, en la Biblia, aparece normalmente relegada al hombre, castigada por una antecesora llamada Eva que cayó en el engaño de la serpiente. Realmente, la lucha es entre la mujer “correcta” y la mujer “incorrecta”. La de la tradición judía y la tradición pagana. (como pagana me refiero a no-judeocristiana). Como decía antes, esta es una de las leyendas que pasaron de Babilonia a Judea, así como el origen de la mujer, que si recordais nació de la costilla del hombre. Cabe añadir que “costilla” en el idioma de los babilonios tiene la misma trascripción que “vida”.
A partir de ese momento, la mujer aparecerá escenificada en diferentes leyendas como serpiente, dragón o cualquier reptil en la mitología europea principalmente. Por ejemplo, la lucha de San Jorge y el dragón, de tradición inglesa. En el link a la imagen podeis ver claramente lo que quiero explicar: la mujer piadosa y correcta, tras el dragón, la mujer de costumbres libres y mala cristiana, y este siendo lanzado por el héroe (la cristiandad), San Jorge. Curiosamente este santo está presente en las tres grandes religiones de Libro, siendo conocido como el profeta judío Elias, el predicador samaritano Pineas y el santo islámico al-Hadr (hadir, el verde).
Todavía hay mas: la expulsión de las serpientes de Irlanda por San Patricio. De nuevo la mujer, y en este caso entendida como “la religión de las mujeres” es expulsada del Eire por el santo cristiano o mejor dicho, por el cristianismo. Pero podreis pensar “Oye, igual pudo ser que este hombre expulsara a los reptiles que hubiera por la isla…”
Pues casi, pero no. En Irlanda no hay serpientes autóctonas al haber estado separada de la isla de Gran Bretaña desde la última glaciación, hace unos 10.000 años. Quizás asi esta historia tiene mas sentido.
San Patricio aun así, no era irlandés sino escocés. ¿Qué gran “serpiente” tenemos en Escocia, sea o no ficticia? Exacto: la del lago Ness. ¿Monstruo marino (otra forma de dragón) o mas bien, algo a lo que NO acercarse?
En Italia, en Forlí (Romagna) también se repite la historia con San Mercuriale o Mercurialis, un obispo que luchó “contra un dragón”, asociándolo a San Jorge.
Como podeis ver esta no es una batalla simple, es la de las sociedades patriarcales contra las matriarcales, el hombre y la mujer en su lucha por ocupar un lugar que no le corresponde a ninguno de los dos, sino a los dos. Como podeis imaginar, la mejor forma de controlar una sociedad, un grupo de personas o a un mismo individuo es degradándolo al mas bajo nivel y demonizandolo, haciéndolo culpable de cualquier mal que afecte a todo un grupo. ¿De donde surge, si no, la caza de brujas medieval europea? Y enlanzando, ¿qué pasó con los judíos posteriormente, y en el siglo XX? Mas demonizaciones.
Tristemente, finalizo como empecé, diciendo que esta batalla dura hasta hoy dia. En 2010, 71 mujeres fueron asesinadas solo en España en manos de sus compañeros sentimentales. La degradación de la que hablaba, por desgracia, sigue existiendo, mas de 4000 años después.